Comentario de ‘La república era esto’, de Alaa Al Aswani

0
372

Casi 500 páginas para entender bien qué ocurrió en la revolución de Egipto de 2011. El escritor narra las vidas de diferentes personajes. El lector vuelve a aquellos meses convulsos de la Primavera árabe. Recuerda los periódicos. Gracias a la novela, la realidad y la historia en la otra orilla del Mediterráneo.

71 capítulos para describir.

El penúltimo, 72, es una carta desde el exilio de Inglaterra. Asmá escribe a Mazen. Le dice que los genes egipcios vivieron una revolución que no merecían, porque luego todo volvió rápidamente a su naturaleza originaria. Ellos, los revolucionarios, los que buscaron el cambio y el fin de la corrupción, quedaron fuera del cuadro, convertidos en parias. Hartos.

Acabados.

Desde el exilio Asmá le pide a Mazen que huya del país.

Te quiero y te espero. Sé que vendrás. Tu amor para siempre.

Al Aswani parece estar cansado de describir el breve tiempo de las posibilidades.

73

En el capítulo final el autor imagina e inventa la venganza.

El padre de un joven asesinado por un capitán durante las manifestaciones y liberado por la justicia lleva a cabo la represalia final de la ficción. El padre de un joven asesinado durante las manifestaciones contrata a unos sicarios del barrio de Maasara, quienes secuestran al capitán asesino y libre.

El padre de Jáled.

¿Por qué mataste a mi hijo de un tiro en la cabeza?

Le pregunta.

Después, se hizo el silencio.

Es la última frase. Así acaba la novela.

No sé si el final está basado en hechos reales, si tuvo lugar aquello. Creo que hasta el capítulo 72 todo está basado en hechos reales, compuestos para la ficción. Los periódicos de aquellas semanas reflejarían algo muy similar. Manifestaciones, dimisión de Mubarak, acuerdos de los Hermanos Musulmanes, matanzas, manipulación de los medios, torturas, amores liberados.

¿Por qué este libro no se ha publicado en su país, Egipto?

Es imposible, mi editorial de siempre tuvo miedo. Ahora está prohibido, como en la mayor parte de países árabes salvo tres (Túnez, Marruecos y Líbano, donde se imprimió). Pero la gente lo compra y lo lee a escondidas. A causa de esta novela he sido acusado por un tribunal militar de injurias al Estado, al ejército y al presidente. Ahora estoy en Marsella, confinado, pero vivo en Nueva York, donde doy clases en la universidad. No puedo volver a Egipto, iría a la cárcel seguro. El precio de esta novela es la prisión, decretada por el Gobierno. Desde que en 2014 Abdelfatah El-Sisi fue nombrado presidente, ha sido la guerra contra mí, primero me echaron de todos los medios donde colaboraba, y luego me impidieron otros trabajos.

74

Pero la gente lo compra y lo lee a escondidas.

75

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí