Comentario y citas de ‘Aniquilación’, de Michel Houellebecq, por Jesús J. Prensa

0
91

Cita 1 (en página 601)

Era un pensamiento triste y Paul la notó al borde de las lágrimas. Quizá, en definitiva, el mundo estaba en lo cierto, se dijo Paul, quizá para ellos no había ningún lugar en una realidad que únicamente habían atravesado con una incomprensión asustada. Pero habían tenido suerte, mucha suerte. Para la mayoría de la gente la travesía, de principio a fin, era solitaria.

—No creo que estuviera a nuestro alcance cambiar las cosas.
Dijo él.
Hubo un golpe de viento glacial y apretó a Prudence más fuerte contra él.
—No, querido mío.
Le miró a los ojos, sonriente a medias, pero en la cara le brillaban unas lágrimas.
—Habríamos necesitado mentiras maravillosas.

Cita 2 (en p. 105)

Se encontraba bajo el azul nítido del cielo, realzado por algunas nubes que en ningún momento de su vida de nubes habían podido ser portadoras de lluvia. Sabía que se encontraba no lejos de la frontera austríaca. Le rodeaba una decena de ancianos que irradiaban una gran sensación de sabiduría. Todos estaban de acuerdo sobre un punto: Paul Raison estaba listo para el despegue, su preparación había sido suficiente. Entonces bajaba la cuesta corriendo y de un solo golpe se vio izado hacia la atmósfera, a unos veinte metros del suelo. Batía débilmente las manos para asegurar el equilibrio y luego se inmovilizaba. Sus maestros y sus iniciadores en el arte del vuelo se habían congregado debajo de él para comentar su primera ascensión. Paul intentaba entonces un primer desplazamiento; se trataba simplemente de dar brazadas, modificando su dirección por medio de la orientación de los brazos. Al cabo de unos minutos pudo ejecutar cabriolas y alcanzar sin esfuerzo una altitud de unos cientos de metros. Se dirigió hacia las cadenas de montañas. Nunca había sido tan feliz.

Comentario

He leído todas las novelas de Houellebecq. Antes pensaba que describía muy bien la sociedad occidental, ahora no. Considero que generaliza mucho y alguien a quien quiero mucho me enseñó (desde la Antropología) que no hay ninguna aproximación a la verdad así. Siento cada vez más que los escritores no describen la sociedad, sino su mirada sobre. En los libros están la idea y el sentir de los escritores (de aquellos que intentan contar el mundo) sobre la sociedad. Los escritores trabajan acariciando lomos. La sociedad (a veces pienso) es descrita mejor por la publicidad: escuchemos a los publicistas y hagamos oídos sordos. Queridos ingleses: aceptamos calcetines con sandalias si nos enseñáis a cenar a las 20: Schweppes. No compres Coca Cola si no vamos a reciclar juntos. Bitcoin: Bienvenido a la república independiente de tu pasta. Renault Clio: Deja que la pasión te lleve. Aquí, ahora y así con Estrella Damm. Cada vez que te levantas es un día más sin bajar los brazos con Estrella Galicia. La vida, el deporte que más amamos: Decathlon de Francia. Además. El actual ministro de Economía de Francia, amigo del escritor, dice: MH es probablemente aquel que entiende mejor las corrientes profundas que mueven a la sociedad francesa.

Cita 3

Después de haber destruido a sus padres como pareja, el hijo se dedica a destruirlos como individuos, su preocupación principal es aguardar a que hayan muerto para entrar en posesión de la herencia, como lo demuestra claramente la literatura realista francesa del siglo XIX. Hay que darse con un canto en los dientes si no se esfuerzan en adelantar el momento de heredar, como en los escritos de Maupassant, que no inventaba nada, conocía mejor que nadie a los campesinos normandos. En fin, eso es, en general, lo que sucede con los hijos.

Maravillosas mentiras

La novena novela del escritor es la que más sueños contiene e imaginativos atentados terroristas antisistema. 

Cita final

Paul había reaccionado violentamente contra el diseñador del sueño: le decía que la historia de unos planos de realidad paralelos era quizá interesante en teoría, pero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí