¿Cómo analizar una partida de ajedrez con un niño? (segunda parte)

0
226

Es indudable que los padres buscamos lo mejor para nuestros hijos pero, cuando ocurre algún fallo en un examen, una nota que no era la esperada, de nada sirve pegar voces y muchas veces influir negativamente en nuestros seres queridos. Si se toma como ejemplo la sana costumbre que existe en el ajedrez y que es la de analizar la partida que se acaba de jugar, sin importar el resultado podremos aplicarlo también en el los “análisis post-mortem de los exámenes y deberes del colegio”.

 

Hace unas semanas, cuando empecé a pensar en un tema interesante para escribir, se me ocurrió escribir un artículo sobre cómo analizar una partida con un niño pero me di cuenta que si el artículo se quedaba ahí, solo en el análisis post-mortem de una partida, corría el riesgo perder una inmejorable oportunidad de crear un paralelismo entre el ajedrez y la vida real. Este paralelismo, estas similitudes, suelen ser un tema recurrente dentro del mundo del ajedrez, tanto así que muchas veces, los ajedrecistas tomamos decisiones en la vida real en base a patrones, esquemas o ideas que tienen gran parecido a las decisiones que se toman sobre el tablero. Hay que buscar estrategias para llegar a donde uno se propone, ordenar las ideas, planificar y…aprender tanto de los aciertos como de los fallos. Es indudable que los padres buscamos lo mejor para nuestros hijos pero, cuando ocurre algún fallo en un examen, una nota que no era la esperada, de nada sirve pegar voces y muchas veces influir negativamente en nuestros seres queridos. Si se toma como ejemplo la sana costumbre que existe en el ajedrez y que es la de analizar la partida que se acaba de jugar, sin importar el resultado podremos aplicarlo también en el los “análisis post-mortem de los exámenes y deberes del colegio”.

 

Vamos a suponer que nuestro hijo ha traído una mala nota. El primer instinto nos lleva a quitarle la televisión, el móvil y el ordenador pero, por suerte recordamos los consejos del Profesor/Monitor de ajedrez sobre los post-mortem. Tomamos a nuestro hijo que, por cierto, está muy triste y decepcionado por su nota, y con mucho cariño le sentamos frente a una mesa donde está el examen y una blanco y comenzamos a analizar los fallos, por qué ocurrieron y que se puede hacer para evitarlos. Comenzamos con los paralelismos. 

 


1) Analizar la partida lo antes posible / Revisar el examen lo antes posible


Al igual que ocurre después de una partida, es importante revisar el examen y preguntarle a nuestro hijo por qué contesto de determinada manera o por qué hizo determinada operación. Las ideas están frescas, la razón de determinada respuesta (movimiento) todavía está en su cabeza. 

 


2) Preguntar por qué cree que ha perdido/ganado la partida / Preguntar por qué ha sacado una buena/mala nota


Es importante que nuestro hijo nos cuente por qué cree que ha sacado cierta nota, quizá nos diga que las preguntas eran muy complicadas, confusas o que no pudo terminar de contestar todo el examen porque se quedó bloqueado con el primer ejercicio y, por intentar resolverlo, perdió  todo el tiempo. Otra respuesta posible es que el tema que vino en el examen no lo había estudiado. Esto nos puede servir de indicativo de que está fallando. 

 


3) Huir de los análisis con largas variantes / Huir de explicaciones complejas


Nuestro hijo no necesita en estos momentos conocer profundas explicaciones matemáticas que comprueben que el razonamiento que le llevó a hace determinada suma o resta no era correcto. No. Nuestro hijo –además de cariño- lo que necesita es que le expliquen de forma sencilla aquello que no comprendió. Hay que reducir al mínimo indispensable la memorización (grave error si todo se apoya en una mecánica repetición de conocimientos si no hay entendimiento). Si le explicamos a nuestro hijo aquello que no entendió, si lo hacemos de una manera fácil y de una manera que él mismo llegue a la deducción, se quedará boquiabierto, con los ojos muy abiertos y maravillado de lo “fácil” que era. Las cosas son más fáciles si hay comprensión. 

 


4) Resaltar las ideas principales que van apareciendo en la partida / Apoyarse en la comprensión para entender las ideas que hay detrás de cada operación


En este punto, mientras se vuelven a repetir los ejercicios donde hubo fallos, nosotros, como padres (“monitores”) debemos hacerle entender la razón de cada operación que hace y que sepa interpretar los resultados por muy sencillos que sean. Hay que fijar cada idea.

 

 

5) Preguntar por qué cree que ha perdido/ganado una partida / Preguntarle por qué cree que ha sacado determinada nota


Si hemos sido pacientes con nuestro hijo, si hemos hecho que vea cuáles han sido sus errores, si realmente ha entendido la raíz de su fallo, si lo tiene perfectamente identificado, se sentirá triste por la nota pero fuerte y más confiado para la próxima prueba. Ahora sabe por qué ha cometido determinado error, ha de trabajar duro para corregirlo y ese punto débil, quizá se vuelva, en el siguiente examen, en su punto fuerte. 

 


6) Mensaje motivador


La motivación mueve montañas, crea confianza y fuerza. Hay que transmitirle energía, ganas de “revancha”, ganas de que le presenten otro examen al día siguiente porque ahora sabe que es más fuerte, cometerá errores, si, pero ahora sabe que puede detectarlos y corregirlos. 


“Observen a Garry Kasparov. Después de una derrota, invariablemente él gana la próxima partida. Prácticamente hace pedazos a su siguiente oponente. Eso es algo que tenemos que aprender a lograr” 

(Maurice Ashley) 


Mikel Iker Menchero Pérez

(Monitor nacional de ajedrez)

Juan Bohigues, coordinador del equipo, homenajes, obituarios y entrevistas.
Profesor del Master "Técnicas de Guionización" para la Universidad de Alcalá de Henares. Crítico de cine para "spaincinematogaphic". Autor de tres guiones para cine: "Hojas de la mañana", "La senda de los payasos" y "Pintando entre adoquines". Autor de un libro de viajes llamado "Muzungu". Trabaja en "365 international a project photo" junto a otros fotógrafos de otros países.   Luis Pérez. "Partidas que hicieron historia".
Profesor de Ajedrez Colegio Pi y Margall, Instituto Tirso de Molina, Colegio Rufino Blanco. Diploma Monitor Autonómico de Ajedrez. En 2014 juega la Previa de Madrid, quedando en primer lugar.   Mikel Menchero. "Ajedrez Social. La pedagogía aplicada al ajedrez".
Licenciado en administración y dirección de empresas.Tesorería para las sociedades Cepsa Perú. Elaboración de informes Dirección HBS Global y Cepsa Colombia.   René Mayer. "Problemas y entrenamiento". Es licenciado de la ESCP (Escuela Superior de Comercio de París) y en Filología inglesa (Complutense de Madrid).
Colaboró en la revista Jaque y se especializa en la publicación de libros en torno a la composición ajedrecística. Sobre finales artísticos: El cuadrado mágico (Jaque XXI, 1998). Problemas: Problemas para gente sin problemas (La Casa del Ajedrez, 2003), 222 problemas con solución para ajedrecistas sin solución (La Casa del ajedrez, 2008).   Jorge Castellanos. "¿Cómo mejorar tu juego?"
Licenciado en Psicología. Curso Internacional Psicogenética. Profesor Ajedrez Universidad Ciego de Ávila. Psicólogo Instituto nacional Deporte (INDER). Monitor de Ajedrez.   Salvador Palomino."Mejores jugadores de ajedrez". Licenciado en Educación. Actor, promotor y Gestor Cultural. Profesor de Ajedrez desde 1983. Periodismo cultural en radio y TV. Monitor de Ajedrez.