Cómo lo haría Tino

0
213

Si Tino Tovar se encargara de escribir una copla a esta fotografía y su grupo la interpretara en el Concurso de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz, es probable que este fuera el mejor post de los casi cuarenta con los que resuello de jueves a viernes con oxígeno de Pablo.

 

 

Si Tino Tovar se encargara de escribir una copla a esta fotografía y su grupo la interpretara en el Concurso de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz, es probable que este fuera el mejor post de los casi cuarenta con los que resuello de jueves a viernes con oxígeno de Pablo. La respiración a veces –para qué voy a mentir– es jadeo contrarreloj. Hoy de nuevo, la sesera enjuta, las ganas hastiadas y la letra monótona. No como las de Tino. ¿Quién? Uno de los mejores comparsistas gaditanos de la actualidad –qué buen reportaje tendría esa fiesta y su teatro, Alfonso; otro a la lista de sueños pendientes– del que no hace tanto que sé y que se traviste, se indigna, se enmarciana o se devana para no faltar en febrero. Perdóneme esta ricura floreada –que usa la ventana como usan los médicos los fonendoscopios– que no sepa qué decirle –cómo lo haría Tino– de sus dedos en el cristal, del índice flexionado, del carrillo que no vemos, del que sí, de esas pestañas como telones, de la nariz, del chupete, de la oreja.