Consumismo

0
353

El programa de televisión de moda entre niños y preadolescentes de medio mundo es una comedia en la que unos niños idean, protagonizan y producen un programa para emitir en Internet. Su comportamiento es bastante decoroso y corresponde con el de la mayoría de los críos de clase media de países occidentales, en general, salvo en algún detalle.

 

Están tutelados por un adulto, el hermano de la protagonista, que también es bastante corriente, de nuevo salvo en un pequeño detalle.

 

Estos detalles son: los niños se comportan como adultos, en iniciativa, gustos y capacidad de consumo. El adulto en cambio, se comporta como un crío, por su impulsividad y sus hábitos de consumo: es glotón, juguetón, adicto a los dulces, bebidas enlatadas y comida para llevar a casa. Exactamente igual que los niños de la teleserie.

 

El mensaje subliminal patrocinado por los nuevos mercaderes del siglo XXI es: haced prematuramente de los niños adultos impulsivos, para que consuman sin parar y de los adultos, críos irreflexivos que consuman del mismo modo.

 

Pier Paolo Pasolini decía que la televisión había embrutecido (enfeecido) a Italia. Yo creo que bajo una apariencia inocua y una estética en ocasiones cuidada, la televisión está pastoreando eficazmente a la humanidad hacia una abolición de la infancia y una extinción del modo de vida adulto, por puros intereses económicos.