Conversación ANIDAR con Berta Sureda (España)

0
201

“ANIDAR: Arquitectura y Niñez”, sección que dirijo en la revista de arquitectura Arqa (Argentina), visibiliza y propone proyectos del campo acotado por la infancia, la arquitectura y la educación.

“Conversaciones ANIDAR” invita cada lunes a algunos de los mejores especialistas del mundo en este campo o profesionales que aportan luz en él (lista de invitados). La conversación como juego de construcción de mundos habitables. La infancia, mirada que nos interroga sin margen de error.

Conversación ANIDAR con Berta Sureda (España) el 21 septiembre 2020.

Licenciada en Geografía e Historia por la Universidad de Barcelona ha trabajado como gestora cultural en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) y en el departamento de actividades públicas del Museo Reina Sofía de Madrid, experimentando nuevas formas de confluencia entre la institución y las comunidades ciudadanas, como estrategia de intervención cultural y social. Desde la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona, trabajó para el desarrollo de políticas culturales que priorizaron la cultura de base, las metodologías participativas y las nuevas formas de institucionalidad. 

Berta habló de la cultura de base nacida en las comunidades, barrios, colectivos de toda índole e individualidades más dispares son el gran ecosistema cultural-educativo donde todos respiramos y crecemos. La democracia surge de esa efervescencia cultural. Las instituciones deben ayudar a que la cultura de base sea lo más fuerte y variada posible. Simultáneamente, el “gran arte” (por distinguirlo de alguna manera) nace y cobra significado en terrenos bien abonados con cultura de base.

Como señala la nota de ANIDAR en ARQA:

Berta Sureda empezó a trabajar en los años 90 en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), en un contexto en el que todavía no se hablaba tanto de participación ciudadana (…): “los museos habían dejado de ser espacios demasiado sacros, que daba miedo tocar, para pasar a ser espacios donde había más complicidad con la gente, con los agentes culturales, se estaba trabajando en proyectos más sociales, crecía la preocupación por aumentar y diversificar el público”.

El cambio que se dio en ese momento en el CCCB fue fundamental para posibilitar la participación ciudadana de forma activa “dar el paso de una institución que se dedicaba a programar grandes exposiciones en las cuales los visitantes tenían una participación pasiva, entro, veo la exposición y me voy, aunque siempre nuestra idea era que te cambiara un poco la vida, que te removiera la conciencia, pero así y todo era muy lineal. De esto pasamos a trabajar con lo que llamamos grupos asociados, colectivos, asociaciones, grupos de gente sin asociar, que presentaban un proyecto que asociábamos al CCCB para, con total independencia, desarrollar su proyecto. Proyectos culturales de los más diversos: de video, de pensamiento, de danza, etc. Los relatos se multiplicaron, el propio proyecto del CCCB cambió, se transformó” explicó Berta Sureda.

Entre las claves para desarrollar proyectos con participación ciudadana, la invitada compartió tres aspectos centrales: “conseguir la complicidad con la comunidad, y esto se consigue trabajando desde el principio un proyecto con la propia comunidad. Creo que es difícil conseguirla si no se ha trabajado conjuntamente desde el punto cero. Cuando ya se lo das hecho, es difícil que se sientan parte activa de este proyecto. Este punto es el más imprescindible. Por otro lado, pensar proyectos a largo plazo. Y sobre todo partir de la base de multiplicidad de comunidades y de personas, de experiencias vitales de base, cultura, cada uno de nosotros es tan diferente al otro que trabajar una comunidad como un todo creo que es un error”.

> Nota en Arqa > Entrevista en instagram ARQA  > Entrevista en youtube Osa Menor

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí