Conversación ANIDAR con Fabiola Uribe (Colombia). Infancia, participación y arquitectura

0
113

«ANIDAR: Arquitectura y Niñez», sección que dirijo en la revista de arquitectura Arqa (Argentina), visibiliza y propone proyectos del campo acotado por la infancia, la arquitectura y la educación.

Conversaciones ANIDAR invita cada lunes a algunos de los mejores especialistas del mundo en este campo (invitados 2020, invitados 2021, invitados 2022). La conversación como juego de construcción de mundos habitables. La infancia, mirada que nos interroga sin margen de error.

«Conversación ANIDAR con Fabiola Uribe (Colombia). Infancia, participación y arquitectura» el 19 de septiembre de 2022.

Arquitecta, docente de Historia de la Arquitectura en la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá. Proyectista con énfasis en vivienda e investigadora sobre patrimonio. Fue directora académica en la creación de la Fundación Escuela Taller de Bogotá. Directora de “LunÁrquicos, práctica experimental de arquitectura para niños” con el apoyo del Museo de Arquitectura Leopoldo Rother.

Fabiola, directora de Lunárquicos. Práctica experimental de arquitectura para niños (https://www.facebook.com/lunarquicos), mejora la educación de la infancia colombiana a través del aprendizaje de la arquitectura. Desde 2011 ha realizado talleres y proyectos para infancia con museos colombianos (como el Museo de Arquitectura Leopoldo Rother o el Museo del Oro de Santa Marta), instituciones nacionales como el ICBF, entidades de otros países como la Fundación Bernard van Leer, el SESC Pinheiros de Sao Paolo, el Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia en España…

En los últimos años se ha volcado en proyectos de diseño participativo donde la infancia es protagonista de la transformación espacial que se busca. Por ejemplo, el proyecto con la adolescencia e infancia del gran edificio Plaza de la Hoja de Bogotá, con el objetivo de mejorar sus espacios comunes. Fue un proyecto de varios años -inconcluso debido a la pandemia- donde los participantes recordaban los espacios y familias de procedencia -casi siempre de fuera de Bogotá-, observaban los espacios de su hogar actual y pensaban cómo mejorarlos. Todo ello gracias a métodos y técnicas de la arquitectura, el diseño y las artes plásticas. El proyecto tuvo la virtud de desarrollarse en tiempo de educación obligatoria en el centro escolar, y en el tiempo libre de los jóvenes dentro de la Plaza de la Hoja, mezclando así dos actitudes distintas de los jóvenes.

«Dispositivos móviles» fue otro proyecto de participación con los ciudadanos de varios barrios de Bogotá, donde la infancia se sumó en la deliberación y diseño del uso y forma de unas instalaciones temporales que la alcaldía debía construir. Como otros proyectos de participación en todo el mundo, no se concluyó y la voz de los ciudadanos se diluyó en la nada. Un ejemplo más de por qué nuestras sociedades tienen que mejorar sus procesos democráticos, con protocolos vinculantes y sin enmudecidos por intereses espurios. Esta actitud activa, responsable y determinada a construir la sociedad inclusiva y justa, se aprende en la infancia. Por eso los proyectos de participación son tan importantes.

Lunárquicos promueve un aprendizaje de la arquitectura a través de la investigación, ensayo con errores y aciertos, sin temor a la incertidumbre, provocando temblores en la rígida estructura conceptual de la profesión arquitectónica colombiana. La infancia está inmersa en la cultura, afirma ella, y la arquitectura es una manifestación cultural que enraíza el pequeño en un pasado colectivo para proyectarlo vigoroso hacia su futuro personal, siempre dentro de una historia colectiva. Por eso le interesa el diálogo entre arquitectura y pedagogía, una retroalimentación de disciplinas que guía a la infancia en su «subjetivación» y socialización.

Fabiola ha colaborado recientemente con un colegio de USA impartiendo un taller de varias semanas donde los estudiantes de Primaria investigaban estructuras, geometría, equilibrio… También lleva años colaborado con la Universidad Pedagógica en la formación de sus alumnas para que usen el espacio con fines educativos. La «Caja Abierto y Cerrado» y «Platonitos» son materiales didáctico-lúdicos -juegos- creados por ella para estimular esa experimentación permanente que es ser niño. Lunárquicos juega y propone que juguemos a crear espacios donde la convivencia social sea más inclusiva, inventiva y armónica.

> Conversación en el blog Osa Menor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí