Conversación ANIDAR con Gemma Carbó (España)

0
227

«ANIDAR: Arquitectura y Niñez», sección que dirijo en la revista de arquitectura Arqa (Argentina), visibiliza y propone proyectos del campo acotado por la infancia, la arquitectura y la educación.

«Conversaciones ANIDAR» invita cada lunes a algunos de los mejores especialistas del mundo en este campo (lista de invitados 2020, lista de invitados 2021). La conversación como juego de construcción de mundos habitables. La infancia, mirada que nos interroga sin margen de error.

Conversación ANIDAR con Gemma Carbó (España) el 4 de octubre de 2021.

Directora del Museo de la Vida Rural de la Fundación Carulla. Es gestora cultural y doctora en ciencias de la educación en el ámbito de las políticas culturales y educativas. Interesada desde siempre en las conexiones entre el mundo de la cultura, la educación y el desarrollo sostenible. Su apuesta es por la cultura como centro de las políticas públicas y como herramienta de transformación social. Estuvo al frente de la cátedra UNESCO de políticas culturales y cooperación de la Universitat de Girona entre 2013 y 2018. Ha sido docente en el ámbito de la pedagogía y la gestión cultural en esta y en otros universidades. Ha impulsado la creación de la asociación Conarte Internacional para las artes a la educación y es presidenta de la Fundació Interarts que trabaja en clave de cooperación cultural internacional.

Gemma habló de su larga experiencia en el campo que une cultura, arte, educación e infancia, desde universidades, fundaciones, museos, organizaciones de cooperación internacional… Ella defiende la cultura como una de las patas fundamentales de toda comunidad sostenible que busca equidad y justicia para sus ciudadanos (otras patas para la sostenibilidad serían la económica, la social y la ecológica -según Jon Hawkes-).

Los proyectos de Gemma unen la escuela obligatoria con el ecosistema cultural de la localidad, entendiendo que la cultura está presente en todos los ámbitos de la convivencia y es trabajo de todos -adultos e infancia- cuidarla, transformarla y transmitirla. Defiende las buenas políticas públicas como los marcos reguladores que posibilitan los proyectos; sin ellas es mucho más difícil el desarrollo de la cultura, las artes y la educación… y por ende, de la profesionalización de sus agentes.

Los gestores culturales son los mediadores entre administraciones, comunidades, profesionales… son la escucha -y a menudo la voz- de las necesidades diversas de una sociedad plural que se expresa como sabe o puede -no siempre como quiere- en renegociación continua para la convivencia sin conflicto. Vivimos en entornos complejos que exigen la invención de «lugares» -los proyectos culturales- para el encuentro, el reconocimiento y la construcción conjunta de la historia que nos da sentido.

> Conversación en el blog Osa Menor

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí