Conversación ANIDAR con Isabel Cabanellas (España)

0
277

«ANIDAR: Arquitectura y Niñez», sección que dirijo en la revista de arquitectura Arqa (Argentina), visibiliza y propone proyectos del campo acotado por la infancia, la arquitectura y la educación.

«Conversaciones ANIDAR» invita cada lunes a algunos de los mejores especialistas del mundo en este campo (invitados 2020, invitados 2021, invitados 2022). La conversación como juego de construcción de mundos habitables. La infancia, mirada que nos interroga sin margen de error.

Conversación ANIDAR con Isabel Cabanellas (España) el lunes 31 de enero de 2022.

Desde siempre le interesó la pintura y la enseñanza. Estudió Magisterio, Bellas Artes y Psicología. Es catedrática emérita por la Universidad Pública de Navarra. Ha investigado sobre el nacimiento del sentido estético. Lo busca en esos rasgos personales que han vivido en la infancia de cada ser y que la «cultura» ha sido capaz de dejarlos ocultos.

Isabel nos adentró en los dibujos de la infancia, gestos que se desarrollan en culturas específicas que les dan forma. La cultura, cuando es absorbida de manera inadecuada, irreflexiva o casi coercitiva apaga el impulso natural de la infancia por conocer, investigar, descubrir, inventar el mundo… resultando dibujos «enfermos». Cuando la infancia mantiene viva su innata disposición al juego de la creación, ayudada por adultos que les sugieren caminos, les aproximan técnicas artísticas… crea dibujos «sanos».

El dibujo «sano» nace cuando el propio acto de dibujar es una experiencia en sí donde el cuerpo-mente son uno en espacio y tiempo. El niño, tranquilo, confiado, sin temor a la crítica atenazadora de adultos sin vigor artístico, se lanza a la investigación de formas y colores, de ritmos, velocidades, respiraciones en un proceso intelectual y físico de observación, variación de perspectivas, cuestionamiento, aleatoriedad, concreción… un diálogo entre el niño y su entorno afectivo que da lugar al mundo -el del niño y el de todos-, manifestado en el dibujo como símbolo, acción perceptiva, caricia del presente. El dibujo «enfermo» es lo contrario, el estereotipo, la pulsión fosilizada por un ambiente no propicio al sentir del niño y mucho menos a que lo exprese de modo personal.

Isabel afirma que no hay niños «poco dotados», sino mal enseñados. «Aprender enseñando» es el consejo que ella da a los adultos, abrir la mente que escucha a cada niño en su especificidad, con su respiración irrepetible. La poesía, el arte, las experiencias corporales en la naturaleza… son imprescindibles para que la infancia «haga su vida», su camino, su gesto. El sistema educativo y social parece -a menudo- diseñado para ir en el sentido contrario, propiciando expresiones estereotipadas, obligando a la infancia a rellenar fichas, criando adultos temerosos de salirse de la línea y adversos al riesgo de la creación que toda sociedad sana necesita para avanzar.

> Conversación en el blog Osa Menor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí