Conversación en la oficina acerca de ‘Espiral Pinter’ en La Puerta Estrecha

0
627

Nueva conversación raptada en una oficina, acerca de una función de teatro de obras breves de Harold Pinter en la sala La Puerta Estrecha. 

 

A y B, en la oficina.

 

 

B.- Pues eso, que es fin de semana, y…

 

A.- Si ya la has visto, ¿no?

 

B.- Ya, pero ahora es distinta.

 

Espiral Pinter

 

A.- He quedado, no creo que…

 

B.- Siempre quedas cuando íbamos a ir al teatro.

 

A.- ¿Celos?

 

B.- No, que me dijiste que venías al teatro conmigo…

 

A.- Pero como ya la habías visto, pensé que…

 

B.- Pero tú no la has visto. (Pausa.) De todas formas yo vi Tétrada. Ahora se llama Espiral Pinter. Escucha lo que dicen (lee):  «combinaremos las piezas en diferentes espacios de La Puerta Estrecha, hilados con alguna idea que nunca llegó a perderse, en un recorrido en espiral, donde el público toma una nueva posición: deberá elegir, transitar, optar, seguir o no la acción, sentarse o permanecer de pie, en definitiva, deberá jugar el espacio al mismo tiempo que lo hacemos nosotros.» 

 

A.- Ah, muy bien. Pero por qué ver de nuevo una obra que ya has visto, aunque la cambien de habitación.

 

B.- ¡Me gustó mucho, y te quería llevar! Mira (lee de nuevo): «El que haya visto Tétrada podrá acercarse a las piezas que la componen desde una perspectiva y una participación absolutamente diferentes. El que no la vio y quiera venir habrá elegido otra forma de acercarse al universo pinteriano.»

 

A.- Ya.

 

Pausa.

 

Espiral Pinter

 

B.- ¿No dices nada?

 

A.- No…

 

B.- ¿No vienes entonces? Ya he reservado 2.

 

A.- He quedado.

 

B.- ¿Y qué vais a hacer?

 

A se encoge de hombros. C hace su aparición en la puerta.  

 

C.- Yo puedo ir.

 

A y B le miran y después se miran entre ellos.

 

C.- Sí, puedo ir. Vamos, que yo voy contigo, no te preocupes que no vas a ir solo. ¿A qué hora es?

 

B.- A las 8 y media.

 

C.- Bien. Quedamos a las 8. Te invito a unas cañas.

 

B suspira.

 

C.- ¿No tendrás el libro, para llevármelo leído?

 

B.- No.

 

C.- Una pena. Me gusta leer teatro. ¡Jajajaja! Bueno, a las 8 nos vemos. La Puerta Estrecha, ¿no?

 

B.- Sí.

 

C.- Hasta esta tarde. ¡Y ahora, a trabajar un poquito! ¡Jajajaja!

 

C sale. Pausa. Al rato, A se ríe.  

 

B.- Te vas a enterar.

 

A.- ¡Mañana voy contigo, te lo prometo!

 

B.- ¡Vete a la mierda!

 

A sigue riendo.

 

Oscuro.

 

 

Para saber lo que pasa en esta oficina, pinchar aquí.

 

@nico_guau

 

 

El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.