Conversación en la oficina acerca de ‘La abducción de Luis Guzmán’ en el Teatro Lara

0
415

Sí, ¡los sábados estamos abducidos por nuestro jefe! Pues yo vendré a trabajar los sábados, pero no pienso hacer nada por la empresa. Me dedicaré a los crucigramas, y bajaré a desayunar varias veces...


 


 La abducción de Luis Guzmán

 

 

A y B en la oficina.

 

B.- Estoy harta. Otro sábado más aquí metida. Pues no pienso hacer nada.

 

A.- Estoy de acuerdo. Hasta la hora de comer no hagamos nada; luego nos vamos a casa, nos echamos la siesta, y vamos al teatro.

 

B.- ¿Otra vez?

 

A.- ¿Le gustó a tu amiga la de De buena familia?

 

B.- Sí, claro, ya te lo dije.

 

A.- Ayer podríamos haber ido a una con un título muy acorde a lo que nos pasa…

 

B.- ¿Cuál?

 

A.- La isla de los esclavos.

 

B.-Sí, como esclavos aquí metidos los sábados.

 

A.- En noviembre vimos otra, con otro título muy apropiado, ¿recuerdas?

 

B.- No sé, no tengo tan buena memoria como tú.

 

A.- Castigo ejemplar yeah.  

 

B.- ¡Jajajaja! Es cierto. Castigados los sábados.

 

A.- Hoy vamos a ver La abducción de Luis Guzmán.

 

B.- Sí, ¡los sábados estamos abducidos por nuestro jefe! Pues yo vendré a trabajar los sábados, pero no pienso hacer nada por la empresa. Me dedicaré a los crucigramas, y bajaré a desayunar varias veces…

 

A.- Es en el Teatro Lara.

 

B.- ¿Ya hemos estado?

 

A.- Sí, claro. Pero podemos quedar en el metro. En Callao, puerta del Palacio de la prensa. A las 7 menos cuarto.

 

B.- ¿Tan temprano?

 

A.- Empieza a las 7 y cuarto. (Lee.) » Luis Guzmán ha vivido toda la vida con su padre, en un pequeño pueblo de Castilla. Hay algo extraño e infantil en él, que le incapacita para vivir solo. Ahora su padre ha muerto: el sillón en el que siempre se sentaba, en mitad del salón, ha quedado vacío.»

 

B.- ¿Un dramón?

 

A.- Noooo. No creo. «Luis no está solo: al otro lado de las ondas le escuchan sus fieles oyentes. Está convencido de que tiene un programa de radio sobre el espacio exterior.»

 

B.- ¿Convencido? ¿Entonces no tiene ese programa de radio?

 

A.- No lo sé, lo descubriremos esta tarde. «Su hermano Max llega desde Londres para hacerse cargo de Luis, que está empezando a sospechar que su padre ha sido abducido por extraterrestres.»

 

B.- ¡Jajajaja! (Imitando al jefe.) «Me encanta el teatro.»

 

A.- Pues esta tarde nos reiremos con La abducción de Luis Guzmán.

 

B.- ¿Conocemos a los actores? ¿Quiénes son?  

 

A.- Ana Alonso, Francisco Reyes y Emilio Tomé. Y el autor y director se llama Pablo Remón. No los conocemos; bueno, realmente, conocer, lo que se dice conocer, no conocemos a ningún actor. Pero hoy los podemos esperar en el bar.

 

B.- ¿En qué bar?

 

A.- Tengo un amigo que dice que cada teatro tiene asociado un bar, en los alrededores, y que si quieres conocer a algún actor, sólo tienes que dejarte caer un cuarto de hora después de la función por el bar asociado al teatro en que está trabajando dicho actor.

 

B.- ¿Y cuál es el bar del Teatro Lara?    

 

A.- No lo sé. Investigaremos.

 

B.- Trato hecho. A las 7 menos cuarto en el Palacio de la prensa.

 

Oscuro

 

Continuará.  Para saber todo lo que pasa en esta singular oficina, pinchar aquí.

 

@nico_guau

 

P.D.:

 

B.- Oye, hace mucho que el jefe no llama. ¿Le habrán abducido los extraterrestres?

 

A.- No caerá esa breva.

El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.