Crónica de la gala de los Premios Max III

0
618

Tercera parte de la crónica de la gala de los Premios Max celebrada en el circo Price el 26 de mayo de 2014.

 

Estaba claro que la crónica de El Gallinero no se iba a fijar en lo mismo que el resto… Hemos leído ya algunas en estos días tras la gala y coincidimos en aspectos generales, pero no en los pequeños detalles, que son los que adornan nuestro blog.

 

Pues bien, tras la 2ª parte, de Vera Yobardé, continúo nuestra particular relación de detalles de aquella entretenida noche en la sala de prensa, con el ambiente adornado por los continuos alardes musicados de Barnatán, el presentador con plumas (en eso sí coinciden la mayoría de las crónicas…)

 

Entre los aspectos que (casi) ha obviado Vera, tenemos los canapés. En algún momento se escuchó:

 

"este no ha venido más que por los canapés"

 

No sabemos por quién iba… Pero bueno, hablando de canapés, he de confesar que soy fan absoluto de la tortilla de patatas, pero prescindí de repetir tortilla, tras el primer bocado, porque… Porque lo que de verdad estaba bueno era el jamón, el lomo, la empanada… Llegó un momento en que los periodistas ávidos de noticias nos lo habíamos comido todo, pero una hora más tarde vi al reportero de Valladolid, cerveza en mano, y le dije a Vera: «levanta». Porque el tomar notas para las crónicas desarrolla profundamente el hambre… y donde hay hambre, hay sed… Nos levantamos justo cuando regresaba Botto con su 2ª o 3ª manzana. (Aclaro que no había manzanas de canapé, sino de las otras, de las que les daban a los premiados, que eran duras, de metal, creo).

 

Escuchamos cómo un periodista llamaba a la redacción de su medio para dar las correcciones de un artículo que saldría en la edición del día siguiente… Y recuerdo que ese mismo periodista nos había dicho antes de la gala:

 

"qué dura la vida del actor, sí, pero también qué dura la vida del periodista de teatro"

 

Ahí nos acordamos del homenaje (o declaración de amor, como él afirma) del señor Bravo, también allí presente, a la señora Torres… Y nos emocionamos un poco… Pero otra melodía de Barnatán nos sacó de nuestro ensimismamiento… Era curioso, lo que decía parecía inglés, pero no, seguramente habían inventado un idioma especial para la gala, en esa propuesta de crear «una gala rompedora»… Lo llamaremos ‘lengua max’.

 

Como escuchábamos la tele a trompicones, no supimos quién era Antonio, que salió a hablar invitado por Barnatán, y se oyó:

 

"¿antonio qué? ¿y éste quién es?"

 

Enseguida supimos (por el subtítulo en pantalla) que se trataba de Antonio Onetti, presidente de la Fundación Sgae, que hizo referencia a una crónica en el País del señor Armada, director de esta revista, sobre la bella historia de los teatreros durante el asalto a Sarajevo, produciendo y estrenando en los refugios bajo tierra…

 

De repente el presentador nos sorprendió grandemente a todos pidiendo silencio, y se escuchó en nuestra sala:

 

"silencio, pide silencio ahora el de las plumas"

 

Y mientras él y una señorita cantaban en ‘lengua max’, comenzó el ‘in memoriam’, y en pantalla empezaron a aparecer los nombres de los «que ya no están pero siempre estarán entre nosotros», en palabras de Barnatán. Sólo dos cosillas empañaron este homenaje:

 

         – las tildes, ausentes de los nombres de los fallecidos (excepto uno): por tanto casi todos los nombres en la pantalla estaban incompletos (ahora alguien dirá ‘es que las mayúsculas no llevan tilde’… que me lo diga al oído)

 

         – los cámaras no sabían dónde enfocar cuando los nombres aparecían, y en algunos momentos llamaba más la atención un culo de un bailarín/a que un nombre…

 

Tras esto, Barnatán siguió cantando en ‘lengua max’, y aproveché para hacer mi popular visita al baño. Aquí la puerta:

 

aseos

 

Sabemos que estabais esperando esta parte de la crónica, pues las historias de los baños de teatros de El Gallinero ya son famosas, pero poco tenemos que decir de éste. Eso sí, mucho papel higiénico, en paquetes de 4, al lado del lavabo.

 

Para finalizar, tras la 4ª manzana a Botto, escuchamos una frase que nos conmovió:

 

"natalio se rompió un poco el culo" (s.p.m.)

 

Y no pudimos menos que admirarle, al pobre, por esa fractura. Después subió Botto y sus compañeros a nuestra sala a seguir abrazándose, y ahí acabó la cosa. La gente salió al hall del Price y contemplamos este panorama desde lo alto:

 

desde arriba

 

Así que nos dispusimos a bajar, no sin antes raptar unas frases más:

 

"esto es una estafa, me habían dicho que iban en tanga y no he visto aún ni un solo culo"

 

"qué divertido tuitear junto a los tuiteatreros y vera yobardé" (n.g.)

 

"y al presentador le reventó una cuerda vocal y el público respiró aliviado. FIN." (v.y.)

 

Vera Yobardé contará lo que sucedió después en el hall. Pero eso, mañana.

 

Continuará…

 

@nico_guau

 

 

 

Y por si alguien no puede leer las frases:

 

«este no ha venido más que por los canapés»

 

«qué dura la vida del actor, sí, pero también qué dura la vida del periodista de teatro»

 

«¿antonio qué? ¿y éste quién es?»

 

«silencio, pide silencio ahora el de las plumas»

 

«natalio se rompió un poco el culo» (s.p.m.)

 

«esto es una estafa, me habían dicho que iban en tanga y no he visto aún ni un solo culo»

 

«qué divertido tuitear junto a los tuiteatreros y vera yobardé» (n.g.)

 

«y al presentador le reventó una cuerda vocal y el público respiró aliviado. FIN.» (v.y.)


El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.