Crónica de un año teatral bajo la sombra del COVID (VII) – El streaming y otras hierbas (y III)

0
91

(Aquí se pueden leer las anteriores entregas.)


Foto promocional de
Audioguía para supermercados en tiempos de pandemia
de la compañía CaboSanRoque

Vamos a hablar en este último capítulo de lo que sucede con el streaming cuando termina el confinamiento de primavera; en unos casos se explica por los nuevos confinamientos de municipios, barrios o comunidades autónomas, en otros por el poco aforo que puede entrar en ciertos espacios con las restricciones, en otros por el miedo que aún puede tener el público a ir al teatro… Cada caso es distinto…

Volvemos al Festival Madrid en Danza, que tiene lugar del 17 al 28 de junio de 2020, en los Teatros del Canal, que, como hemos dicho antes, son los primeros que abren. Los seis espectáculos programados en ese festival se pudieron ver en streaming al precio de 5€ cada espectáculo o todos los espectáculos por 15€. A pesar de que en aquellos momentos lo que el público quería era salir de casa y no quedarse sentado frente al ordenador, que es lo que llevaba haciendo varios meses, la venta de entradas para el streaming no fue tan mal. El total de entradas para los 6 espectáculos fue de casi 500; el primer día fueron 90 personas las que vieron a Israel Galván, y el último día, el 28 de junio, 112 personas (la cifra más alta de los 6 streamings) disfrutaron de Rocío Molina desde sus casas.

Ese mismo 28 de junio también se retransmitió por streaming desde el Teatro de la Abadía un espectáculo que había sido suspendido al poco de estrenar: Delicuescente Eva, con un total de 346 personas que veían el espectáculo a través de Youtube (al que accedían con una contraseña que se les facilitaba al comprar la entrada de 5€) y 30 invitados presencialmente en la sala. Si bien vemos que esta cifra, 346 espectadores, es más de 3 veces mayor que la de los que el mismo día estaban viendo la retransmisión de Caída del cielo de Rocío Molina desde la Sala Roja de los Teatros del Canal, pero hay que tener en cuenta que la de Delicuescente Eva era una función pensada para verse desde casa (solo había en sala 30 personas), mientras que en los Teatros del Canal estaban viendo el espectáculo presencialmente unas 450 personas.

En verano, la extensión del Festival Grec llamada Grec en Obert tuvo 15000 espectadores, además de los 150000 que se calcula que vieron las obras retransmitidas por la betevé (televisión de Barcelona), entre las que estaban las creaciones de Baró D’Evel, Pere Faura, Compagnie XY, Peeping Tom

Unos meses más adelante, cuando llega el cierre de los teatros en Cataluña en otoño de 2020, el Teate Lliure habilita en su web La sala online del Teatre Lliure, en la que ofrecen los espectáculos que estaban en cartel cuando se cierran los teatros (El quadern daurat, Bonus Track y La nostra parcel·la) que para su emisión se graban sin público y con varias cámaras moviéndose libremente por la sala. Las obras permanecen disponibles durante 24 horas, llevan subtítulos en catalán, castellano e inglés y cuestan 7 € cada una. También se emiten piezas de radioteatro o clásicos adaptados para los más pequeños.

Ante este nuevo cierre de los teatros también reacciona el TNC y abre su portal TNCDigital donde ofrece también espectáculos de producción propia, incluidos algunos que estaban en cartel esos días, grabados por realizadores de TV3 (la televisión de Cataluña); desde cualquier parte del mundo se puede ver por ejemplo La dona trencada, Decameró, o L’hèroe, también con subtítulos en varios idiomas. Tanto La sala online como TNCDigital ofrecen el pago por un solo espectáculo o por el bono que da acceso a toda la programación.

En septiembre se estrena en la plataforma HBO una producción de Irene Escolar y Bárbara Lennie llamada Escenario 0; se trata de una serie de televisión de seis episodios rodada entre mayo y junio de 2020.  La idea surgió durante el confinamiento, en el que Irene Escolar y Bárbara Lennie sintieron la necesidad de grabar Hermanas, el montaje que habían protagonizado al año anterior en el Pavón Teatro Kamikaze. Fue otra forma de disfrutar del teatro a modo de serie de televisión, con episodios interpretados por los actores y actrices originales de los montajes teatrales y realizados por directores de cine o televisión. Los capítulos correspondían a seis de los montajes teatrales de más éxito de los últimos años: Hermanas, Mammón, Juicio a una zorra, Los Mariachis, Todo el tiempo del mundo y Vania.

Y siguiendo con el streaming, algo más tarde, durante la 38ª edición del Festival de Otoño, celebrado del 12 al 29 de noviembre de 2020, se optó por la emisión online ante la posibilidad de que hubiera que confinarse de nuevo. Se creó una plataforma llamada Plataforma FO, en la que se podían visionar las propuestas. Por un lado, el streaming se utilizó para 10 piezas bajo el epígrafe Confín que habían surgido durante el confinamiento, pues la lógica de su creación era para un público tanto presencial como virtual; unos pocos espectadores pudieron ver presencialmente en la sala Réplika a creadores como Celeste González y Tania Arias, Carmen Werner, Jesús Rubio Gamo, Carolina Yuste y Enrique Cervantes, Colectivo Fango, María San Miguel… Sin embargo, el Festival decidió ampliar la propuesta de streaming a otros espectáculos, como los de Carlota Ferrer, La Phármaco, Andrea Díaz Reboredo, Amalia Fernández y Juan Domínguez, Daniel Abreu, La Estampida, María Velasco… Uno de los espectáculos, Tiburón de la compañía mexicana Lagartijas tiradas al sol, formaba parte de la programación en streaming del Conde Duque, y otro, Hoy puede ser mi gran noche, de Teatro en Vilo, de la de Fuenlabrada. (Este último teatro, del que ya hemos hablando antes, ha estado haciendo una programación especial desde que comenzó la temporada, pues no hay público en ninguna de sus funciones: la compañía hace el espectáculo en el teatro, pero el público solo puede ver las propuestas en streaming y de forma gratuita; así ha sido al menos hasta marzo de 2021.)  Volviendo al Festival de Otoño, la Plataforma FO se completó con el proyecto Pictura Fulgens, en colaboración con el Museo del Prado ─en que varios poetas proponían un poema a partir de una obra de arte─ y con grabaciones de espectáculos de compañías internacionales como la de Christos Papadopoulos o la de Krzysztof Warlikowski. También hubo una actividad para realizar en supermercados, Audioguía para supermercados en tiempos de pandemia, con un audio creado por la compañía CaboSanRoque, que se debía escuchar dentro de un supermercado y seguir las instrucciones; esta curiosa experiencia de media hora de duración se pudo realizar también durante el Festival Temporada Alta en noviembre y diciembre de 2020 en catalán, y se ofertó además en el Teatro Jovellanos de Gijón en enero de 2021 y en el Festival Temporada Alta Iberoamérica en febrero de 2021 para hacer en los supermercados de Argentina, Perú y Uruguay. También en el Festival de Otoño se incluyeron algunas propuestas dentro del #TeatroConfinado de Teatro de la Abadía (Zoo Motel, de Thaddeus Phillips, Prisiones del alma, de Ana Contreras y Raúl Losánez, y La teoría de la pelvis, de Alberto Cortés y Rosa Romero) y una función pensada para ver online, La lámpara maravillosa, de la compañía Grumelot, en que cinco personas entraban en un coche y hacían un recorrido de varias horas mientras espectadores desde casa asistían al recorrido en sus pantallas. Y, para terminar, había también en la Plataforma FO una actividad llamada Dramaturgia Transmedia con tres propuestas diversas, y la llamada Teatro de guardia, en que desde el Teatro del Barrio un actor o actriz distinto cada día llamaba por teléfono a un espectador oyente para leerle un poema o un texto. En general, en la Plataforma FO el precio era de 5€ para cada espectáculo o actividad, y el ciclo Confín se podía ver completo por 10€; también había alguna actividad gratuita.

El streaming de Conde Duque en octubre y noviembre fue variado, y provocado por el gran interés que despertaron las actividades propuestas durante el confinamiento (de las que no hemos tenido conocimiento). Además, otro dato que favorecía el tener programación online es que el Conde Duque ha estado en zona confinada durante mucho tiempo, lo que dificultaba la asistencia de público. El visionado de las propuestas era en la plataforma Vimeo, al precio de 5€, y se compuso de los montajes de La Veronal, Lagartijas tiradas al sol, o Agrupación Señor Serrano, y de varios conciertos.

Dentro del Festival Temporada Alta de Girona, celebrado de octubre a diciembre de 2020, se habilitó la Programación a distancia, con muchas actividades que no requerían acudir a un teatro de forma presencial. Además, a esta programación se le piensa dar continuidad en futuras ediciones. La sección llamada En catálogo consistía en una plataforma en que por el precio de 3€ que costaba la suscripción se podían ver grabaciones de las más relevantes obras de teatro nacionales e internacionales de los últimos años, de directores como Romeo Castellucci, Alain Platel, Angélica Liddell, Guy Cassiers o Christiane Jatahy, entre otros; la recaudación obtenida se destinó a una asociación dedicada a proyectos que paliaran los efectos del COVID. Otra actividad era el Espacio Zoom, con propuestas para poco público creadas expresamente para ver en directo desde casa a través de Zoom: un actor o actriz interpretaba un fragmento de un texto teatral o recitaba algún poema. Algunos de los montajes más importantes de la programación presencial del festival también se podían ver a distancia, como el espectáculo inaugural, Bouvetøya (la necessitat d’una illa), para el que se vendieron 400 entradas de visionado online, o las diferentes sesiones del Torneo de Dramaturgia. Se crearon también las Cápsulas, con el eslogan “Teatre en 3 min a 2 metres”, pensadas para los amantes del teatro que no tenían mucho tiempo disponible, pues eran propuestas frescas, variadas y gratuitas: un monólogo, un poema, una coreografía… También se emitieron gratuitamente algunas películas o documentales generados por Temporada Alta en sus casi 30 años de historia. Y se mostraron coloquios con los equipos artísticos de los montajes antes o después de la función.

En febrero de 2021 se celebró el Festival Temporada Alta Iberoamérica, organizado por el Festival Temporada Alta antes mencionado, junto con tres instituciones de Buenos Aires, Lima y Montevideo. Tuvo también una programación a distancia, con una veintena de espectáculos y con unos 8000 espectadores. Además, mostraron online otras actividades, como encuentros y charlas virtuales.

Y ya recientemente, en una sala pequeña de Madrid llamada El Umbral de Primavera, en la sexta edición de su VI Ciclo de Teatro Cono Sur en invierno de 2021, con propuestas latinoamericanas, se creó  el que llamaron escenario virtual para ofrecer algunas propuestas. Una de ellas fue el streaming desde Argentina del espectáculo La tortuga de Marcelo Allasino, pues la compañía no pudo viajar a España. El precio del escenario virtual era de 3€ cada propuesta, y también se mostraron grabaciones de espectáculos latinoamericanos, como La fiesta del viejo, que estuvo programado en la misma sala unos veranos antes.


Realmente es una foto de La tortuga
de Marcelo Allasino
hecha por Leandro Baudocco,
pero bien pudiera ilustrar esta larga crónica del streaming

Actualmente, un año después, sigue funcionando el #TeatroConfinado de la Abadía (que a día de hoy se considera un complemento a la programación presencial en la sala), así como la programación online del Teatro de Fuenlabrada, y alguna actividad puntual. Las grabaciones de los coloquios tras la función en Abadía y CDN se pueden ver en sus respectivos canales de Youtube, y también hay aún mucho material disponible, como el ya comentado de La ventana del CDN o La Cuarta Sala del Canal. En las plataformas digitales se puede disfrutar de Escenario 0. En Cataluña, tanto La sala online del Teatre Lliure como el TNCDigital siguen permitiendo el visionado de espectáculos y tienen más propuestas anunciadas ya para primavera del 2021. Quizá esto de ver teatro desde el sofá sea una de las más importantes consecuencias de la pandemia y en el futuro se siga haciendo. Pero nos preguntamos de nuevo, ¿se le puede llamar teatro al sentarse a verlo delante de una pantalla?

Continuará…

@nico_guau

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorMusic Kills Me (2) Pequeña Música Nocturna
Artículo siguienteRociíto en el Oeste
El Gallinero
El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí