Cuentos 095 Saber escuchar

0
215

 – Maestro – le preguntó Sergei mientras paseaban hasta el estanque de las carpas -, ¿por qué el Cielo no habrá dispuesto que todos los seres hablásemos la misma lengua?
– ¿A qué viene eso ahora, liebre demoledora?
– Pues a que gran parte de los problemas del mundo surgen de que no nos entendemos. Muchas veces queremos decir lo mismo, pero, con otras palabras. Si se uniformase todo sería mejor.
– ¿Estás seguro, Sergei? ¿No conoces lo que ocurrió cuando un mono sacó a un pez del agua y lo colocó sobre un árbol?
– Me imagino que se asfixiaría con tanto aire.
– Así es, pero el mono respondió cuando le preguntaron que por qué lo hacía «¡Pues para salvarlo de morir ahogado!»
– ¡Mira qué listo!
– Eso es lo que sucedería si a todos nos uniformasen, como tú sugieres olvidando que la misma luz que permite ver al águila desde las alturas ciega al búho y le obliga a ocultarse hasta la noche.
– ¿Entonces, Maestro?
– Que cada uno trate de ser consciente de lo que dice cuando dice lo que dice. Y de lo que no se sabe hablar, lo mejor es callar.

José Carlos Gª Fajardo. Emérito U.C.M. Fundador de Solidarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí