Cuentos del camino. 039 Profunda sabiduría

0
51

Andaban los jóvenes monjes muy alegres por poder visitar las cabañas en donde vivía el Maestro, de las que tanto se hablaba en el monasterio. Ya habían logrado restablecer el curso natural de las aguas porque el astuto Sergei le había pedido al monje prior que enviase “una buena docena de jóvenes fuertes ya que los obstáculos a remover son muy serios”.
Mientras Ting Chang y Sergei les preparaban refrescos de arándanos con malvasía, uno de los monjes pidió al anciano que les contase algunos cuentos del mulá ya que, durante sus charlas en el monasterio, les comentaba los sutras del Buda. Sergei había propalado que el Maestro enseñaba a sus ayudantes una sabiduría más profunda. El anciano se rió y les contó algunos de muy buena gana:
– Todos conocen los cuentos del mulá y su burro, pero pocos saben que el Maestro sufí practicaba varios oficios de ocasión para poder pagar sus deudas de juego y calmar su apetito de pasteles. Un día, estaba Nasrudín apoyado contra la pared de una calle del mercado y llevaba una barba de varios días, muy desarreglada. Pasó un listo y le dijo “Mulá, tú, cuando te levantas, ¿nunca coges una navaja de afeitar?” “Unas veinte o treinta veces al día”, le respondió satisfecho. “No es posible. Te estás quedando conmigo”. “A ver, dijo el mulá señalando la tienda que estaba a sus espaldas, ¡soy el barbero!”
Los monjes celebraban la ocurrencia mientras Ting Chang y Sergei se paraban a la entrada de la baranda de madera para escuchar ellos también.
– Otro día, un parroquiano de la Casa de Té de Kandahar quiso provocar al mulá que jugaba al mayong chino. “Mulá, -le dijo-, ¿puede un hombre engendrar un hijo pasados los cien años?” “¿Por qué no?” -respondió Nasrudín -. Si tiene una joven esposa y se sabe agenciar un joven de unos veinte o treinta años discreto y complaciente”.
Algunos de los monjes se ruborizaban al escuchar al anciano hablar con tanta soltura y libertad. Entonces, éste les dijo mientras hacía seña a los que aguardaban con los refrescos:
– El mulá era amigo de la buena vida, de la buena mesa y de las mujeres jóvenes y hermosas. Las suyas ya sobrepasaban la cincuentena. Un día, mientras residía en le corte del gran Tamerlán, asistió entusiasmado a un pase de modelos. Se alborozaba y aplaudía hasta que, al final, cuando el emperador mongol le preguntó qué le había parecido le respondió escandalizado “Majestad, ¡esto es una estafa! Primero desfilan hermosos cuerpos y luego ¡tratan de vender tan sólo la ropa! ¡Me voy a los baños!”

 

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorHorror en el supermercado LXXXIV – Ansiedad primaveral
Artículo siguienteProteo
Seis hijos y doce nietos. Doctor en Derecho. Licenciado en Filosofía y Teología. Premio Nacional Fin de Carrera de Periodismo. Filosofía y Literatura en la Universidad de París y Relaciones Públicas en Oxford. Autor de Comunicación de Masas y Pensamiento Político (1984), Encenderé un fuego para ti. Viaje al corazón de los pueblos de África (1999), Marrakech: una huida (2001), Manual del voluntariado (2004), entre otros. Fundador de la ONG "Solidarios para el Desarrollo".

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí