Dar testimonio o en misa y repicando

0
298

En la dinámica de la vida los tiempos exigen a veces la presencia de los testigos para dar su testimonio. Esto es lo que ocurrió con el que escribe en esta bitácora africana, pues fue llamado a dar fe de lo que se cuece en la arena literaria allá en la orilla sur de la hispanidad. O en los márgenes frondosos de la hispanidad africana. Como nadie puede estar en misa y repicando, acá el sitio de las letras quedó vacío hasta que el destino cósmico lo restituya a su habitual residencia. Lo probable es que permanezca vacío por espacio de una luna y media. Atrás queda el archivo de lo dicho atrás, para la reflexión de los interesados en temas guineanos.

 


El silencio será, pues, beneficioso.

Juan Tomás Ávila Laurel. Es un joven y prolífico escritor, residente en Malabo, donde ejerce como técnico sanitario. Se ha convertido últimamente en un exitoso y asiduo conferenciante de numerosas universidades extranjeras. Ha representado a su país en importantes foros internacionales y ha sido conferenciante invitado en España, Reino Unido y Estados Unidos. Su obra se caracteriza por un compromiso crítico con la realidad social y politíca de su país y con las desigualdades económicas. Estas preocupaciones se traducen en una profunda conciencia histórica, sobre Guinea Ecuatorial en particular y sobe África en general. Tiene más de una docena de libros publicados y otros de inminente publicación, entre ellos las novelas y libros de relatos cortos La carga, El desmayo de Judas, Nadie tiene buena fama en este país y Cuentos crudos. Cuenta tambien con obras de tipo ensayístico, libros de poemas y obras de teatro.