De 20.00 a 23.00

0
534

El destino político de la imaginación, como el de la memoria, es actuar en medio de la jornada laboral, cambiarla; sea para escondernos y librarnos de ella, sea para resistir sus coacciones o para transformarla.

Lluvia oblicua, I. Castro Rey


19.59

Aquí se sale fuera de ocho de la tarde a once de la noche.

A primera hora hay muchas personas caminando, con la bicicleta, patinando, corriendo.

La mezcla de olores que siento al cruzarme con ellos me recuerda a la ciudad.

De nueve y veinte a diez la mayoría vuelve poco a poco a entrar en sus casas.

Quedamos pocos ya de diez a once.

Veo a muchos de ellos poniéndome de puntillas y mirando dentro, las salas de estar de los hogares.

Escucho a lo lejos ranas croando por primera vez aquí, son las 22.15.

Me encamino bajo la luz de las farolas.

Localizo el origen.

Me acerco en silencio, antes callaron algunos sapos, vuelven a hablar.

Salto la valla, me acerco a la charca reptando como hacía Rata por un espigón de Rabat, acaricio a un sapo al que llamaré Rana, viene otro al que pondré el nombre de Rano, se me suben los dos a la cabeza por la espalda como si fueran macacos de Berbería de Gibraltar.

Me quedo con ellos hasta el límite.

22.40

Tardo veinte minutos en volver a casa y tengo veinte todavía.

Llego a las 23.00.

23.01 dentro de casa.

Pasa el tiempo, todas las farolas encendidas ya.

00.02

.

17.08

Aquí os dejo a los sapos o ranas de ayer haciendo.

Subid el volumen para escucharlas mejor tan lejos de su charca de noche, ahora apagada.



¿Debajo de los adoquines sigue estando la playa? A pesar de los tópicos románticos de esas décadas, probablemente es cierto; al menos si lográsemos infiltrarnos, ahondar en los estratos urbanos para encontrar una tierra.

Lluvia o., Ignacio C. R.

*

*

Según la cultura popular, se diferencia en que la rana tiene la piel lisa y húmeda, mientras que el sapo tiene la piel áspera y seca y es más caminador que saltador, de ahí que sus patas sean más cortas.

No se debe confundir con Rana.

Las especies de este género se caracterizan por sus cinturas delgadas y la piel rugosa, muchas poseen finas estrías que recorren la espalda aunque sin las verrugas típicas de los sapos.

No se deben confundir con Sapo.

Wikipedia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí