¿De dónde vienes…? De la luna

15
267

 

Hace cosa de dos meses que no escribo en estas páginas y algunas personas, pocas, me han preguntado que si me pasaba algo, que dónde me había metido o si me había metido con algún poder local y me habían metido en la cárcel…

 

Pues no, no ha caído esa breva.

 

Porque a veces, es lo que me pasa, me gustaría desaparecer de este mundo o de cualquier otro habitable, si los hubiera o hubiese.

 

Lo suyo es que me hubiera ido a Babia como bien hacían los reyes leoneses cuando querían retirase a descansar de sus problemas, pero a mí mis problemas no me pierden de vista, que con lo gordo que estoy se me ve venir, e irme, de lejos.

 

O irme a la luna o a las estrellas como bien hacía el bueno de Cyrano de Bergerac para intentar olvidar sus tribulaciones sentimentales y sus defectos físicos.

 

Con esa ingravidez todo pesa menos, ya sean dolores del corazón, una nariz con carácter o los problemas de todo tipo que tengo y mi vientre desmesurado (mi hijita Latifa dice que estoy en estado de buena esperanza).

 

No he encontrado la escena en la que dice que acaba de caer de la luna, pero esta declaración de principios siempre me ha emocionado, incluso hace años me la sabía de memoria… ¡Qué tiempos aquellos!

 

 

Esto de irme a la luna puede parecer una licencia literaria en Europa, pero aquí en Burkina Faso es considerado algo real.

 

Y me refiero a que, según la tradición, creen en ello en lo que se trata del Naabá Kiibá, rey local de Yatenga, nuestra provincia.

 

Así que ir, y volver, de la luna es algo que pasa todos los años con la primera luna nueva a la realeza local (no tengo constancia si los demás reyes locales y/o provinciales viajan a la luna y organizan actividades todos juntos allí…).

 

El acontecimiento se llama en mooré y francés, Naaba yiti Kiougou, Le Roi qui revient de la lune, y se celebra por todo lo alto, aquí abajo.

 

Entrada triunfal, con su séquito, y con demostraciones de monta y doma…

 

 

No puedo contaros exactamente lo que dijo el Naabá de cómo le fue en la luna, aunque creo que bien por el aspecto que presentaba, por más que los viajes largos, y más si hay cambios horarios, fatigan mucho.

 

Este año fuimos invitados, Asséto, mi mujer y yo, a la recepción en la residencia del Gobernador por parte del Presidente del Consejo Regional de la Región del Norte que me confesó que ya no cree que sea verdad lo de que vuelve de la luna montado en su caballo, que hay mucho de leyenda en estas cosas, pero que hasta la madurez creyó firmemente en ello…

 

 

A la izquierda el comité de recepción, el blanco soy yo mismo. A la derecha, los reyes locales más pequeños, de escalafón que no de talla

 

 

Quizás os parezca increíble o que cómo puede ser posible que alguien crea hoy en día en esas cosas pero puede que no os hayáis parado a pensar que no es tan extraño que pueda pasar. Todo depende, creo yo, del caballo que se utilice.

 

Por poneros un ejemplo, existen más de 1.000 millones de personas en el mundo, a día de hoy, que creen, ciegamente, que Buraq, el caballo de Mahoma, le llevó en una noche y por los aires, de La Meca a Jerusalem. Así que, ¿por qué no?

 

Tomando un refirgerio con las autoridades y contándonos las novedades de la luna; la mujer es la mía…

 

 

Bueno, en realidad esto es más fácil de creer, lo de Mahoma, porque no necesitas salir de la atmósfera terrestre, pero ¿quién puede saber si debajo del turbante del Naabá Kiibá no tiene un sistema de botellas de oxígeno para hacer más llevadero el viaje?

 

¿O si tiene un récord de apnea que no ha querido homologar, discreto y sencillo como él solo?

 

Una llamada, de la luna supongo, para ver si había llegado bien…

 

Y a casa a echarse la siesta, que estos viajes estelares ya se sabe que cansan mucho

 

 

Por mi parte puedo decir que he viajado en estos dos meses, pero por procedimientos tradicionales, Royal Air Maroc, en lo que respecta a mi cuerpo.

 

Mi mente me abandona cada vez más tiempo y no se concentra para poder escribir estos insulsos artículos, ni lo que tengo que hacer para sacar adelante la Biblioteca OLVIDO, ni siquiera para publicar todas las actividades semanales de la misma.

 

Así que si eso ya eso, lo de escribir.

 

Estáis avisados.

 

 

GALERÍA DE RETRATOS DE JAVIER NAVAS

15 COMENTARIOS

  1. No quiero que te duela el
    No quiero que te duela el corazón. Me encanta leerte.

    • No es que el corazón me

      No es que el corazón me duela, lo que temo es que se me acabe atrofiando.

      Gracias, anónimo

      • Son tu talento y sensibilidad

        Son tu talento y sensibilidad lo que nos llega cuando te leemos. No eres insulso. Desde luego, cuando escribes, no.

        • Muchas gracias,

          Muchas gracias, anónimo.

          Puede que tengas razón y que sea mi parte menos insulsa, pero me da tanta pereza escribir…

          Además soy incapaz de hacerlo si no es con la ayuda de la realidad de las fotos…

          Besos y/o abrazos

      • Soy Carmen, pero aquí me

        Soy Carmen, pero aquí me llaman anónimo. Me han entrado unas granas tremendas de volver a ver la película. No dejes de escribir. Te mando un beso.

        • Muchos besos, querida

          Muchos besos, querida Carmen.

          Yo tengo la película aquí y la hemos proyectado en la biblioteca y la he visto un par de veces en casa, aunque en francés me sabe distinto. 

          Félix

  2. ¡Cómo me alegro de que hayas
    ¡Cómo me alegro de que hayas vuelto de Babia, de la Luna o de dónde estuvieses, Félix!
    No es tan extraño que crean esas cosas en Burkina, yo también creía firmemente en los Reyes majos, pero últimamente se me ha caído el mito. Ya, ni las princesas son inocentes…ni los príncipes encantados se convierten en sapos, sino en cajas registradoras.
    Un abrazo muy fuerte y besos para tu familia

    • Tienes razón, como decía

      Tienes razón, como decía Sabina, las niñas ya no quieren ser princesas…, y menos con lo que está cayendo…

      Muchos besos, querido Panini

  3. Vivaaa, por fin!
    Se agradece

    Vivaaa, por fin!
    Se agradece el esfuerzo, Félix.
    Celia

    • ¡Eh, Celia, que no es para

      ¡Eh, Celia, que no es para tanto…!

      Pero muchas gracias y muchos besos

  4. TiTo diXit:
    ¿En serio te

    TiTo diXit:

    ¿En serio te sabías de memoria esa parte de Cyrano? mi admiración crece por momentos. (Por cierto, milagrosamente he podido subir un comentario, eso sí, cambiando de contraseña un par de veces)

    • Te lo juro, te lo juro, que

      Te lo juro, te lo juro, que me la sabía, pero no sé por qué perdí el tiempo en aprenderla si he conseguido olvidarla tan deprisa. Eso sí la idea central: que estoy resabiao porque la chica de mis sueños no me ama; la llevo muy interiorizada.

      De echo fue su desdén el de la susodicha (no se llamaba así, se llama Beatriz), por decirlo de forma suave, lo que me trajo a Burkina. Me trajo cual Dante a los infiernos, o al menos a donde más calor hace.

      También que no existieran edificios de más de una altura, con lo que tirarme desde el balcón se antojaba complicado para suicidarme románticamente.

      Quizás por eso construí la biblioteca con un 1er piso…, pero no sé si será suficiente, ¿te imaginas que me tiro y sólo me hago un daño tremendo…?

      ¡Ay, Ay, Ay…!

      Y, para colmo, me quedo paralítico e inválido para poder repetir la experiencia…

       

      La verdad es que sí que es milagroso lo de que hayas podido subir nada al blog, sí.

      Más conociendo tus limitaciones…, pero si hay hombres que van y vienen de la luna todos los años, por qué lo tuyo no iba a ser posible…

       

      Nos vemos pronto, querido y viejo amigo (no sé si el orden es el correcto)

  5. Ya teníamos ganas de verte
    Ya teníamos ganas de verte por aquí, me ha encantado!!!!! La foto de la llamada de «la luna» jjj es total!!!!

    Sólo espero no tener que esperar otros dos meses 😉

    Un besote

    • Gracias, querida Lorena.
      Lo

      Gracias, querida Lorena.
      Lo seguiré intentando, pero no prometo nada 😉
      Muchos besos

Comments are closed.