De la nueva tradición y José María Pedroto

0
243

 

Mientras en España la gran mayoría de la audiencia televisiva se enfocaba en el clásico y los bares de la mitad del país se desbordaban de gente, yo veía al Madrid desmoronarse a las orillas del Duero, del otro lado de la frontera y ya casi al borde del mar. Era una noche de diluvio en la ciudad de Oporto, durante la cual un bar cualquiera de los que proliferan entre los grandes puentes de la ciudad sirvió de resguardo algo más que provisional. Así, entre catas de vino de la región e imágenes de un clásico que cada vez lo es menos, pasé una velada de vivos recuerdos que me llevó a la figura de José María Peroto. De hecho, los goles del partido me los perdí todos, mientras charlaba con el camarero acerca del Porto y del Benfica, de la UEFA y Vilas Boas, de la Champions y Mourinho, de Madjer, un aquel gol de tacón y la gloria de alzar la Copa de Europa por primera vez en aquella increíble final de 1987, en el Praterstadion de Viena.

 

Quedémonos, por ahora, con Pedroto, que de finales perdidas por el Bayern en los últimos minutos del encuentro ya podremos hablar más adelante. Jugador de banda derecha que, según cuentan, poseía un toque y un control de balón como pocos, Pedroto empezó a captar la atención del fútbol lusitano mientras cumplía con su servicio militar en Tavira, en el Algarve, hacia finales de los años 40. En 1950 el club Belenenses de Lisboa contrató sus servicios, a pesar de las ofertas astronómicas del Porto, y un año más tarde debutaría en la selección nacional. Delgado de contextura y pequeño de tamaño, Pedroto se convirtió en uno de los jugadores más dominantes de la liga de aquellos años, a tal punto que el interés del Porto se intensificó, llegando a pagar una cifra inimaginable para la época (500.000 escudos en 1952) por el jugador, en lo que sería el fichaje más caro de la historia de Portugal hasta muchos años más tarde.

 

El Porto de 1952

Arriba: Américo, Virgílio, Angelo Carvalho, Barrigana, Valle, Del Pinto, Albasini y Osvaldo Cambalacho. Abajo: Hernâni, Porcel, Monteiro da Costa, Pedroto, José Maria y Carlos Duarte.


Así pasó Pedroto de ser un jugador amateur, que combinaba el fútbol con su empleo en la compañía hidroeléctrica de la ciudad, a convertirse en el jugador mejor pagado del país (165.000 escudos). Así también llegó a alzarse con la liga portuguesa en dos ocasiones, 1956, año del doblete del Porto, y 1959. Sin embargo, la leyenda del gran Pedroto surgiría años más tarde, cuando, junto a la boina que le dotaría de su sobrenombre, Zé do Boné (traducción al portugués de la caricatura inglesa, Andy Capp), se convertiría en uno de los entrenadores más galardonados y célebres del país. Tras un breve paso por el Académica, Leixoes y Varzim, Pedroto se hizo con las riendas del Porto por primera vez en 1966, ganando la Copa de Portugal en 1969. La trayectoria de Pedroto lo llevó al Vitória de Setúbal y luego al Boavista de Oporto, equipo con el cual consiguió dos Copas de Portugal, en 1975 y 1976.


 

Pedroto

 

Andy Capp














 

 


 

Sería precisamente ese año cuando Pedroto regresaría al Porto, formando una dupla imponente con Jorge Nuno Pinto da Costa, nuevo presidente del club. En los próximos cuatro años al frente de los dragones azules, Pedroto se convertiría en el artífice del primer vuelco en la hegemonía del poder de la liga portuguesa desde los años cuarenta, consiguiendo su tercera Copa de Portugal consecutiva en 1977 y haciéndose de la liga por primera vez como entrenador en los dos años subsiguientes. Fue durante este período cuando Pedroto consiguió su reputación como un seleccionador atrevido, que buscaba atacar a domicilio a los grandes del fútbol portugués, al Benfica, al Sporting, sin resignarse al conformismo de solo conseguir un buen resultado en casa. Aquel valeroso Porto contaba con figuras como Simões y Murça en la defensa, Celso, Frasco y Costa en medio campo, y un impresionante Fernando Gomes en la punta.

 

La salida de Pinto da Costa de la presidencia del club significó también la migración de Pedroto al Vitória de Guimaraes, donde permaneció por dos años. En 1982 volvería el dúo dinámico de Pinto da Costa y Pedroto al mando del Porto, consiguiendo un año más tarde la Copa de Portugal.Rossi (9) y Boniek contra Pacheco y Antonio Sousa en la Recopa de 1984 1984 trajo el primer momento realmente significativo en la historia internacional del Porto, al llegar a disputar la final de la Recopa de Europa contra aquel gran Juventus de Trapattoni, del que hablamos hace una semanas. Se impondría la vecchia signora en lo que sería el último torneo disputado por Pedroto. Moriría algunas semanas más tarde, víctima de un cáncer fulgurante que pondría fin a su historia. Mas no a su leyenda, pues él mismo escogería a su sucesor, Artur Jorge, quien había actuado como su asistente en el Vitoria Gimaraes, y quien llevaría al Porto a la cima del fútbol mundial de clubes en 1987, con aquel tacón de Madjer, aquel contragolpe en el minuto ’81 y la gran sorpresa en el Praterestadion contra el Bayern de Munich.

 

A partir de entonces, y en buena parte gracias a las bases que sembrara el propio Pedroto, el Porto ha sido la potencia futbolística más importante de Portugal. Es por eso que cuando uno habla de tradición, de los tres grandes, del Benfica, el Sporting y el fútbol mundial, la gente de Oporto suele fruncir el ceño, entrar en una especie de estado meditativo y exclamar, medio en sorna, medio en serio: “Bah, ya la tradición no es lo que era!” 

MONTAGUE KOBBE es un ciudadano alemán con nombre shakesperiano, nacido en Caracas, en un país que ya no existe, en un milenio que ya pasó. Estudioso de la lengua, de todas las lenguas, una década de exilios y academias lo han convertido en un especialista del timo escrito que encanta con espejos y humo a todo tipo de serpientes. Como prueba de ello, su trabajo ha aparecido en la prensa digital y escrita de más de media docena de países, desde Argentina o Venezuela, pasando por Jamaica, Trinidad y Antigua, hasta llegar al viejo mundo, a España y Gran Bretaña. En The Daily Herald de la isla de Sint Maarten escribe, desde 2008, acerca de cultura y literatura caribeña y latinoamericana y a partir de junio de 2011 El nuevo herald de Miami publicará una serie acerca de literatura contemporánea venezolana. Ha sido traductor, editor, corrector y portador de cafés en el pasado, aunque el gran reto ha sido siempre, y lo sigue siendo, pagarse el vermut de la tarde con cuentos y novelas. Como la esperanza es lo último en perderse, ha decidido repartir sus sueños entre Madrid y una recóndita roca en el Mar Caribe, llamada Anguilla.   ADOLFO JOSÉ CALERO ABADÍA Investigador venezolano (Caracas, 1978). Es licenciado en letras por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y licenciado en Artes, Mención Cinematografía, por la Universidad Central de Venezuela (UCV). En el período 2007-2008 cursó estudios en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB, España), obteniendo el título de Maestría en Técnicas Editoriales. Ha publicado algunos trabajos y artículos relacionados con la literatura, el cine y la fotografía en revistas como Logotipos, Escritos o Dramateatro. Ha sido profesor de iniciación al guión cinematográfico en el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) y ha colaborado con diversas editoriales en España y Venezuela, labor que prosigue en la actualidad. Actualmente es profesor en la Escuela de Artes de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y cursa la Maestría en Literatura Comparada (UCV).