De mi Diario : Semana 16 / 2021

1
296

 

Weiß/Colonia, 11.4.

1:30 am : Di fin a mi lectura del primer volumen de la saga de Sebastian Bergman. Aunque son 884 páginas bien merecen la pena. Incluso habiendo visto ya la mayoría de los episodios de la teleserie, la narración pormenorizada, los personajes secundarios, los entresijos de las relaciones personales son un poderoso imán para la imaginación. Compraré el segundo volumen. Enter.

El 12.11. del año pasado creé un tuit que decía lo siguiente: «El matrimonio turco–alemán fundador y propietario de la firma Biontech, que seguramente producirá en serie la vacuna contra el Covid19, tuvo buen ojo al elegir el domicilio de su sede social: en el n.º 12 de la calle An der Goldgrube [=En la mina de oro]». Algunos amigos consideraron que era desconsiderado, por mi parte, reducir el descubrimiento de la vacuna a términos lapidariamente económicos, y en cierto sentido tal vez tenían razón. Pero en el KStAnz leo hoy que en la lista Forbes encabezada por Jeff Bezos como el hombre más rico del mundo, la empresa Biontech de Özlem Türeci y Ugur Sahin figura por primera vez entre los multimillardarios, en el puesto 727, con 4.000 millones de dólares. Repito pues lo dicho; eligieron bien el domicilio de su sede social: en la mina de oro.

Lillian, una de mis más entrañables amistades, lee en mi diario lo que cuento de Antonia Brico y me escribe: «Sí hay una directora titular de orquesta y es joven y es mexicana y además guapa: Alondra de la Parra». Le respondo casi ipso fuckto: «Gracias, y te cuento que en la entrada que Wikipedia le dedica, dice literalmente de ella, nacida en Nueva York, que «De la Parra se mudó a la Ciudad de México a los dos años» ¡Qué precocidad, che!  A los dos añitos lio su petate en la Gran Manzana y se mandó mudar a Ciudad de México. ¿Lo hizo a pie o en Greyhound? Wikipedia no lo especifica, y es deplorable porque se trata de una hazaña digna de figurar en el Guinness Book of Records».

Weiß/Colonia, 12.4.

2:00 am : Terminó la segunda temporada de la saga de Rebecka Martinsson y me temo que ya no alcanzaré a ver la tercera, que todavía no se ha filmado. Y sigue la nueva temporada de Martin Beck, con la calidad de siempre, pero sin el mordiente que era el personaje de Gunvald Larsson.

El repartidor del diario nos dejó hoy en el buzón un ejemplar del Kölnische Rundschau y no del Kölner Stadt Anzeiger. Telefoneo para reclamar y después de los protocolos de identificación le digo al empleado que me atiende: «Mire, Weiß sigue siendo un pueblo chico y nos conocemos todos. Vivimos acá desde hace más de 45 años y pronto comenzarán las murmuraciones: “Lo que hay que ver: A la vejez, viruelas. Los Bada Hansen se hacen cristianodemócratas ya pasados sus 80 años“ Por favor, no arruinen nuestra reputación». El empleado se echó a reír y me prometió que no volverá a suceder, a partir de mañana recibiremos de nuevo nuestro KStAnz. Veremos, como decía Homero plagiando a Borges.

Constanza me manda como regalo un cuantioso archivo con poemas de León Felipe leídos por él mismo. Sí se lo agradezco, pero le explico que hubiese preferido que me regalase un Luis Felipe. Es lo menos que se me ocurre siendo uno de Huelva, donde se cría el mejor brandy de España.

Weiß/Colonia, 13.4.

2:49 am : Pasaron el primer episodio de la trilogía del Baztán, y lo quise ver a pesar de que por lo general dejo de ver pelis españolas y latinoamericanas dobladas al alemán. Pero me pudo la curiosidad y quedé satisfecho, creo que la adaptación al cine, aún perdiendo la densidad de la  narración, capta bien la atmósfera de esos pueblos pirenaicos donde, cuando no llueve, gotea. Y a continuación el episodio del DCI Banks, con la cinta magnetofónica perdida del ensayo de una canción por un grupo pop, grabación que documenta el asesinato de un miembro del grupo. Como siempre, Banks es un detective excelente, pero un gilipuertas fuera de su profesión.

Manu me deja un comentario al pie de mi diario en Fronterad, aludiendo a la sobremesa en modo autobiográfico que mantuve la semana pasada con Paul: «Fíjate: toda una vida se puede contar en unas horas, abreviando mucho, claro». Le contesto en el propio blog: «Gracias por leerme, Manu, y por supuesto que así es: te basta ver una peli que narre la vida de una persona. Pienso por ejemplo, especialmente, en Boyhood [Momentos de una vida], el fabuloso film de Richard Linklater que se filmó a lo largo de doce años, siguiendo como hilo conductor el crecimiento del chico Mason (desde la infancia hasta su mayoría de edad) así como el desarrollo paralelo del resto de los miembros de su familia, y el metraje dura nada más que dos horas y 45 minutos. El busilis del asunto estriba en saber resumir, eso tan dificultoso».

Me escribe Guillermo, desde Al Jaraque (en pleno Al Andalus) y me dice: «Por aquí seguimos confitados». Estas son las trampas del corrector automático, que nunca ha sufrido la tortura del confinamiento y condena a sus usuarios a competir con la calabaza y las frutas escarchadas.

Por una información en el portal de noticias de Telekom me entero de que el recién fallecido Felipe de Edimburgo hubiera cumplido cien años el 10 de junio. Con él, pues, son ya siete las personas de quienes tengo noticia que nacieron en la misma fecha que yo, la más importante de todas el gran novelista neerlandés Louis Couperus, por desgracia desconocido en nuestro idioma. En la información del portal Telekom se cuenta que a los comienzos del siglo (del milenio, diría Carlitos) un periodista del Daily Telegraph le preguntó al difunto consorte de la reina si acaso le apetecería llegar a cumplir los 100 años. Su respuesta fue: «No se me ocurre nada peor. Algunas partes de mí ya están tirando hacia abajo». La suscribo 100%, firmo y rubrico ante notario.

Weiß/Colonia, 14.4., 90.º aniversario de la II República Española

Pasada la medianoche : Acabo de volver a ver En Familie [Una familia, no estrenada en España ni Latinoamèrica, según www.imdb.com], una peli danesa que se cuenta entre lo mejor que ha salido de los estudios de ese país: fue nominada nada menos que a 15 Roberts (el Oscar danés) aunque no ganó ninguno: la ganadora fue Melancholia, de Lars von Trier. Una familia es uno de esos dramas daneses que siempre me llevan a pensar cómo es posible que Dinamarca encabece la lista de los países más felices del mundo: y todo gracias a su famosa e intraducible “hygge”, que es una mezcla peculiar de comodidad y ambiente acogedor. Pero a juzgar por pelis como esta, se ve que en el subsuelo de la “hygge” merodean muchos depredadores de lo hogareño.

Subo a mi blog un post sobre la efeméride del día, con no pocos encontrados sentimientos. Llevo más de medio siglo fuera de España y entiendo muy poco de política, pero creo tener derecho a mantener que los Borbones han sido (con la excepción de Carlos III) unas sanguijuelas del país, eso para no hablar del nefasto impresentable que fue Fernando VII y la no menos impresentable ninfómana que fue su hijita Isabel, y que habría que darle una chance a una tercera república. Lo que pasa es que, según parece, en el país faltan cabezas preclaras como las que trajeron al mundo las dos primeras repúblicas. Pobre España, cuyos habitantes deberìan definirse, según Cánovas del Castillo, diciendo que “son españoles todos aquellos que no pueden ser otra cosa”.

Pasaron en el canal Arte Amanda [Mi vida con Amanda], una peli francesa emocionante sobre el viejo motivo de la niña que se queda huérfana porque muere su madre, en este caso debido a un atentado terrorista contra un picnic benéfico, y es su tío en quien recae la tutela, un tío arbolista y factótum de viviendas para turistas en París. Me ha hecho recordar un tuit de @juanalajirafa: «Si ningún personaje sale montando en bicicleta, fracasó como película francesa». Esta es, sin duda alguna, una peli muy francesa, y me ha hecho conocer una locución USAna que desconocía: «Elvis has left the building [Elvis ha abandonado el edificio]», de la que Miss Hortensia me ofrece tres versiones distintas, ninguna de las cuales tiene mucho que ver con la explicación que su madre le afrijola a Amanda cuando esta ve un libro que se titula así y le pregunta qué significa, y, sobre todo, ¡¿quién es Elvis?! Sic transitLa peli es emotiva sin caer en melodramatismos ni en clichés. Tengo que decírselo a Diny, que no la quiso ver porque no le gustan las que hacen llorar, y dado el argumento se temía que iba a tener que echar mano a los kleenex cada cinco minutos.

Weiß/Colonia, 15.4.

2:00 am : Un episodio de la saga de Arne Dahl sobre la Unidad Especial Grupo A. La carpintería escandinava en materia de teleseries policiales no tiene en absoluto nada que ver con la de Ikea.

Todo el día empeñado en la redacción de mi artículo trimestral para VVCC. Esta vez tomo pie en el magnífico artículo que han publicado allí sobre la presencia de los traductores en el cine. Echo de menos en la lista The Naked Jungle y Como Era Gostoso o Meu Francês, y en la búsqueda de materiales sobre la segunda encuentro en la Enciclopédia brasileña Itaú Cultural lo siguiente: «Algunas escenas comentan, con ironía, la información de los documentos de la época. En la secuencia de apertura, que precede a los créditos, una narración en off reproduce lo que sería una carta del almirante Villegagnon (1510–1572) a Italo Calvino (1509–1564). Bajo la música de fondo de una composición del siglo XVI, se escucha el siguiente pasaje: “El país es desierto e inculto. No hay casas, ni techos, ni alojamientos de campaña. Al contrario. Hay muchas personas salvajes y asilvestradas sin ninguna cortesía ni humanidad. Muy diferentes a nosotros en sus costumbres e instrucción. Animales reales con figuras de hombres». ¡Vaya, me dije, qué callado se lo tenía el buen Italo Calvino, que tuvo una vida anterior en el siglo XVI! Más adelante descubro otra perla: «diálogos en lengua tupí, escritos por el cineasta Humberto Mauro (1987–1983». ¡Ay caray, qué currículo a contramano, nacer cuatro años después de morir! ¡Estas Enciclopedias!

Cuando se terminó de filmar Como Era Gostoso o Meu Francês, la censura de la dictadura brasileña prohibió su exhibición, y la razón para ello es que temían que los diálogos en tupí contuvieran un mensaje comunista. De manera que se las ingeniaron para contratar a un indígena dizque conocedor de la lengua tupí, el cual, en arduas proyecciones de la peli, fue dando a conocer a la censura el contenido de aquellos diálogos. Siempre he tenido muy mala opinión de la censura (fui una víctima de la franquista) pero esto que he descubierto acerca de la brasileña me parece el desiderátum de la estupidez. Según los datos estadísticos del 2010, la población aborigen de Brasil es nada más que el 0,47% del total de habitantes del país, y ese 0,47% debe distribuirse entre ± 170 lenguas indígenas, de las que el tupí es tan solo una dellas, como decimos los clásicos. Si esto es así hoy, ¿cómo sería la situación en 1970, cuando se filmó la peli? Aunque los diálogos en tupí contuvieran un mensaje comunista a cuántas docenas de personas les llegaría, suponiendo que en la selva hubiese cines que pasaran Como Era Gostoso o Meu Francês? Lo dicho, el non plus ultra de la imbecilidad.

Weiß/Colonia, 16.4.

1:30 am : Termino de ver Gräns [Frontera], excelente peli sueca nominada al Oscar por el mejor maquillaje, y con harta razón, porque convertir a la guapa Eva Melander, la Anna Maria Mella comisaria de la serie de Rebecka Martinsson, en el monstruo de fealdad casi repulsiva que es la aduanera Tina de Gräns, «ah, eso es otra cosa», el mayor elogio que solía hacer Rolando. ¡Cómo te echo en falta, desde hace casi siete años! Rolando, maldito tex–mex, ¿dónde te escondes?

Tal y como me lo esperaba, mi columna de hoy en EE, también dedicada a los 90 años de la proclamación de la II República, me ha traído correo contestatario. Nadie parece haber leído el último párrafo: «Pienso que una nueva Constitución republicana española no le debería prohibir al ciudadano Felipe de Borbón y Grecia, el rey actual, presentarse como candidato a las elecciones presidenciales. Es una posibilidad imaginada por Bernard Shaw en su obra The Appel Cart [El carro de las manzanas, 1928] para una situación parecida. Tengo la sospecha de que no haría mal papel en ellas, incluso podría forzar una segunda vuelta». Conociendo mi repulsa al régimen monárquico en general, y a los Borbones en particular, ese párrafo casi rompe una lanza por el rey actual, a condición de que su cargo no sea vitalicio ni hereditario. Como contraste pìenso en el tal Juan Carlos, que se tomó 6 horas 37” para desautorizar el golpe de Tejero, y personalmente creo que lo hizo porque su mujer, quien le da ciento y raya en todo, le puso muy en claro cuál fue el destino de su cuñado Constantino, hermano de ella, aviniéndose a ser la marioneta de los coroneles en Grecia. Pero se olvida tan pronto la Historia

Weiß/Colonia, 17.4.

2:30 : ¡Qué gran peli es L.A. Confidential! Lo que nunca entenderé es el Oscar a Kim Bassinger como mejor actriz de reparto, y no es que no lo haga mal, pero no es para tanto. Y luego volví a ver Qué sabroso era mi francés para redondear mañana mi artículo antes de enviárselo a Carmen.

En el cuaderno de esquelas fúnebres del KStAnz viene hoy un recordatorio de la muerte de una chica de 19 años, hace seis, a causa de una de esos duelos salvajes entre automovilistas, por lo general jóvenes y descerebrados, duelos que están (siguen estando) a la orden del día y son una pesadilla para la policía. La esquela lleva como epígrafe una cita de una canción de Rob Thomas, ”Little Wonders [Pequeños milagros]”: «Time falls away, / but these small hours, / these small hours still remain [El tiempo pasa, / pero esas cortas horas, / esas cortas horas aún permanecen]».

Luego de dormir su siesta, Diny se ha plantificado delante del televisor para asistir al entierro de Felipe de Edimburgo. Lo del voyerismo monárquico está tan acendrado en las mentes europeas occidentales que raya en lo patológico. Desde hace tiempo tengo para mí como seguro que buena parte de la supervivencia de las monarquías europeas y del Vaticano se debe a que sus rituales y ceremonias son muy telegénicos. Sin la TV no sé si lograrían subsistir.

JJP me escribe desde mis madriles: «¿Cómo va por ahí la pandemia? Leí vuestros problemas para saber si poder encargar comida o no en el Bistro Verde. ¡Vaya tela! Aquí ya se puede salir a cenar y todo. Están empezando a vender kits para salir de fiesta». Le contesto ipso fuckto: «Lo que pasa es que vosotros vivís en Jauja, aunque no todos se den cuenta. En cualquier caso, a nosotros nos toca la segunda dosis de la vacuna el lunes, pero ya desde hoy tenemos unos parámetros sanitarios nuevos, estamos casi en estado de sitio, con toque de queda, la primera vez en Colonia desde la segunda guerra mundial: no podemos abandonar nuestras casas entre las 9 de la noche y las 5 de la mañana, a no ser para ir por propio pie a que  nos entierren en algún cementerio. Acreditándolo, faltaría más, meine Damen und Herren [señoras y caballeros], con el correspondiente certificado de defunción legitimado ante notario, y por triplicado».

*******************THE END*******************

Print Friendly, PDF & Email

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí