De mi Diario : Semana 36 / 2022

1
139

Weiß/Colonia, 4.9.

1:30 am : Alcancé a ver el final de Open Range, es uno de mis western preferidos y nunca me canso de constatar la intensa química entre Kevin Costner y Robert Duvall, sobre la que se articula lo mejor del guion, sin olvidar la también hermosa química entre Annette Bening y Kevin Costner, una de las parejas más inolvidables en la historia del western. La ficha de la peli en www.imdb.com registra 18 anacronismos, errores y otras yerbas aromáticas en el metraje, pero son como los lunares o las pecas de una mujer guapa: realzan su belleza. Es una peli que la sacó del estadio, dirían los beisboleros.

Vino Rebeca para ayudar a Diny en un par de tareas y para sacarla a pasear con el andador, con el que todavía necesita algún (o mucho) rodaje. Fueron al cementerio, a visitar las tumbas de los amigos que nos han precedido allí. Es un cementerio recoleto y muy bien cuidado, este de Weiß. En una de las tumbas, de un trabajador de los ferrocarriles, destaca un bajorrelieve figurando una locomotora. Si yo fuese proclive a esta clase de simbolismos, pediría en mi tumba el bajorrelieve de una mecedora.

Me hace mucha gracia cuando le solicito alguna información bien específica a Misss Hortensia Google y me responde «Aproximadamente 0 resultados». Es un sinsentido que llenaría de júbilo a Bertrand Russell, le encontraría un hueco de honor en sus Principia Mathematica.

Mi nueva Carta desde Alemania, para La Jornada, se la he dedicado a la saga de John Rebus y he pasado un buen rato esta tarde componiéndola. Una de las citas que hago (cuando Rebus le dice al DC Holmes después de una razzia encubierta: «Anoche me pareció que estaban ustedes algo nerviosos. Vi que se comportaban a la manera del ejército italiano, “¡Adelante! ¡¡retrocedamos!!”, o algo parecido») me hizo recordar la única expresión negativa respecto del bando franquista que no estaba mal vista en la posguerra civil; decir, como lo decía mi padre, acerca de alguien que se acobardaba si le hacían frente: «Chaquetea más que los italianos en Guadalajara». “Chaquetear”, en los años 30 y 40 era lisa y llanamente “huir ante el enemigo”. Los ejemplos que cita el Seco para documentar el uso de esa acepción, son todos de novelas que transcurren durante la guerra civil.

Weiß/Colonia, 5.9.

1:45 an : Un nuevo episodio de esta nueva temporada de la saga sueca del comisario Martin Beck. La calidad está garantizada, pero falta ese número de fuerza que era la actuación de Mikael Persbrandt en el papel de Gunvald Larsson. Es como en todas las temporadas de Wallander después del suicidio de Johanna Sällström: la serie no se repuso nunca de esa pérdida, aun manteniendo su calidad.

Me llegan desde hace un par de meses devueltos los emails que le mando a Javier Vilaltella, y lo llamo a los tres teléfonos suyos que tengo, el de Múnich, el de Madrid, el de Albiol. En ninguno de ellos atiende nadie, el de Madrid está incluso dado de baja. Con una vaga sospecha consulto a Miss Hortensia Google y me vengo a enterar de que Javier murió el 10.2., víctima de un infarto, en su casa de Múnich. Descanse en paz el dueño de esa buhardilla maravillosa en la casa donde vivió la Jacinta de Galdós, en el número 1 de Pontejos, con las claraboyas abiertas al reloj de la Puerta de Sol y al Guadarrama, nuestro hogar en Madrid durante nuestras vacaciones allá alrededor de ± 25 años.

Vino Montse para acompañar a Diny a la ergoterapia y hacer luego unas compras. Al regresar me traen para desayunar un bocadillo de salchichón y huevo cocido, con la inevitable hoja de lechuga, a la cual –«con muchísimo respeto», como ejecutó el alcalde de Zalamea al capitán que deshonró a su hija– le doy una sepultura piadosa en el tacho de la basura. Requiescat in pace.

Uno de los “más/menos que” mejores que llevo oídos en mucho tiempo, hace un momento charlando por teléfono como cada lunes de las semanas pares con la Nena. Me cuenta de alguien de su cìrculo de amistades a quien le preguntaron, no sé a santo de qué, si su hermana no salía nunca de casa. Y el hombre contestó: «¿Salir mi hermana? ¡Mi hermana sale menos que el sol en Burgos!»

Weiß/Colonia, 6.9.

2_10 am : Terminó la serie policial australiana El turista, y me deja con sentimientos encontrados; no cabe duda de que es buena, pero no sé, algo embrollada y a veces hasta inverosímil. Puntaje: 6 de 10.

Viene Frank para llevar a Diny a la que llaman “la residencia de día”, que visita hoy como prueba, a ver si le gusta. Si acepta pasar allá los jueves y viernes, como pretendemos, entonces la vendrán a buscar a las 9:30 am y la devolverán a las 3:00 pm. Pero hoy, como es “visita de ojeo”, debía llegar allí por sus propios medios; normalmente hubiésemos encargado un taxi, pero Frank se brindó a venir a buscarla. Frank sabe de sobra lo que su familia (Montse y los tres hijos) le deben a Diny, desde que nació Paul, en 1997. Y aún desde antes.

Los martes viene siempre la diaconisa encargada de las tareas del hogar, y Diny me dejò dicho que hoy debía hacer limpieza a fondo en el baño pequeño, el grande y la cocina. Y vino la diaconisa, que es una mujer alta y fuerte, muy “armario normando”, y tuve que aprender a distinguir los detergentes para el lavarropas y los detergentes para la limpieza de suelos y otras superficies, y donde estaban los cubos y la fregona y qué sé yo cuántas cosas más. Me doy cuenta cabal de que al cabo de 47 años mi casa es una terra incognita para mi, debo mimetizarme en Livingstone para descubrir sus secretos.

En La Modicana encarga Ulli una pizza con mozzarella, Carlitos sus tortillitas de zucchni y yo un plato mixto de mejillones y almejas que entusiasmó a mis papilas guattivas, lo ovacionaron y le hicieron dar la vuelta al ruedo con devolución de prendas, como reseñaban los cronistas taurinos de antaño. Por Carlo, de la pareja asimétrica, me entero de que ellos, en la imposibilidad de reproducir fonéticamente el nombre de la persianita, según la llama Carlitos, la han rebatutizado como Minou, pronunciado a la francesa, Minú. Minú. Si la llamo así, me va a parecer estar llamando a una gata.

A las 6:30 pm, cuando me levanté de la siesta, se oían truenos lejanos. Luego, desde ± las 10:00 hasta hace un rato, ± las 11:20, ha estado lloviendo sin interrupción. Me alegro por todos nosotros, por el frescor que la lluvia ha traído, pero sobre todo por el río padre de los alemanes, por mi querido Rhin, que debía de estar sediento el pobrecito mío. ¡Y la Academia pidiéndome que lo hachectomice, que le quite la h, nada menos que la h de humedad! ¡Caterva de cretinos! Exceptúo a Miguel, que conste.

Weiß/Colonia, 7.9.

2:10 am : Vi una vez más The Pink Panther Strikes Again [La pantera rosa ataca de nuevo], la cuarta peli de las que Blake Edwards rodó inmortalizando la figura del impresentable, aunque no tanto como imprevisible Inspector Clouseau. BE tuvo dos cómplices de primera categoría, Henry Mancini amén de Frank Waldman, en el diseño de los que, con cierta seguridad, son la más imperecedera obra de arte de unos títulos de crédito. Sólo por verlos ya vale la pena la peli que sigue.

Hoy es un día que he dedicado casi por completo a rastrear canciones que tengan como protagonistas a una persona de la vida real. Por ejemplo el jockey más famoso de la historia hípica argentina, ese Leguisamo a quien Gardel, su gran amigo, le dedicó un ever green justamente famoso. O el socialista francés Jean Jaurès, asesinado en vísperas de la 1.ª guerra mundial, y a quien Jacques Brel le dedicó una de sus más conmovedoras elegías. O Chabuca Granda. Y lo que me queda más presente de la cantidad de textos oídos cantar, es un verso de Brel en otra de sus elegías, “Les vieux [Los viejos]”: «Aunque vivamos en París, todos vivimos en provincias cuando vivimos demasiado tiempo». Qué grande Brel, que inconmensurable grandeza la de su poesía de lo cotidiano, que supo hacer eterno.

Weiß/Colonia, 8.9.

2:25 am : Pasaron uno tras otro dos episodios de El joven Morse, y tal como ya conozo el corso a contramano que es la cabeza de los programadores, nos quedamos sin joven Morse ¿hasta cuándo?

Estupendo artículo en LJS sobre Chesterton, estupendo sobre todo por las citas como maestro de la paradoja (el otro es Bernard Shaw, con quien polemizó mucho pero sin perder las amistades). Copio aquí un par dellas: «Tenía un estilo tan elevado que sus ideas no llegaban hasta allá. // Tan sólo el bígamo cree de verdad en el matrimonio. // Un niño debe ir a la escuela para estudiar el carácter de sus maestros. // Ustedes, vegetarianos, ¿no sienten remordimiento cuando ven una planta carnívora?»

Empecé a leer Revolución, el libro de David van Reybrouck, y avanzo de un tirón hasta la página 105, los tres primeros capítulos. Es apasionante, y la prosa de DvR tiene aquello que Borges tanto amaba, “la cortesía de la claridad”. No me extrañaría que DvR fuese el primer autor del idioma neerlandés a quien le concedieran el Nobel. Se le merecería tanto como Mommsen (1902) y más que Churchill (1953), los dos únicos historiadores a quienes hasta ahora ha galardonado la Academia Sueca.

Weiß/Colonia, 9.9.

Anoche me fui a dormir con la cabeza tarumba porque todos los canales de TV estaban copados con la muerte de la reina inglesa, y no estaba con ánimos para proseguir la lectura de Revolución, es un libro para ser leído con luz natural.

Por fin llegó el reconocimiento oficial del grado 3 en la calificación de la Asistencia Social para Diny, lo que supone, sumando las distintas prestaciones, unos 3.356,50 € mensuales, de los que 545 € son directamente pagaderos en efectivo a Diny. Lo mejor de todo es que el reconocimiento tiene carácter retroactivo, hasta mayo, de manera que llamo a la Sra. Schneider al Commerzbank para preguntarle si llegó alguna transferencia de la Asistencia Social, y sí, llegaron los 2.725 € del dinero de bolsillo, o sea, cinco meses a 545 € c/u, La burocracia funciona requetelenta, pero requetesegura.

Transcribo un párrafo del obituario de Emmanuel Macron sobre Isabel II: «Ocupaba un lugar especial en Francia y un lugar especial en el corazón de los franceses. Ninguna soberana extranjera ha subido más veces las escaleras del Elíseo que ella, que honró a Francia con seis visitas de Estado y se reunió con cada uno de sus presidentes. Para ella, el francés no era una mera reliquia de la ascendencia normanda que persiste en tantas costumbres, sino una lengua íntima y apreciada. La reina de dieciséis reinos amaba a Francia, que a su vez la amaba a ella. Esta noche, los pueblos del Reino Unido y de la Commonwealth lloran a su Reina. El pueblo de Francia se une a su dolor». Noblesse oblige.

Weiß/Colonia, 10.9.

Ayer por la tarde empezó a llover mansamente a las 5:45 pm, y desde entonces no ha parado de caer, a intervalos más o menos grandes, pero siempre desde un cielo nublado, gris y plúmbeo, como para hacernos olvidar la existencia del color azul, y siempre una lluvia menuda, un calabobos, lo que los vascos llaman sirimiri. En la parada del bus en Rodenkirchen, adonde he ido para hacerle algunas compras a Diny, veo caer esas gotas desmayadas, sin vocación de lluvia de a deveras, y me sorprendo pensando que el cielo nos dispensa la limosna de una calderilla húmeda. Y lo primero que hago al regresar a casa es mirar en EL diccionario. Y sì, está registrada la acepción: «Calderilla: Conjunto de monedas de escaso valor». Alabado sea el santísimo sacramento del altar.

*******************THE END******************

1 COMENTARIO

  1. No sabes bien lo que daríamos aquí por esa «calderilla», que aunque no lo parezca empapa de lo lindo.
    Hasta que no empiece a llover no me libraré del dolor de cabeza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí