De mi Diario : Semana 48 / 2009

7
657

 

Weiß/Colonia, 22.11.

Rolando me envía desde Austin esta cita sofisticada, aunque algo arbitraria, de John Berger: «Cada ciudad tiene su sexo y su edad. Roma es femenina. Odessa también. Londres es un chico de 13 a 19, un pilluelo, y en eso no ha cambiado desde los tiempos de Dickens. Y París, a mi parecer, es un hombre a sus veintes, enamorado de una mujer mayor que él». Le contesto: «Y Barcelona es un travesti viejo que se creía europeo porque le obligaban a hablar en castellano».

 

Weiß/Colonia, 23.11. (1)

Me remite alguien un supuesto cartel–anuncio de una feria del libro hispano, en Nueva York, con una composición fotográfica que ya conocía y que me gusta, pese a su rebuscamiento:

 

Abrazo

 

Y a su lado un partoaborto mental que dice (=rebuzna, con perdón de los asnos) lo siguiente:

QUEDA PROHIBIDO

 Queda prohibido llorar sin aprender,
 levantarte un día sin saber que hacer,
 tener miedo a tus recuerdos.
 Queda prohibido no sonreír a los problemas,
 no luchar por lo que quieres,
 abandonarlo todo por miedo,
 no convertir en realidad tus sueños.
 Queda prohibido no demostrar tu amor,
 hacer que alguien pague tus deudas y el mal humor.
 Queda prohibido dejar a tus amigos,
 no intentar comprender lo que vivieron juntos,
 llamarles solo cuando los necesitas.
 Queda prohibido no ser tú ante la gente,
 fingir ante las personas que no te importan,
 hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
 olvidar a toda la gente que te quiere.
 Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
 tener miedo a la vida y a sus compromisos,
 no vivir cada día como si fuera un ultimo suspiro.
 Queda prohibido echar a alguien de menos sin
 alegrarte, olvidar sus ojos, su risa,
 todo porque sus caminos han dejado de abrazarse,
 olvidar su pasado y pagarlo con su presente.
 Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
 pensar que sus vidas valen mas que la tuya,
 no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.
 Queda prohibido no crear tu historia,
 no tener un momento para la gente que te necesita,
 no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.
 Queda prohibido no buscar tu felicidad,
 no vivir tu vida con una actitud positiva,
 no pensar en que podemos ser mejores,
 no sentir que sin ti este mundo no sería igual.
Pablo Neruda

Y yo lo distribuyo urbi et interneti con este comentario: «Jamás me gustó Neruda, pero si fuera además verdad que perpetró semejante mamarracho (supongo que no, que se trata de un apócrifo), aún menos». A lo que Lillian me contesta desde Managua: «No es más que otro caso de algún cretino desquehacerado que se vanagloria de su cretinez usando un nombre ilustre. Pero a mí sí me gusta Neruda, y mucho, aunque no todo». Y yo le replico: «Creo que hay un apartado en el artículo 213 de la Declaración de los Derechos Humanos, que te garantiza de manera expresa la posibilidad de que te guste mucho Neruda. Ese apartado se incluyó  a petición así mismo expresa del gobierno chileno (uno de después de Pinochet, según tengo entendido)». Pero lo que se me queda en la ampolleta que destila datos para la memoria es el adjetivo “desquehacerado”. Carajo.

 

Weiß/Colonia, 23.11. (2)

«He amado a algunos hombres, y muchos más me han amado, pero recién con setenta y seis años tuve mi primer orgasmo. A pesar de mis aventuras y amoríos, debí llegar a esa edad para que un joven de veinte años me enseñase que una mujer puede vivir el acto del amor de manera distinta a la sumisa». Así comienza el tercer párrafo de las memorias de Claire Goll, poetisa franco-alemana del siglo pasado. Se titulan La poursuite du vent, y se tradujeron al castellano (A la caza del viento) hace un par de años.

 

Weiß/Colonia, 23.11. (3)

Anoche pasaron en la tele el quinto y último capítulo de la nueva serie policial danesa, muy novedosa, que se centra en el trabajo de la policía de protección a personas relevantes o que se encuentran amenazadas (testigos de cargo, mujeres objeto [sic] de malos tratos). Hoy pasaron, al cabo de los años, el primer capítulo de la saga del inspector Lynley y la sargento Havers, donde todavía se los ve a ambos muy jóvenes, casi alevines de Scotland Yard. Y es curioso comparar estos dos capítulos, cómo difieren la investigación y el trabajo en un entorno urbano multiculti como Copenhague, y en el medio rural de una Inglaterra que, al menos en imágenes, es casi todavía la de Jane Austen. El crimen siempre es más verosímil en cualquiera de ambos escenarios, pero para ello hay que hacer una elección previa: te crees o no te crees lo que sale en la pantalla. Y el problema es grave cuando te lo crees en ambas series. Pero hay una manera de resolverlo, y es que el mundo está podrido dondequiera que poses la mirada.

 

Weiß/Colonia, 24.11. (1)

«Es curioso comparar […] cómo difieren la investigación y el trabajo en un entorno urbano multiculti como Copenague, y en el medio rural de una Inglaterra que, al menos en imágenes, es casi todavía la de Jane Austen. El crimen siempre es más verosímil en cualquiera de ambos escenarios, pero para ello hay que hacer una elección previa: te crees o no te crees lo que sale en la pantalla. Y el problema es grave cuando te lo crees en ambas series».

Esto lo escribí ayer, y me avergüenza de profundis tanta incapacidad para explicar lo que quise decir. Si leyese en un texto de otro la frase «el crimen siempre es más verosímil en cualquiera de ambos escenarios», dejaría automáticamente de seguir leyendo, dudando seriamente de la salud mental del autor.

 

Weiß/Colonia, 24.11. (2)

Me llama Willy desde Ámsterdam, donde se encuentra chequeando la traducción al neerlandés de las poesías completas de Borges. Quiere saber qué significa el verso El viento trae el alba entorpecida en el poema Calle con almacén rosado de Luna de enfrente. ¿Pero es que tiene que “significar” algo?, le pregunto. No, concede, pero ¿cómo traduciría yo ese “entorpecida”? Se lo digo. Anota. ¿Y qué significa El alba es nuestro miedo de hacer cosas distintas? ¿Pero es que tiene que “significar” algo?, le vuelvo a preguntar. No, concede, pero ¿cómo traduciría yo ese “distintas” en ese contexto?  Se lo digo. Anota. Y amenaza con volver a llamarme cada vez que sienta chirridos en la traducción. Pero que no lo haga para preguntarme qué “significa” un verso, le advierto. Se ríe, y cuelga.

 

Weiß/Colonia, 25.11.

Menudo revuelo el que se ha armado en la grey virtual que se congrega en mi parroquia, con el artículo de Pérez Reverte contra la osadía de la ignorancia y lo del “miembros y miembras”, así como otros abortos verbales por el estilo, del feminismo idiomático militante. Hasta mi deuda externa, por lo general tan comedida, en este caso se desmelena, y aludiendo al título del artículo me escribe: «¿Este tipo habla de sí mismo en este título? Porque llamar “idiotez” a la violencia de género en España, que mata [a] unas cuántas minas [=mujeres] por día, es ciertamente cosa de ignorantes».

Me veo obligado a salir al paso: «Ojo, no confundir el culo con las témporas ni las churras con las merinas. A mí, Pérez Reverte me cae harto mal, y lo he dejado escrito y publicado, pero lo que arguye en este artículo es bastante sensato y hasta puede decirse que “iría a misa”. Y él no está llamando “idiotez” a la violencia que asesina mujeres en sus hogares, sino a la denominación “violencia de género”, cuando “violencia doméstica” es más exacto (y hasta más lindo, desde el punto de vista idiomático) porque abarca la violencia de la mujer sobre el hombre, de la que también hay casos. Mientras que “violencia de género” se ha unidimensionalizado en dirección a la del hombre contra la mujer, de la misma manera que el antisemitismo ya parece que no fuese sino lo que se siente contra los israelíes, siendo así que los árabes también son semitas. Despacito, pues, y güena letra».

Pero la réplica no se hace esperar: «La violencia de género tiene que ver con las relaciones de género, e involucra, ella sí, a todo aquello que tiene que ver con relaciones entre los sexos, que son mucho más que dos, y sin diferencia de edades, es decir, también la infancia y la vejez».

Ante semejante pugnacidad sólo me queda tirar la esponja, la toalla y hasta el taburete. Y pensar en cuánto más fácil sería, en tal caso, si resulta que en la violencia de género también entran los ancianos y los niños, hablar de violencia contra las personas, o simplemente, en según qué casos, violencia familiar. Pero si les quitas el género, las feministas rugen. En fin, por mi parte, y por joder, al escribirles a mis amigos latinos, que ignoran olímpicamente el “vosotros”, siempre seguiré dirigiéndome a  ellos con un “ustedas y ustedes”. Contra tales memeces sólo ayuda ponerlas en ridículo.

 

Weiß/Colonia, 26.11. (1)

Jokers es una cadena de librerías de ocasión que también se dedica a la venta postal, y nos deleita cada trimestre con su nuevo catálogo. Está muy bien compuesto tipográficamente, de modo que en verdad incita a la compra. Y tiene como sistema el de hacer citas ad hoc en las páginas del mismo.

Así, en las correspondientes a los libros para la gente joven, Goethe: «La generación actual siempre descubre lo que la vieja ya ha olvidado». Entre los de viaje, Stendhal: «El mundo es como si fuera un libro del que nada más se ha leído la primera página, cuando sólo se conoce la propia patria». Entre los de cocina, Samuel Butler: «Un estómago sano es algo típicamente conservador. Apenas hay un radical con una digestión sana». Entre los libros sobre wellness y salud, Françoise Sagan: «Para el bienestar de una mujer, las miradas admirativas de los hombres son más importantes que las calorías y los medicamentos». Entre los libros para melómalos, Heine: «La música en los cortejos nupciales me recuerda siempre la música de los soldados que van a la guerra», y Tilmann Horch, un practicante en Jokers: «Después de cuatro años en la redacción de este catálogo, he aprendido algo. Ahora sé que el jazz es verdaderamente música». En el apartado de los CD, Jules Renard: «Todos tenemos en el corazón un organillo que no quiere enmudecer». Y en el de los DVD, Igor Strawinsky: «En Hollywood, a los entierros es difícil diferenciarlos de los estrenos de películas».

 

 

Weiß/Colonia, 26.11. (2)

Decididamente, esta es una semana de frases. Cito ahora de Nuria Amat, de una página que le dedican en el último número de Nexos: «Los amores imaginarios son, sin duda, los más reales. Se inventan y multiplican, porque no se puede vivir sin ellos».

En este último Nexos, por cierto, hay tres artículos buenísimos dedicados a Darwin, en especial uno escrito por la única novelista que ha retoñado en el árbol genealógico del patriarca.

 

Weiß/Colonia, 26.11. (3)

 Circula ahora por internet otro apócrifo más, esta vez le cargan el muerto a Vargas Llosa y es una diatriba contra el Che Guevara. Basta leer el párrafo introductorio y cuando habla de una ciudad llamada “la Havana” [sic] para darse cuenta de que no es de Mario. Mi amigo paisa José María me escribe desde Medellín que aunque no sea de Vargas Llosa hay mucho de verdad (si no todo) en ese texto, pero que el Che fue, es y será muy atractivo, como mito generado por los medios de comunicación. Yo le explico por qué a mí, crecido en el peor franquismo, nunca me gustó el Che, ya que era autoritario, enemigo de la libertad de prensa y partidario de la pena de muerte, y de eso tenía yo bastante con el general inferiocre. Amén dello, pudiera añadir que el Che predicaba internar a los homosexuales en campos de concentración, para “reeducarlos”.

José María me contesta que allá, en Colombia, trascendió poco «sobre Franco y sus atrocidades (aquí muchos estamentos, empezando por la iglesia lo apoyaban)», y yo le arguyo: «Nómbreme un solo hijo de puta a quien no haya apoyado la iglesia, y me convertiré sin más al catolicismo».

 

Weiß/Colonia, 27.11. (1)

Juan Gabriel ha escrito para El Espectador, de Bogotá, una excelente columna sobre Camus y el traslado de sus restos mortales al Panteón, estableciendo de paso un diáfano paralelo entre Camus y Sartre. Le dejo un comentario: «Hay algo más que diferenció a Camus de Sartre, mi querido y admirado Juan Gabriel. A sus 44 años, Camus aceptó con humildad el Nobel, aun pudiendo presumir de ser el segundo autor más joven en obtenerlo (después de Kipling, quien lo recibió veinte días antes de cumplir los 42). En cambio Sartre lo rechazó, y era su buen derecho, pero no la fundamentación de su rechazo: que se lo debían de haber concedido en otro momento… léase: antes, o sea, hablando en plata, en vez de a Camus tendrían que habérselo dado a él. Y para más inri, años después, en un momento de escasez de peculio, hizo preguntar a la Academia Sueca (que no aceptó el rechazo, y lo sigue incluyendo en su lista de premios) si no podían transferirle la plata con que están dotados. Siempre fue miserable, pero ahí se superó. Vale».

 

Weiß/Colonia, 27.11. (2)

FronteraD en pantalla, por fin. Pienso, un poco preocupado, un poco curioso, cómo reaccionará un público internauta frente a las anotaciones de este mi dietario, más que diario. En cualquier caso tengo la firme resolución de seguir escribiéndolo exactamente igual que hasta ahora, para los amigos que lo leen desde hace meses (en algún caso años), para mis afinidades selectivas, como no dijo Goethe. Pero ahora adiós a la pantalla del ordenata, en la del televisor me espera The Naked Spur, una de las mejores pelis del binomio James Stewart/Anthony Mann. Agur.

 

Weiß/Colonia, 28.11. (1)

Chispea pero no llueve. Salgo con la bici para comprar la revista quincenal con el programa de la tele. Aún no es mediodía pero ya está abierta la taberna de la calle principal, entre la oficina postal y la farmacia, y van llegando a ella los primeros parroquianos (en realidad, me digo, los borrachines del pueblo, que empiezan tempranito a trasegar). Y sigo luego a casa de Margot & Uwe para que el buen Uwe me escanee la foto en la que estoy sentado bajo el toldo de un restaurante de París llamado Fandango. El nombre se lee en letras rojas, algo deslucidas por la intemperie, encima de mi cabeza. Es una foto que me ha pedido Raúl desde Guatemala, para ilustrar la edición centroamericana del libro de mis fandangos. Todo sea por la causa.

 

Weiß/Colonia, 28.11. (2)

Entre las coplillas de mi Cante chico, que son de 1963, hay una que dice:«San Ambrosio caviló / que pensado Dios, existe. / Para el tonto, pues, no hay Dios». Recién hoy, casi medio siglo más tarde, caigo en la cuenta de que ese Ambrosio debe de ser el de la carabina, porque el del argumento ontológico es san Anselmo. Así pues, ay, mi alzhéimer viene de larga data, tiene pedigrí.

 

Weiß/Colonia, 28.11. (3)

Anoche me acosté  a eso de las tres de la madrugada, y hoy a las 8.30 a.m. sonó el teléfono y era Oskar, preguntando si podía pasar el fin de semana con nosotros. Ni quise decirle que no, ni tuve corazón para hacerlo, porque ya le dije que no el sábado pasado, por estar invitados esa noche a la fiesta del 75º cumpleaños de Leonardo, y se quedó muy triste. También es verdad que Oskar quizás sea el único consuelo real que tengo en la vida. Lo adoro y él a mí, no somos abuelo y nieto, sino compinches, cómplices. Y no pienso privarle de un solo minuto que quiera pasar conmigo. Con el escaso tiempo que me debe de quedar, sería de lo más irresponsable.

[Escribo esto ya entrada la noche mientras estoy haciendo tiempo para ver mi primer post en el blog Urbi et interneti de FronteraD. Parezco una primípara].

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorSer felices
Artículo siguienteEl medio ambiente y su polémica
Ricardo Bada
Ricardo Bada (Huelva/España, 1939), escritor y periodista residente en Alemania desde 1963. Autor de numerosísimos libros, desde La generación del 39 (cuentos, Nueva York 1972) a El Canto XXV (novela breve, Copenhague), es o ha sido colaborador de medios como Revista de Occidente, ABC y Cuadernos Hispanoamericanos (España), El Espectador y El Malpensante (Colombia), Nexos, La Tempestad y La Jornada (México), La Nación (Costa Rica)…

7 COMENTARIOS

  1. FronteraD inició con paso
    FronteraD inició con paso firme, Y en hora buena, por don Ricardo Bada y su diario, el cual ilustra con sus inteligentes anotaciones, como la que en este caso trae sobre el bodrio atribuido a Neruda.

    Desde Medellín-Colombia, Luciano Londoño López

  2. Buena faena la para
    Buena faena la para registrarme. Ahora estaré por estos lados con frecuencia.
    TAmbién quedé prendado del DESQUEHACERADO de tu amiga de Managua (¡Arriba Sandino, abajo el cretino!) Por lo demás, ya conocía algo de tu diario por cuenta de Oscar Domínguez.
    Hasta pronto

  3. ¡Bienvenido a la blogosfera,
    ¡Bienvenido a la blogosfera, Bada!
    Adhiero a tu opinión sobre el artículo de Pérez Reverte. Nuestra presidente, la inefable Cristina I de Argentina, me tiene podrida con sus “ciudadanos y ciudadanas, compañeros y compañeras, niños y niñas, ancianos y ancianas, legisladores y legisladoras”. Pero lo peor de todo es el tonito doctoral con que se refiere a sí misma como la “presidenta” de los argentinos.
    En cuanto a la violencia de género… la violencia es violencia, ante todo, y me parece mucho más exacto decir violencia familiar o violencia doméstica por lo siguiente: un hombre violento no ejerce la violencia sólo sobre su esposa y sus hijas, sino sobre toda la familia, varoncitos incluidos.
    Me quedé pensando en el “desquehacerado” y en lo distinto que hablamos los latinoamericanos entre nosotros. Acá en Argentina, un “desquehacerado” vendría a ser alguien que “está al vicio”, por decirlo finamente…

  4. ¡Buenas!
    Ahí vamos.
    Las damas

    ¡Buenas!
    Ahí vamos.
    Las damas primero. (Los caballeros, ¿me permiten?)

    “Desquehacerados”
    Parece que la dama quiso decir “vagos”, es decir: sin quehacer. En algunas de las republiquetas latinoamericanas he leído la propaganda de mercados, supermercados e hipermercados, así como hipertenso, etc.
    El quehacer es la actividad, el no quehacer es la inactividad, entonces perfectamente podría haber dicho “inquehacer”, en vez del prefijo “des”. Así como des-tetar o des-tapar.
    Lo contrario del Santo Padre que es un hiperquehacerado, es decir: una persona muy atareada, con muchas tareas. Una persona que tiene mucho quehacer es un quehacerado, y uno que no tiene nada que hacer (ahora separadito) podría ser un inquehacerado.
    O podría haber usado la “a” que denota privación o negación “aquehacerado”.
    Pero, para terminar con el Santo Padre, aquí la “a” no me sirve, porque atareado significa con muchas tareas, y si en vez de tarea uso…
    ¡Perdón!
    Voy a poner otro ejemplo: “El pato Donald es un asexuado”. Suena impecable.

    Mr. Berger tiene opiniones que traducidas, mejor dicho mal traducidas, pueden sonar mal, en una de ellas se refiere a la “certeza del quehacer de los militares, pues son los únicos que saben para que sirven”. Me parece que está en Wikipedia. ¿Para qué sirven los militares?

    Neruda ha escrito cosas peores. Tiene algo así como “Alabanza y Defensa de la Revolución Chilena”, que son unos textos que dan miedo, que son increíbles, no creíbles, descreibles. Pero con publicarlos Neruda no sufrió ningún descrédito. ¡Dale con el “des”!
    Esto se llama “joder la pita”, aunque en los antros semióticos se le conoce como “cultivar perplejidades”. “Descrédito”. “Des-criteriado”… Estoy empezando a echar humito… Eso es: un des-criteriado… Pero (el árbol de los peros es inmenso), creo que este tema debe ser tratado por una mente académica: Pérez-Reverte, ¿por qué no?

    Orson Welles
    Desde la Eternidad

    PD: Por favor no me traten mal a Cristinita, que en la visita al Santo Padre, con su colador para tallarines se veía muy sugerente. Mejor que la chilena, que fue “a cabeza des-calza”, así como el título de la novela de Brian Aldiss (Barefoot in the head). Pero, de negro, las dos parecían arrepentidas pecadoras al lado de la blanca santidad del Santo Padre (que nunca se ha arrepentido de nada). Y no sé si se dieron cuenta, cuando Su Santidad le tiende las manos a la chilena, ésta, en una frescura total, le toma las dos manos. Claro, así el Santo Padre se quedó con las ganas de “cacharla” (descubrirla) si era de izquierda o de derecha.

  5. Muy interesante el diario del
    Muy interesante el diario del señor Bada. Lo seguiremos leyendo. Batik

  6. Trabajaba yo, Ricardo, allá
    Trabajaba yo, Ricardo, allá por los noventa en la Consejería de Educación, perpetrando (con otros compañeros, que la culpa no es sólo mía, ¿eh?) los Diseños Curriculares de lo que habría de ser la LOGSE andaluza, cuando discutía (saliva inútilmente perdida que podría haber sido empleada en otros menesteres más productivos) con mis compañeras co-educativas temas como el expuesto por el infausto Arturito Perez Revertín en su artículo (con el que estoy de acuerdo, aclarando, sin embargo, que no ha descubierto América). Aducía yo el argumento, creo que claro, simple, llano y razonable, de la ley de economía lingüística. Y ellas, erre que erre, paranoicas perdidas con el asunto de un lenguaje inventado por los machos, como todo, para joder bien jodidas a las féminas y dejar clarísimo su poder. Les argüía yo, medio de cachondeo, que si había que decir médica, arquitecta, matemática, etc… también habría que contemplar, en justa correspondencia, la posibilidad de periodisto o cineasto… Cuando, rabiosas, protestaban porque todos los insultos escatológicos utilizaban el nombre de características sexuales secundarias femeninas (ej, “eres un coñazo”), les salía yo al paso “eh, eh, ¿y que pasa con “eres un huevón”, verbigracia?). Varios años duraron esos rifirrafes que no sirvieron absolutamente para nada. Finalmente, se publicaron sus documentos para una enseñanza y uso no sexista del lenguaje, llenos de tonterías, y también aparecieron en BOJA leyes referidas al tema, de manera que redactar un informe escolar se convirtió en un auténtico martirio chino (alumnos y alumnas, profesores y profesoras, etc.) para cualquier persona sensata. Y, lo que son las cosas y lo que puede la pesadez, hoy hasta yo cuando envío una carta colectiva, por ejemplo para anunciar algo de “El fantasma…”, para evitar susceptibilidades comienzo: “Estimados/as amigos/as…”. Lo dicho: “si no puedes vencerlas, únete a ellas”. En la medida en que te lo permitan, claro. Jeje.

Comments are closed.