De películas – 14

0
184

ola, H

hace mucho tiempo que no te escribo

hace mucho tiempo me preguntaste algo y no supe contestar

pero

ya sé por qué veo tantas películas y por qué no puedo leer ningún libro, hace muchos meses que no leo nada, solo para el trabajo o lo que leo por la calle y el suelo

es porque siento mucho el frío y las películas son cálidas y los libros azules y oscuros, de páginas finas

ellas me ayudan

siento mucho el frío y me hace daño, siento que caigo y no puedo seguir

cuando intento leer no puedo seguir, entristezco y veo un vacío de letras de izquierda a derecha

he perdido

el mundo está cerrado como un puntito

fino y recto como una línea

sin embargo

con las películas, las siento cercanas, veo, los rostros y voces, las miradas, las carreras, el paisaje y el cielo, las motocicletas y los platos de comida

hay mucho dentro, el interior caliente de una lata de piña

está ahí

sé que ellos no existen y que además hay alguien dirigiendo y colocando las luces y decidiendo el montaje final y que todo es parte de la realidad, pero podría llegar a tocar las formas y el olor

sabes

sabes que no me gusta verlas en versión original, busco aquellas dobladas, ahora estoy junto a las de Wong Kar Wai y Zhang Yimou, no quiero leer lo que dicen ni escuchar el idioma del país (sea cantonés o portugués), quiero entender lo que dicen y ver hablar, mover los ojos

todo a la vez

entrar en mí

son caricias

estoy por las noches en China, la época de Mao, el Hong Kong británico, la China anterior a la invasión japonesa…

demasiados países como piedras y harto…

mejor que todos usamos (creábamos) metáforas, la madrugada es como un cuenco de sopa a punto de quedarse fría…

ese momento…

el frío es como…

no puedo con el frío del amanecer y la luz leve del sol y echo de menos el calor de los anocheceres cuando…

estamos en abril y todavía hace mucho frío, no sé muy bien cuándo empezó (empezaba) el frío, siento que hace mucho tiempo ya, ya no me acuerdo, tampoco hay un día ya, solo que los días y las noches viven frías como las páginas de un libro en blanco y negro ya

mejor arda

las películas como todos nuestros cuencos de sopa de puchero, las dos manos alrededor de los cuencos

sigo esperando el calor, la verdad

dicen que en mayo llega y llegará, espero

aunque

tengo ganas de volver a leer y ver alguna película proyectada sobre los muros

sentados en una silla de madera, un perro ladra e interrumpe la proyección, ladra a la actriz de la pantalla

durmamos leyendo

escrito.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí