De zarapitos, insipientes y otros gallegos…

1
105

 

…No eran zarapitos (para entenderlo, leer mi anterior entrada), pero todavía no puedo decirles el nombre de esos graciosos pajarillos, agrupados en el genérico “correlimos”, que comen insectos o algo parecido –agrupados en plan cooperativo-, en las orillas limosas de lagunas, playas, etc., y que se localizan precisamente en la Costa da Morte. Lo encontré pero no tengo aquí el libro. Los zarapitos son bastante más grandes.

 

Encontré un clásico falso amigo del inglés, esta vez perpetrado por una corresponsal de El País en Washington. Se trata de la traducción del inglés disorder por “desorden”, cuando debe traducirse por trastorno. Es un término muy común en medicina y psicología; mis queridos colegas que fueron suelen saberlo. La frase era: “El Ejército no ofrece ni tratamiento hormonal ni la cirugía para el cambio de sexo para los internos con un desorden de identidad de género” (caso Manning).

 

Estoy acabando el libro Los escritos de Sarmiento y el siglo de Feijóo (1901) cuyo autor fue un tal Antolín López Peláez, “ex magistral de Lugo”, una verdadera joyita que acaba de sacar Edicións do Cerne en facsímil, con sus múltiples erratas y todo. El trabajo del ex magistral es hercúleo, pues nos resume y glosa toda la apasionada obra de Sarmiento en defensa de su paisano Feijóo (que según parece debió de armarla buena en el XVIII con sus ideas avanzadísimas, ¿quizás ya en la onda enciclopedista?) y también muestra la enorme erudición y curiosidad del P. Sarmiento en la botánica, la economía, la historia, la pedagogía… Lo admirable es que el libro sea… ameno. Sí, y además curioso, informativo, y certero muchas veces. No tiene paja, aunque la forma de escribir haya cambiado mucho:

 

“Uno de los principales adversarios del Teatro Crítico había asegurado que los paisanos del autor estaban reputados por gente insipiente. Feijóo, en su Ilustración Apologética, no tuvo empacho en darle la razón, confesando que `realmente es así´”.

 

No conocía esa palabra, que parece haber desaparecido a favor del término “ignorante”.

 

En otro capítulo comenta la Defensa de las Mujeres de Feijóo, al hilo de lo cual el magistral recuerda las “inmortales Partidas” del rey Sabio, donde este da por causa para alejarlas del foro que “cuando las mujeres pierden la vergüenza, es fuerte cosa de oyrlas e de contender con ellas”. ¡Al menos el rey era sincero! ¡Ya entonces nos veían como peligrosas en el ámbito público!

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorEnvidia de EE.UU. y nostalgia del viejo sindicalismo
Artículo siguientePágina 10. El músico
Anunciata Bremón
Soy coruñesa con algo de portuguesa, recriada en Madrid. Como tengo tendencia a la dispersión, estudié Ciencias Políticas. Aparte de varios oficios de supervivencia, he sido socióloga, traductora, documentalista y, finalmente, editora y redactora en El País durante veinte años. En mi primer colegio de monjas tuve la suerte de aprender bien latín. Pasar de las monjas al instituto público Beatriz Galindo de Madrid, donde enseñaban Gerardo Diego, Manuel de Terán, Luis Gil…, fue definitivo para cambiar de fase. Creo que si falla el lenguaje, falla el pensamiento y falla la razón.

1 COMENTARIO

  1. Gracias por la reseña,
    Gracias por la reseña, intentaré conseguir el facsímil en mi próximo viaje.
    Cuídate

Comments are closed.