Del retiro en masa de los campeones del mundo

0
228

 

Para un fanático del fútbol europeo, el fin de semana pasado fue, posiblemente, lo más cercano que se puede llegar al paraíso terrenal: la final de la Copa de Alemania; el desenlace de una de las mejores temporadas de la Premier en la historia; la despedida de Del Piero, un héroe monumental, de las filas de la Juve; de hecho; el descenso en ultimo minuto del Villarreal. En fin, un sin fin de historias para alimentar la mente, la memoria, pero sobre todo la emoción, que es de lo que vive el fútbol.

 

El Manchester City se llevó los titulares, y su primera liga en 44 años nos proporciona la excusa perfecta para mirar atrás a aquel equipo de los celestes que hacia finales de los años 60 marcó el período más exitoso en la historia del club, ganando la liga en 1968, la Copa en 1969 y consiguiendo el doblete de Copa de la Liga y Recopa de Europa en 1970, siempre bajo las riendas del legendario Joe Mercer.  

 

Pero para unos enamorados de la nostalgia como nosotros el éxito no se puede medir solamente en medallas, y la partida de Del Piero de la vecchia signora coincide con el retiro de un buen número de compañeros de una selección que prometió y prometió durante una década, hasta que finalmente, en el 2006, con la ayuda de uno que otro muchacho y el empuje emocional de arrebatarle a domicilio la gloria a su eterno rival, Alemania, logró proclamarse campeona del mundo. En definitiva, que nuestro encomio de hoy va dirigido a Italia.

 

Porque si Alessandro Del Piero ha estado en todas las jugarretas que el destino le ha tendido a la Juve en los últimos 20 años (y el destino no ha sido indiferente con los equipos italianos en este lapso), pues también lo ha estado el Pippo Inzaghi en las del Milán en los últimos diez. Y son precisamente los rossoneri los que con esta campaña se han propuesto cerrar un ciclo que hace tiempo se estancó en el pasado. Ahora que Berlusconi se ha visto libre de tareas y conflictos políticos, el Milán ha iniciado un proceso de renovación que pasa por la salida  de una serie de jugadores, míticos, eso sí, que desde hace tiempo dejaron atrás sus mejores años. Entre ellos cuenta el propio Inzaghi (38), como no, pero también Gianluca Zambrotta (35), Alessandro Nesta (36) y Genaro Gattuso (34).

 

Del Piero, la promesa de una Juve con Vialli, Ravanelli, Deschamps...Enumerar los títulos que cada uno de ellos ha conseguido a nivel de clubes no tendría ningún sentido y ameritaría una entrada completa en este blog. Baste con recordar que Del Piero fue parte fundamental de aquel Juventus indomable de los 90, que disputó finales consecutivas de Copas de Europa contra el Ajax, el Borussia Dortmund y, por supuesto, el Madrid de Heynckes, perdiéndolas todas, menos la primera. De hecho, el Pippo Inzaghi también estuvo allí, en la última de esas finales, en la que Zinedine Zidane deslumbraría a Florentino Pérez, quien aún no era presidente del Madrid.  Pero el Pippo se haría ídolo, inolvidable, en realidad, en las filas del Milán, a las que llegaría en el 2001. Para entonces ya Gattuso estaba en el mediocampo del equipo, dándole libertad a otra leyenda: Andrea Pirlo. Poco después llegaría Nesta (2002) para hacer dupla con Paolo Maldini, anclando una defensa que constituiría la base del éxito monumental de los años 2003-2007, en la que el Milán ganaría la Champions, contra la Juve de Del Piero y de Zambrotta en 2003, solo para regalársela al Liverpool de la manera más insólita en 2005 y después reclamarla de nuevo en la revancha ante el mismo rival dos años más tarde.

 

El sello de lujo de esta generación, sin embargo, habría de llegar con la selección – una Italia cuya moral se había visto destruida tras la derrota en casa ante Argentina en 1990 y unos penaltis inolvidables en la final de Los Angeles en 1994. Otros penaltis mostrarían el lado cruel de la suerte a Del Piero en los cuartos de final de Francia ’98 ante los locales y significarían la entrada a la selección absoluta de los jóvenes baluartes de aquella Italia: Pero el preciado título escaparía el destino de Italia nuevamente, cuando un “gol de oro” de Trezeguet otorgó a Francia el honor de convertirse en campeón vigente de Europa y del Mundo simultáneamente. La infamia parecía el único legado de esta selección tras desafortunadas participaciones en el mundial de 2002 y la Eurocopa de 2004, así como un nuevo escándalo de corrupción en la Serie A que involucró tanto al Milán como a la Juve.

 

Hasta que apareció el sino inexorable de la retribución. En Alemania 2006 el público italiano vio la oportunidad perfecta de vengar la osadía de los teutones, quienes 16 años antes se habían coronado campeones en suelo latino. Sin embargo, para entonces las figuras de Del Piero e Inzaghi, Gattuso y Nesta, se consideraban demasiado viejas como para ser verdaderos protagonistas. Era el turno, se creía, de Grosso, de Toni, de Gilardino.  Y lo fue, de hecho, con el ligero detalle que el eje creativo de la azzurra fue un vejestorio de 31 años que dejaría su marca en el fútbol para siempre: Alessandro Del Piero.

 

Hoy se despide uno de los grandes de los últimos tiempos. Acabará en Qatar, como Raúl, otro grande de la misma generación, o en Nueva York, quién sabe. Pero en nuestras mentes vestirá siempre de blanco y negro, o de azul, junto con el resto de una generación que vino a dar la cara justo cuando todos la daban por fracasada. 

MONTAGUE KOBBE es un ciudadano alemán con nombre shakesperiano, nacido en Caracas, en un país que ya no existe, en un milenio que ya pasó. Estudioso de la lengua, de todas las lenguas, una década de exilios y academias lo han convertido en un especialista del timo escrito que encanta con espejos y humo a todo tipo de serpientes. Como prueba de ello, su trabajo ha aparecido en la prensa digital y escrita de más de media docena de países, desde Argentina o Venezuela, pasando por Jamaica, Trinidad y Antigua, hasta llegar al viejo mundo, a España y Gran Bretaña. En The Daily Herald de la isla de Sint Maarten escribe, desde 2008, acerca de cultura y literatura caribeña y latinoamericana y a partir de junio de 2011 El nuevo herald de Miami publicará una serie acerca de literatura contemporánea venezolana. Ha sido traductor, editor, corrector y portador de cafés en el pasado, aunque el gran reto ha sido siempre, y lo sigue siendo, pagarse el vermut de la tarde con cuentos y novelas. Como la esperanza es lo último en perderse, ha decidido repartir sus sueños entre Madrid y una recóndita roca en el Mar Caribe, llamada Anguilla.   ADOLFO JOSÉ CALERO ABADÍA Investigador venezolano (Caracas, 1978). Es licenciado en letras por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y licenciado en Artes, Mención Cinematografía, por la Universidad Central de Venezuela (UCV). En el período 2007-2008 cursó estudios en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB, España), obteniendo el título de Maestría en Técnicas Editoriales. Ha publicado algunos trabajos y artículos relacionados con la literatura, el cine y la fotografía en revistas como Logotipos, Escritos o Dramateatro. Ha sido profesor de iniciación al guión cinematográfico en el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) y ha colaborado con diversas editoriales en España y Venezuela, labor que prosigue en la actualidad. Actualmente es profesor en la Escuela de Artes de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y cursa la Maestría en Literatura Comparada (UCV).