Desde el corazón del faro

0
344

Ser farero no habilita una mirada ni una sensibilidad particular ni una filosofía ni un talento específico. Pero cuando durante cerca de dos décadas un farero se dedica a observar el horizonte y a fotografiar a diario fenómenos atmosféricos, luces, sombras, meteoros que a menudo parecen sobrenaturales, y el que lo hace tiene además la perseverancia, las herramientas y el talento del pintor que se refugia en el corazón del faro para recrear emociones que solo se pueden plasmar de esa manera, tenemos los ingredientes para una refracción, una forma de contemplar el mundo. Pedro Pertejo lleva mucho tiempo depurando esa pasión de mirar y de olvidarse de la referencia física del faro, como si hubiera ido a indagar en el mismo horizonte. No es de extrañar que en más de una ocasión pudiera contemplar el rayo verde. Aquí da un paso más en sus averiguaciones, al mostrar por primera vez (sobre tela) una parte mínima de esas preciosas fotografías y de hacerlas dialogar con la pintura, en una doble mirada que multiplica la sensación y el significado. “Traído de lejos” es un raro encuentro, y sobre todo algo que cada vez es menos común hallar en una galería de arte: la emoción.

Cuándo: Hasta el 22 de octubre

Dónde: Galería Egam. Villanueva, 29. Madrid