Diez mil elefantes. La expedición fotográfica de Manuel Hernández Sanjuán a Guinea Ecuatorial

0
398

En 1944, bajo mandato franquista, un equipo de fotógrafos y cineastas viajó a Guinea para retratar la vida colonial de aquella insólita España Negra en el corazón de África. Uno de esos “cazadores de imágenes” fue Manuel Hernández Sanjuán, quien tras dos años en el lugar amasó un archivo colosal, hoy ya olvidado. La historia de su expedición se recupera aquí narrada por Ngono Mbá, uno de los porteadores que participó en el extraño viaje que debía “documentar” las verdades inventadas de aquel régimen: esa memoria no memorizada que continúa siendo hoy el pasado colonial español.

Pere Ortín (Sagunt, España, 1968) es periodista y documentalista. Fundador del movimiento del #PeriodismoDaDá, fue durante diez temporadas reportero y presentador de Televisión Española y dirigió la revista de cultura viajera Altaïr Magazine. Ha escrito en medios como National Geographic, La Vanguardia, Geo o VSD y ha cultivado el reportaje en todo tipo de formatos por medio mundo. Ha sido guionista y director de películas documentales (El Gran Pachinko, Le Mal d'Afrique, Cazadores de imágenes y Africalls?). Ha producido largometrajes (La niña blanca) y documentales web interactivos (Los desiertos de Sonora), así como piezas de video arte, como My African Mind y My European Mind, que se han expuesto en Nueva York, Berlín, Londres, París, Milán, Toronto, Douala, Maputo y Ciudad del Cabo. Nzé Esono Embalé (Mikomeseng, Guinea Ecuatorial, 1977), también conocido como Ramón Esono o como Jamón y Queso, es un ilustrador y artista multidisciplinar ecuatoguineano afincado en El Salvador. Su obra plástica y sus fanzines han sido publicados en numerosos países de Europa y América. De formación autodidacta, el rango de sus influencias es amplio y diverso, de Manara y Moebius a Shaun Tan y Francisco Ibáñez. En su faceta de activista siempre se ha mostrado especialmente crítico con el régimen político ecuatoguineano. En un triste episodio de censura, fue detenido y apresado en Malabo en 2017, y pasó seis meses en el penal de Black Beach, una de las peores cárceles de África, a la espera de juicio y sin una acusación fundamentada, cuando el motivo real de su detención fue haber “injuriado y difamado” al presidente Obiang en la novela gráfica La pesadilla de Obi.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí