El año más sangriento de la historia de Colombia, según María Elvira Samper

0
173

“La profundización, especialización y escalamiento de la violencia, evidencian la debilidad del Estado y la fragilidad de la justicia, y dejan al descubierto, como nunca antes, que el Estado no tiene el monopolio de las armas ni presencia y control sobre todo el territorio, que no es catalizador o árbitro de los conflictos sociales y que carece de los instrumentos necesarios para enfrentar un fenómeno de múltiples cabezas que se extiende del campo a las ciudades”. (Samper, página 47)

La autora es periodista colombiana con larga experiencia en prensa escrita, televisión y radio. La Editorial Planeta Colombiana le propuso escribir un libro sobre el año 1989, tal vez el más sangriento en la historia de Colombia. La distopía 1984 de Orwell guiña en el título.

El libro se divide en un prólogo, tres partes y un anexo. La primera parte es un barrido a los problemas colombianos en 1989. La segunda es una descripción de los hechos en orden cronológico. La tercera son entrevistas a políticos, militares y pensadores que reflexionan sobre ese año. El anexo es la relación de las acciones de las guerrillas durante 1989.

En 1989 los carteles de la droga promovían cientos de acciones criminales contra quien se interponía en su camino, sean ministros, políticos presidenciables, candidatos de la Unión Patriótica –partido político surgido de la desmovilización del grupo guerrillero M-19–, fuerzas de seguridad del Estado, civiles desarmados… El principal objetivo de los jefes de los carteles era evitar que la extradición a los Estados Unidos fuera legal. Nadie estuvo a salvo de la orgía de violencia que superó la capacidad institucional para ponerle fin.

El presidente Virgilio Barco ocupó el poder de 1986 a 1990, capitán de un barco en llamas. Los grupos paramilitares, entrenados por mercenarios israelís y británicos, disputaban amplias zonas del país a las diversas guerrillas. Los esmeralderos se mataban entre sí. El Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), encargado de la inteligencia y contrainteligencia, jugaba con varias barajas y su sede fue destruida por un coche bomba puesto por el Cartel de Medellín. El narcoterrorismo volaba manzanas enteras y hasta un avión de pasajeros. Unos y otros pactaban bajo mesa, cambiaban sus alianzas –y por lo tanto de enemigos– al mejor precio. El asesinato del candidato presidencial del Nuevo Liberalismo, Luis Carlos Galán, el 18 de agosto casi hace zozobrar la nave.

El caos, tierra fértil para la rapiña, también impulsó la trasformación de la Constitución de 1886 en la nueva Constitución que surgiría en 1991. Poco a poco los partidos de izquierda, que jamás tuvieron opciones electorales –porque los mataban–, se consolidaron y en 2022 podrían ocupar la presidencia del país.

Francisco Gutiérrez Sanín dice en el prólogo que la Colombia de hoy se parece a la de 1989. Los asesinatos semanales de líderes sociales defensores de los derechos humanos y medioambientales, la ejecución de más de 250 desmovilizados de las FARC… Goteo de sangre que adormece a los ciudadanos en una “normalidad” siniestra. El libro recuerda el pasado para que no despertemos en una pesadilla.

 

1989, de María Elvira Samper
Primera edición: marzo 2019
Editorial Planeta Colombiana
ISBN: 978-958-42-7657-5
https://www.planetadelibros.com.co/libro-1989/292184

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí