El compromiso de permanencia – ‘El grito de Campanilla’

0
167

Existen al menos un par de opciones posibles para cada movimiento que realizamos. “¿Voy o no voy?”, “Should I stay or should I go?”, “digo lo que pienso o pienso lo que digo?”, “aparezco o desaparezco?”, “me levanto o sigo durmiendo?”… 

 

 El grito de Campanilla

 

Existen al menos un par de opciones posibles para cada movimiento que realizamos. “¿Voy o no voy?”, “Should I stay or should I go?”, “digo lo que pienso o pienso lo que digo?”, “aparezco o desaparezco?”, “me levanto o sigo durmiendo?”… Cada pulsión interna se ve respondida de alguna forma por otra opuesta. Por un deseo encontrado que la confronta y nos sitúa en un entramado perfecto de tensiones. Lo que pasa es que en la vida real nos olvidamos y nos ponemos dóciles y conformes con lo que sabemos repetir –ir al trabajo, comer, y según el grado hasta besar– y corremos dentro de la rueda de ratón sin percibir de ninguna manera esos movimientos internos. ¿Nos habremos vuelto planos? Será por eso que el teatro mola. Es multimedia en 3D. Para que no nos olvidemos de que tenemos más miga. La cuestión es que la vida cotidiana casi siempre es demasiado ordinaria y sucede que la necesidad de encontrar algún asidero para mirar adentro se hace imperativa. Por eso la gente va al teatro (aunque algunos crean que van sólo a entretenerse), y por eso uno de los temas centrales en la historia de la ficción es el de las relaciones de pareja. Y al igual que en una perfecta infinidad caleidoscópica, ahí está el espectador que tuvo que optar entre sus dos pulsiones –ir y no ir al teatro hoy–, asistiendo a ver una obra que pudo o pudo no ser escrita, ser interpretada o no por los estupendos Maya Reyes, Diego Quirós y Chema Coloma, hablar o no acerca de las pulsiones opuestas entre estar o no estar con esta persona, y la posibilidad de estar o no estar con esta otra…

 

Pero lo más interesante es que pudiendo interesar o no hacerlo, esta obra interesa. Pudiendo decir o no, opta por lo primero. Pudiendo repetir clichés y ponerse conformista o no, la respuesta es negativa. Hay algo fresco y tremendamente sugerente en esta puesta, que tiene que ver con elegir estar vivo. Con lo que se entrevé del deseo de estar, de mostrar, de querer, de pertenecer y de permanecer. Porque a veces el compromiso de permanencia es revolucionario, aunque el concepto lo hayan robado los mercados. Y es que este material actualiza y acarrea la realidad en la que vivimos con el respeto a la esencia de las cosas de una manera sutil y concreta. Y está bien que se diga, que se vea, y sobre todo que se meta mucha gente en las salas que trabajan por amor.

 

El grito de campanilla
De Sara Sánchez
Con Maya Reyes, Chema Coloma y Diego Quirós
Dirección: Andrés Rus
Nueve Norte, hasta el 22 de Julio.

 

Pelma y gris

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorReto 105: Un peón indigesto (II)
Artículo siguienteSobre Lucia Berlin: soledad y cremas solares
El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.