El lapsus de Basilio

0
281

 

basilio_marti_lapsus

 

Ya hemos hablado de jazz en alguna ocasión. Sabéis que no me siento a gusto en esos territorios musicales y me agoto intentando desenmarañar las armonías para ver si descubro las melodías, los temas… las canciones, en definitiva. La música instrumental la entiendo mejor como una sinfonía, una obra con su planteamiento, su nudo y su desenlace.

 

Desde mi punto de vista, los temas de cuatro minutos funcionan mejor como canción; es decir, con letra. Tampoco me emocionan esas composiciones instrumentales de estilo pop o rock. Parecen canciones a las que no se le ha sabido poner una letra porque a su autor se le daba mejor juntar notas que palabras.

 

Sin embargo, y a pesar del título, no puedo considerar un lapsus el nuevo disco de Basilio Martí, sino todo lo contrario. Es un acierto. Ahí he encontrado una tercera vía: música instrumental en la que no echas de menos la letra y en la que encuentras melodías a las que agarrarte para no perderte en el enrevesado laberinto armónico. Asociaciones de acordes que van a remolque del virtuosismo instrumental en algunos cortes para aparecer claras y rotundas en los temas lentos hasta encontrar un equilibrio casi perfecto en “Jon Frazier’s ballad”, el tema que, en mi opinión, reúne todas las características del universo musical de su autor.

 

Este disco ha estado mucho tiempo gestándose. Componiendo en su refugio de la sierra madrileña y grabando con el baterista Anye Bao y los bajistas Billy Villegas, Víctor Merlo, Dani Casielles, Javier Santana y Antonio Ramos “Maca”. Por supuesto, no podía faltar el homenaje a su maestro y amigo Antonio Vega, que nos regala un solo de guitarra de esos que nacen en el estómago y salen por los dedos.

 

Todos debemos felicitarnos porque haya salido “Lapsus”; aunque con muchas dificultades, la rueda sigue girando y, como decía Duke Ellington, “si suena bien, es buena”… Y la música de Basilio Martí suena bien.

 

@Estivigon

Nacido en Madrid en septiembre de 1962. A mí y a mi entorno, cada vez nos cuesta más definir a qué me dedico. Periodista de carrera durante quince años en la editorial GyJ, guionista de cine y teatro, productor de contenidos audiovisuales para museos y centros de interpretación, community manager en BMG Rights España, gestionando la identidad digital de un puñado de artistas, y músico. Aunque esto último me queda un poco grande; me considero un aficionado, pero, para bien y para mal, llevo veinte años metido de lleno en esta vorágine en donde me conocen más como Estivi. Discos grabados, conciertos, giras, noches… y muchos amigos.