El Ministerio de Ciencia y las ovejas eléctricas

0
252

 

¿A qué juega el Ministerio español de Ciencia e Innovación? Al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se le llena la boca con el desarrollo sostenible y la inversión en investigación, desarrollo e innovación (el famoso mantra de los que están en la pomada: I + D + i) para salir de la miseria y de una crisis que muerde a España con dientes de perro sarnoso y oxidado. Acto seguido, en un acto de coherencia paradójica, rebaja el presupuesto del departamento que dirige Cristina Garmendia y destituye al prestigioso director general de Ciencia para sustituirlo por un elemento de más peso político y menos ciencia. Cosas del querer administrativo, los sueños acaso eléctricos -y quién sabe si psicotrópicos- de quien mide cada paso con un sismógrafo de rentabilidad electoral a corto plazo.

 

El hasta ahora secretario de Estado de Investigación, Carlos Martínez, ex presidente del Consejo Superior de Investigaciones  Científicas, era un brillantísimo investigador con más de 400 artículos publicados, pionero en la integración entre el mundo de la ciencia y el de la empresa. Licenciado en Bioquímica y doctor en Inmunología por la Universidad Complutense de Madrid, había trabajado en distintos puestos de investigación en centros como el Departamento de Bioquímica de la Escuela Superior de Ingenieros Agrónomos, el Departamento de Inmunología de la Clínica Puerta de Hierro, el Instituto de Inmunología de Basilea, el Departamento de Inmunología de la Universidad de Umea (Suecia) y el Centro Nacional de Investigaciones Científicas de París. Fue jefe del Departamento de Inmunología y Oncología del Centro Nacional de Biotecnología de la Universidad Autónoma de Madrid. Amigo personal del presidente Rodríguez Zapatero, parece que a Martínez le sentó como un jarro de agua fría que Universidades fuera desterrado del campo de actuación de su ministerio, lo que hizo que se enfriaran sus relaciones con la ministra. La puntilla fue el severo recorte presupuestario para investigación en los caudales del año que viene, que será de un 15 por ciento. En el caso de Martínez, parece que pesaba más su perfil investigador y científico que el político.

 

Todo lo contrario que su sustituto, Felipe Pétriz, hasta ahora director general de Universidades, que acaso sirva para reparar los puentes rotos por la riada de las competencias que cambian de manos a golpe de decreto. Pétriz es doctor en Ciencias Matemáticas por la Universidad de Zaragoza y catedrático de Matemática Aplicada en el Centro Politécnico Superior de la Universidad de Zaragoza, donde ha sido secretario, subdirector de Docencia y subdirector de Alumnos y Relaciones Internacionales. Ha sido  presidente de la Red Universitaria de Asuntos Estudiantiles, así como
vicerrector de Profesorado y rector de la Universidad de Zaragoza entre 2000 y 2008. Según el Ministerio de Ciencia e Innovación, Pétriz Calvo ha participado en doce proyectos de investigación, la mayoría en colaboración  con empresas. Ha dirigido proyectos fin de carrera, tesinas de licenciatura y tesis doctorales.

Jesús Pintor Just es natural de Vigo. Nacido el 26 de diciembre de 1964, comenzó sus estudios de Biología en la Universidad de Vigo. Se trasladó a Madrid a finalizar dichos estudios licenciándose en el año 1989. Un año antes ya se había unido al grupo que la profesora M. Teresa Miras Portugal había consolidado en el Departamento de Bioquímica de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense, donde se doctoró en 1993. Durante los años 1994 y 1995, realizó su estancia posdoctoral con el profesor Geoffrey Burnstock en Londres, Reino Unido, para posteriormente reintegrarse a sus tareas docentes en Madrid. En la actualidad compagina sus tareas docentes e investigadoras con la figura de Subdirector de Investigación y Nuevas Tecnologías en la Escuela Universitaria de Óptica, dirigiendo a un grupo de 12 investigadores. En el plano científico ha publicado más de 100 artículos en revistas internacionales. Inventor de 12 patentes para el tratamiento de diversas patologías oculares y condrodisplasias, ha sido galardonado como mejor joven neuroquímico europeo (1994) y recientemente como mejor emprendedor de la Comunidad de Madrid por sus ideas para el desarrollo y explotación de las patentes de las patologías oculares y por la mejor idea para la creación de una empresa de base tecnológica. 
 Eduardo Costas. Es doctor en Biología, catedrático de universidad y doctor vinculado al CSIC. Iconoclasta por definición, ha trabajado en diferentes instituciones y desarrollado su investigación en diversos campos, básicamente en genética evolutiva y ecología de microalgas. Ha elaborado desarrollos aplicados (patentes, transferencia de tecnología). Siempre ha estado interesado en la divulgación científica. 
 Victoria López-Rodas. Coordinadora de ciencia. Es doctora en Veterinaria, profesora titular de universidad y doctora vinculada al CSIC. Trabaja en mecanismos genéticos de la adaptación de microorganismos fotosintéticos tanto a ambientes naturales extremos como a los efectos del cambio global antropogénico. Además es una de las mejores expertas en fitoplancton tóxico y sus efectos en aguas de abastecimiento, acuicultura y fauna salvaje.