El mirlo canta

0
331
«Paisaje lluvioso», por Teo Serna

 

El mirlo canta sus puntadas, consabidas y persistentes.

Las canta encima de hirsutos idiolectos derramados en un híspido bastidor sobre el que el mirlo canta sus puntadas cansinas.

El mirlo calla, en un respetuoso intervalo; y ese parco racimo de orondos menestrales (simples, tersos), penetra en sus viviendas, cabizbajos, como mirlos cariacontecidos.

La noche, dulce y seria, se aclimata.

Los calla a ambos una brisa correctora, a la cual las hojas se rinden, desplomándose, y a la que veneran solapas del carrizo y ladradas cardenchas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí