El pintor pintado

0
225

 

 

Mientras algunos suelen perder la cabeza por la pintura, otros pueden ganarla practicando el arte del lápiz o del pincel. Cierto es que Faba se hizo este retrato en pleno proceso de autorretratarse al óleo. Había decidido celebrar su 50 cumpleaños pintándose desnudo en un retrato de tamaño natural. Cuando llegó el octavo día del octavo mes del año, se tendió sobre una tabla de 2’10 metros de alto, y con un rotulador negro comenzó a trazar su silueta sobre el rígido soporte, estrecho como un féretro.

 

El dibujo que sostiene el pintor con su mano delante de su cabeza, fue un estudio previo realizado para el cuadro. Las proporciones reales del cuerpo con las de los dibujos realizados, permitían este tipo de juegos ópticos. ¿O, puede que se trate de un retrato más complejo de lo que este trampantojo pueda aparentar?

 

De la misma forma que el escritor en acción tiene una cabeza formada sólo por palabras, el pintor en el exilio que implica pintar un cuadro, sólo encierra dibujos, colores y pinceladas en su interior. ¿Qué retrato más fidedigno puede realizarse de un pintor, que con su cabeza dibujada sobre un papel?