El riesgo de enseñar literatura

0
203

 

Hace poco, en un colegio adoptaron al escritor Santiago Gamboa, lo cual significaba leerlo con diferentes grupos y luego, en el marco de la Fiesta del libro de Medellín, hacerle un homenaje.

 

Llegado el día de la invitación, cuando Gamboa entrara al patio rodeado de salones, encontraría la sorpresa: paredes empapeladas con su retrato y frases extraídas de sus libros. Luego sería invitado a sentarse a una mesa en la cancha cubierta donde presenciaría algunas intervenciones artísticas inspiradas en su obra. Pero antes de invitarlo al colegio, claro, había que acercarse a la obra.

 

El trabajo en el colegio comenzó y una profesora, sin leerla previamente, propuso la novela El síndrome de Ulises al grado once. La escogió porque con Ulises en el título creyó encontrar un tema de mitología griega. La sorpresa vino después cuando, en clase, y en una lectura en voz alta, pasaron por una escena con un alto contenido erótico. La profe suspendió inmediatamente la lectura. El pudor la consumía. En adelante se negó a seguir leyendo y pasó a continuar la clase con un tema sobre teoría lingüística.

 

Según la reseña de la editorial, la novela de Gamboa cuenta “la historia de un joven escritor que lava platos en las mazmorras de un restaurante oriental, evoca las voces de sus amigos y de sus numerosas mujeres en un vertiginoso testimonio de lenguas y pieles africanas, orientales, latinas y francesas.”

 

En adelante, los profes del colegio se dividieron en dos. Quienes consideraban a Gamboa un gran escritor y quienes un degenerado. Por un lado, los profes arriesgados y por el otro los cautelosos. Como gestor de fomento de lectura me he encontrado muchas veces con esta división entre los pedagogos. Los profes acartonados versus los provocadores. Los profes que los muchachos olvidan cuando crecen y los que nunca se olvidan. Quienes siguen las reglas y quienes se conectan con sus alumnos. En el caso de esta adopción, los profesores audaces sabían que el único riesgo que corrían los alumnos consistía en terminar enganchados con la lectura.

 

Cuando los profes se reunieron para tomar decisiones. Estaba clara su división, pero: ¿y los muchachos qué pensaban? La pregunta que se puso sobre la mesa en la reunión fue: ¿Y a los muchachos cómo les pareció la novela? Les encantó. A pesar de la suspensión de la lectura en clase, los muchachos siguieron leyéndola por cuenta propia.

 

Lea en FronteraD: Instrucciones para odiar la literatura

 

La evidencia fue contundente. Entonces vino el cambio en positivo. Los profes que no querían ni en pintura a Gamboa en el colegio recapacitaron y reanudaron la lectura. Fueron unos profes muy valientes. Redujeron su miedo inicial y se lanzaron a la aventura. Y fue un éxito. En el colegio leyeron, además, Una casa en Bogotá y Perder es cuestión de método.

 

Cuando invitaron a Gamboa al colegio, lo primero que se encontró al entrar fue un muñeco de año viejo. Pero este muñeco era diferente: estaba empalado, una representación de la primera escena de la novela negra Perder es cuestión de método. Una escena escalofriante, que a los muchachos les encantaba. El homenaje duró poco más de una hora y ni los muchachos ni los profes olvidarán la experiencia.

 

Ahora bien, en alguna oportunidad fui adoptado en un colegio de Medellín. Allí comenzaron a leer la novela Sabotaje y se repitió la historia. Al principio, las opiniones de los profesores se dividieron. Los primeros argumentaban que, si bien las palabras usadas allí son las que usan los muchachos, este tipo de lenguaje traspasaba la raya y no debería ser considerado como literatura. Además, les parecía incorrecto que el protagonista solo pensara en comerse a la novia. Bueno, no solo en eso, los profes también reconocieron que al protagonista también le preocupa su vocación profesional y la angustia de ir al ejército.

 

Con el pasar de los días, notaron que los muchachos no soltaban el libro. Entre los profesores, las tensiones se disiparon. Quedó en evidencia que la historia atrapaba, que no había riesgo, que los muchachos se identificaban con los personajes, las situaciones y el lenguaje. Como en la anécdota de Gamboa, los profesores que inicialmente tenían miedo se transformaron en unos valientes y arriesgados amigos de la lectura.

 

Entonces me invitaron al colegio. Durante la mañana, un muchacho me dijo: “en clase teníamos que leer el Popolvulh, pero preferíamos leer Sabotaje”. Y una chica me contó que, en la casa, haciendo tareas, la mamá le pidió que practicara en voz alta la lectura de la novela que le habían puesto en el colegio. Maliciosa, y sabiendo lo que se venía, ni corta ni perezosa, comenzó. La mamá saltó escandalizada. Pero luego hizo lo adecuado: le pidió que leyeran más. “Luego de dos páginas mi mamá estaba muerta de la risa” me dijo la chica y me confesó que habían terminado de leerla juntas.

 

Breve reseña de Sabotaje en youtube: https://www.youtube.com/watch?v=rcr2FFAx2ZI

 

De nuevo quedó ejemplificada la diferencia entre la literatura políticamente correcta para los colegios y la políticamente incorrecta. La correcta les encanta a los profesores, a los papás y, puede, puede, repito, que a los muchachos. La literatura políticamente incorrecta les encanta a los alumnos, pero no tanto a los profes ni a los papás. Aunque es posible que si los mayores toman el riesgo también terminen enganchados.

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí