El riesgo de pobreza en Europa: 122,3 millones de personas, un 24,4% de la población

0
563

En la Unión Europea, un 9% de la población sufre privación material severa. Hay variaciones muy importantes entre países, dado que por un lado nos encontramos con Finlandia, con sólo un 1,4% de su población en situación de privación material severa, y por otro se encuentra Bulgaria, con un 33,1%.

 

Uno de los objetivos que se ha marcado la Unión Europea para el año 2020 es haber reducido para entonces la pobreza en veinte millones de personas. A finales de 2014, de acuerdo con un resumen actualizado realizado por Eurostat sobre el estado de la cuestión publicado esta semana, había 122,3 millones de personas en riesgo de pobreza o exclusión social, un 24,4% de la población total de los 28 países miembros. Ese porcentaje esconde situaciones muy diversas, porque en tres países de la UE esa tasa supera el tercio de la población: Rumanía, con un 40,2%, Bulgaria, con un 40,1% y Grecia, con un 36%. Mientras tanto, en Finlandia es de sólo un 17,3%, en Suecia, del 16,9%, en Holanda, del 16,5% y en la República Checa no llega al 15%. 

 

También hay diferencias respecto a las dinámicas y a la evolución de la pobreza, porque si bien entre 2013 y 2014 la media comunitaria bajó del 24,5% al 24,4%, en países como España y Finlandia subió en 1,9 y 1,3 puntos porcentuales, respectivamente, mientras que en Bulgaria y Lituania bajó en 7,9 y 3,5 puntos porcentuales, respectivamente. (Si pincha en el gráfico, podrá verlo más grande).

 

 

 

Por edades, con una tasa del 27,8%, los niños se encuentran en mayor riesgo de pobreza y exclusión social que el resto de la población en veinte de los 28 países miembros. Las mayores diferencias entre la pobreza sufrida por los niños y el total de la población se observan en Rumanía, Hungría y Malta. En estos tres países, la tasa de pobreza de las personas entre 0 y 17 años se encuentra al menos 7,5 puntos porcentuales por encima de la que sufre la población general. En cambio, la situación es, de acuerdo con los últimos datos disponibles, algo mejor para los niños que para los adultos en Dinamarca, Chipre, Eslovenia, Alemania, Finlandia, Suecia, Croacia, Estonia y Noruega. 

 

El porcentaje de niños que viven en un hogar en riesgo de pobreza o exclusión social oscila entre el 14,5% de Dinamarca, el 15,6% de Finlandia y el 16,7% de Suecia hasta más del 40% en Hungria, Bulgaria y Rumanía. Los factores que más influyen en la pobreza infantil es la situación laboral de los padres, que está ligada a su nivel educativo, la composición del hogar y la eficacia de la intervención gubernamentel a través de soporte económico y servicios públicos.  

 

Las personas mayores de 65 años sufren menos riesgo de pobreza o exclusión social que la media (un 17,8%, frente al 24,4% de la población general europea). Ello ocurre, además, en 23 de los 28 países miembros. Luxemburgo es el país con menor tasa de pobreza entre los mayores (6,4%), mientras que Bulgaria es el país con la mayor tasa de pobreza en este colectivo, con el 47,8%. 

 

 

 

Evaluando cada una de las variables que componen la situación de riesgo de pobreza o exclusión social, obtenemos diferentes cifras. En situación de pobreza económica (ingresos por debajo del 60% de la mediana de cada país miembro) se encuentra el 17,2% de la población europea, después de transferencias sociales, es decir, teniendo en cuenta la intervención del Estado del Bienestar. Sin su papel, la tasa de pobreza económica en Europa sería del 26,1%.

 

Las mayores tasas de pobreza económica se encuentran en Rumanía y en España, con un 25,4% y un 22,2%, respectivamente, de la población, seguidos de Grecia, Bulgaria y Estonia, los tres con alrededor del 22%. Las tasas más bajas se encuentran en Finlandia, con un 12,8%, Eslovaquia, con un 12,6%, Dinamarca, con un 11,9%, Holanda, con un 11,6%, y la República Checa, con un 9,7%. 

 

En Finlandia, el porcentaje de personas en riesgo de pobreza antes de la intervención pública es del 27,6%. En España, del 31%. La pobreza que produce el mercado sólo dista cuatro puntos entre España y Finlandia, pero el Estado del Bienestar es mucho más eficaz en Finlandia que en España a la hora de reducir la pobreza, dado que la diferencia de tasa de pobreza entre los dos países tras su intervención se amplía hasta los diez puntos. 

 

 

En cuanto a la situación de España, en particular, Eurostat pone de relieve el hecho de que los ingresos medios bajaron un 1,9% al tiempo que la población en riesgo aumentó, lo que implica no sólo que el número de personas expuestas al riesgo de pobreza se ha elevado en España sino que su situación general ha empeorado

 

Otra de las dimensiones del riesgo de pobreza y exclusión social tiene que ver con la participación en el mercado laboral. El 11% de la población europea vive en hogares con muy baja intensidad en el empleo, es decir, en hogares donde los adultos entre los 18 y los 59 años (excluidos los estudiantes entre 18 y 24 años) trabajaron menos del 20% de su potencial durante los 12 meses anteriores a la realización del estudio. 

 

Si la media, como hemos dicho, es de un 11%, en Irlanda sube al 21%, en Grecia, al 17,2%, en España, al 17,1% y en Croacia, al 14,7%. Las tasas más bajas se encuentran en Suecia y Luxemburgo, con un 6,4% y un 6,1%, respectivamente. 

 

La privación material completa el dibujo de la situación de las personas afectadas por una severa falta de recursos. La privación material se define por incurrir en al menos cuatro de los nueve elementos siguientes: atrasos en el pago de la hipoteca, en el alquiler, facturas…; no poderse permitir una semana al año de vacaciones fuera de casa; no poderse permitir una comida con carne, pollo o pescado cada dos días; no ser capaz de afrontar gastos inesperados; no tener dinero para comprar un teléfono; no contar con una televisión en color por no poder comprarla; no tener capacidad de comprar una lavadora; no poder permitirse comprar un coche; y no tener recursos para mantener la casa caliente. 

 

Teniendo en cuenta todo esto, en la Unión Europea, un 9% de la población sufre privación material severa. Hay variaciones muy importantes entre países, dado que por un lado nos encontramos con Finlandia, con sólo un 1,4% de su población en situación de privación material severa, y por otro se encuentra Bulgaria, con un 33,1%. 

 

Pero un 38,9% de la población de la zona euro no podía a finales de 2014 hacer frente a gastos inesperados, lo que significa que casi un 40% de la población europea vive prácticamente al día y al límite.

 

 

Sígueme en twitter: @acvallejo