El suicidio: una enfermedad social de la mediana edad

0
398

Esta semana hemos conocido datos sobre las causas de mortalidad en España. Llama mucho la atención que la primera causa externa de muerte sea el suicidio. Ha crecido muchísimo en los últimos años en nuestro país. Y esta crisis ha sido un caldo de cultivo importante. Pero, ¿entre qué edades se da el mayor crecimiento?

 

En España, en 2014, murieron 395.830 personas. De ellas, 14.903 fallecieron por causas externas, es decir, no vinculadas a enfermedades, sino a accidentes, homicidios o suicidos. Son estos últimos los más abundantes entre las causas de muerte «externas» en España, con 3.910 fallecidos, de acuerdo con la estadística que esta semana ha hecho pública el INE, lo que implica que cada día se suicidan en España una media de diez personas (10,70, exactamente). Las víctimas varones (9.388) son casi el doble que mujeres (5.515). Así, mientras para los varones el suicidio es la primera causa de muerte externa, para las mujeres es la segunda, por detrás de las caídas accidentales.

 

Una de las primeras cosas que llama la atención cuando uno se acerca a los datos sobre suicidios es el importantísimo crecimiento que se ha observado en los últimos años. El gráfico bajo estas líneas muestra la serie histórica de suicidios: en 1980 causaron la muerte de 1.652, menos de la mitad que en el año 2014. El mayor crecimiento se observa en el inicio del periodo y hasta finales de la década de los ochenta, para comenzar un periodo de estabilización con ligero tono ascendente, para comenzar a crecer de nuevo con fuerza desde 2010 y hasta la actualidad. (Todos los gráficos pueden verse ampliados si se pincha en ellos). 

 

 

 

 

Nos vamos ahora a fijar en la evolución de los suicidios por edades y sobre todo en la evolución en esta última década, para que las tendencias sean más claras en los gráficos que vamos a mostrar.

 

 

Descubrimos que el crecimiento del número de suicidios ha sido especialmente importante entre las personas de 45 a 49 años y también entre las personas entre 50 y 54 años, además de entre quienes cuentan entre 40 y 44 años.

 

Se pueden inferir numerosas razones a que los suicidios crezcan sobre todo a esas edades en momentos de crisis, pero, al no contar con evidencia empírica, no nos atreveremos sino a esbozar alguna idea. Las edades en que más crece el suicidio son aquéllas en las que perder el puesto de trabajo o sufrir un revés económico es mucho más traumático que cuando se es más joven, se tienen menos responsabilidades y existe un hogar, el paterno, al que volver o al que pedir ayuda. Además, las expectativas de encontrar un nuevo empleo para los jóvenes son mucho más favorables que cuando se ha cumplido ya una edad más avanzada. 

 

 

 

 

El siguiente gráfico avala nuestra hipótesis anterior: los suicidios de los jóvenes entre 20 y 34 años no sólo no se han incrementado estos años, sino que en algunos casos se han reducido. Sorprende, eso sí, que entre los de menor edad, entre los de 20 y 24 años, se haya registrado un significativo aumento a partir del año 2011, pese a lo cual, se trata aún de cifras inferiores a las que venían siendo habituales en el cambio de milenio.

 

 

 

 

 

También destaca el crecimiento del número de suicidios de las personas con edades próximas a la jubilación, así como entre aquéllas que acaban de llegar al retiro.

 

 

 

 

Llama la atención lo que sucede a las personas entre los 50 y los 54 años: aumenta el número de suicidios entre los hombres y baja entre las mujeres.

 

 

 

 

 

Entre los 45 y los 49 años, que es la cohorte de edad en la que más continúan subiendo los suicidios, avanzan tanto en hombres como en mujeres:

 

 

 

 

¿Son muchos o son pocos los suicidios que hay en España? La respuesta a esa pregunta nos la puede dar la comparativa internacional. Eurostat tiene datos de muertes por suicidio de los años 2011, 2012, y 2013 y los da en número de fallecidos por cada 100.000 habitantes. En el año 2013, en España hubo 8,14 suicidios por cada 100.000 habitantes, por encima de los 7,43 de 2012 y de los 6,74 de 2011. Es una cifra superior a la de Grecia, donde en 2013 hubo 4,76 suicidios por cada 100.000 habitantes. Además, en España suben a mucho mayor ritmo que en Grecia, donde en 2011 hubo 4,2 suicidios por cada 100.000 habitantes y en 2012, 4,41. En España también hay más suicidios que en Italia (5,19). Pero muchísimos menos que en Bélgica (17,27), que en Alemania (11,79), que en Francia (15,47) o que en Finlandia (16,36).

 

 

 

 

 

 

Sígueme en twitter: @acvallejo