El tasador de cúpulas

0
228

 

 

Algunos piensan que vivir en una buhardilla es como hacerlo en una celda. Buhardillas son todas las semiviviendas de techo inclinado que se instalan bajo los tejados de dos aguas de los edificios; pero diferencias entre ellas, haberlas hailas.

 

Algunas buhardillas sólo reciben un chorro de luz por sus claraboyas, y el único paisaje que puede contemplarse desde su interior son las nubes. Otras sin embargo comparten panorámicas espectaculares con los áticos, las azoteas o los campanarios. La de Don Pedro, 7 era una buhardilla privilegiada en vistas.

 

San Francisco el Grande se elevaba por encima de los tejados colindantes como un globo aerostático de piedra. Desde la intimidad de su hogar podía testar día a día, hora a hora, los cambios de luz sobre la cúpula y su pareja de torres. Convivir a diario con un templo barroco apodado ‘el Grande’, transformaba su humilde buhardilla en una residencia importante.

 

 

Fotos: Vizcaíno