El vuelo libre de los pájaros

0
247

san_francisco_de_asis

Están pasando cosas importantes. Quizás, la perspectiva del tiempo nos permita, en su momento, apreciar la verdadera dimensión de todo lo que está ocurriendo.

Hace unas semanas, cuando la acampada de Sol estaba en plena ebullición, charlaba con un buen amigo mío sobre el movimiento que había comenzado. Fue muy desalentador comprobar que su única reflexión era que como estaba prohibido acampar ahí y estábamos transmitiendo una imagen nefasta desde la capital de España, había que desalojarlos y que diesen cauce a su protesta de otra manera. No sabes la de cosas prohibidas que se han hecho y la de personas que han muerto por ello para que tú y tu familia podáis vivir hoy como vivís, le dije. Sinceramente, creo que es un momento para reflexionar sobre otra manera de hacer las cosas. Hasta los músicos, un gremio que conozco bien y que, habitualmente, no se mueve por una causa común y se deja llevar, se ha puesto en marcha.

“Sol sostenido” es la asamblea de músicos que ha nacido a raíz del 15M. En su página de Facebook se definen como un “espacio abierto al debate, organización y acción de las asambleas de músicos nacidas a raíz del 15 M. Sugiere a todos tus amigos músicos e invítalos a opinar y participar”. Hay comentarios sobre intrusismo, sobre la necesidad de unirse, sobre la estafa de la Sgae…

¡La Sgae! Ese gran lobby. Qué bien se les ha dado lo de recaudar (no sé si existirá otro caso en el mundo, de una empresa privada que cobra un impuesto a todos los ciudadanos) y qué mal lo de comunicar. Hasta el periódico Público, de corte progresista, titulaba esta semana: “Desarticulada la cúpula de la Sgae”. ¿Hace falta comentar el sentido del titular? Vamos a estar pendientes; a ver a cuántos les acaba prescribiendo el delito.

Me consta que la programación de un teatro como el Real de Madrid se planifica con un año de antelación, pero qué buen momento ha coincidido para que Gerard Mortier, el director artístico del coliseo madrileño, cerrase su primera temporada con el estreno en el Madrid Arena, el pasado 6 de julio, de “San Francisco de Asís”, la ópera que Olivier Messiaen tardó ocho años en componer y estrenó en París en 1983. “Una ópera que habla de humildad, de alegría, de pájaros, de la felicidad posible, de fe y de valores morales” dice la crítica musical de El País. En palabras del propio Mortier, “en el mundo en que vivimos, Francisco de Asís nos cuenta que quizás sería bueno que nos alejáramos de nuestras ciudades, de nuestros coches, de nuestros móviles, de nuestros iPhones y que nos reencontráramos con la naturaleza, que observáramos el vuelo libre de los pájaros…” Él, que en el siglo XII se rebeló contra la opulencia de la jerarquía eclesiástica, hoy también sería un Indignado.

La mayoría de las acampadas se han levantado. Las asambleas se han trasladado a los barrios donde, en un buzón, cualquiera puede sugerir un debate sobre el que habrá consenso o no, pero tienen todo el tiempo del mundo para intentar conseguirlo. Evidentemente, no estoy de acuerdo o no me identifico con muchas de las cuestiones que se plantean en esas asambleas, pero estoy fascinado porque el pueblo soberano se haya levantado para hablar y buscar nuevos caminos. Siempre habrá quien diga que para qué, si las cosas van a seguir igual. Pues, de momento, ya ha aumentado a 961€ la cantidad que no te pueden embargar. Un respiro para muchos.

Soplan vientos de cambio y hay que largar las velas; a ver a qué puerto nos llevan.

@Estivigon

Nacido en Madrid en septiembre de 1962. A mí y a mi entorno, cada vez nos cuesta más definir a qué me dedico. Periodista de carrera durante quince años en la editorial GyJ, guionista de cine y teatro, productor de contenidos audiovisuales para museos y centros de interpretación, community manager en BMG Rights España, gestionando la identidad digital de un puñado de artistas, y músico. Aunque esto último me queda un poco grande; me considero un aficionado, pero, para bien y para mal, llevo veinte años metido de lleno en esta vorágine en donde me conocen más como Estivi. Discos grabados, conciertos, giras, noches… y muchos amigos.