Elecciones andaluzas II

0
300

Hay un lugar en Málaga, en el barrio del Palo. Es El Tintero, un restaurante. Al final de la playa.

Nos sentamos.

No se pide lo que uno quiere de la carta, sino aquello que El Tintero ofrezca. Los camareros salen de las cocinas cantando el nombre del plato y pasan entre las mesas.

Escuchamos.

Calamar a la plancha

Mejillones

Pulpo a la gallega

Rosada con alioli

Pulpo frito

Gambas a la plancha

Chanquetes (de China)

Bacalao con alioli

Croquetas de bacalado

Huevas fritas

Pargo a la plancha

Entrecot

Concha fina

La ensalada

Arroz

Ensalada de aguacate

Espetos

El que quiera levanta la mano o dice algo y si llega a tiempo lo tiene en la mesa. Cada tipo de plato tiene un precio. Al final se hace la cuenta con el número de acabados.

Una vende lotería entre las mesas también. Otro camisetas de fútbol. Otra cosas de África. Unos acróbatas hacen un espectáculo fuera y pasan la gorra entre las mesas. Otro pasa cantando Que yo cobro

Una plaza de Yamaa el Fna

Mejor escucharlo, las palabras escritas ahora son débiles. No acuden.

Pero.

En mi vida había visto algo similar. Es otro sistema, otra manera de gestionar un restaurante y dar de comer. El Tintero está lleno durante horas, con el mar a muy pocos metros. Es enorme. Imaginemos que fuera así, de este modo u otro modo. O pensemos por qué es de la otra forma, de la forma de siempre, de la forma a la que estamos acostumbrados, de la forma que tenemos ahí delante, de la forma que continúa. O pidamos el café solo y demos de beber a algo.

Recuerdo que cuando ya estábamos con el postre (sandía y melón) salió un plato por primera vez, aunque ya era tarde. Lo habríamos querido antes. Intento recordar qué era y no lo logro y solo lo sabe la voz de aquel camarero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí