En tierra estéril la mentira es coja

0
183

Aquí insistimos en el proceso de idiotización de la población guineana y hablamos de un esfuerzo por luchar contra las mentiras de Obiang

 

Fue en la entrega semanal anterior en la que hablamos de cómo Obiang, con un régimen incalificable, idiotiza conscientemente a los guineanos. Este proceso alevoso se lleva a cabo mediante el estorbo a la educación de las nuevas generaciones de guineanos y la desinformación, o la provisión de información falsa, descabellada, manipulada. Fue así que hace unos meses el régimen se felicitó por lo bien que le habían ido las cosas a Teodoro Nguema Obiang Mangue en el llamado bienes mal adquiridos en los Estados Unidos de América; para el régimen de Obiang, Teodorín fue absuelto de toda condena, hicieron saber los medios del régimen. No solamente hicieron un comunicado de autocomplacencia, sino que se hicieron felicitar. Pero las mentiras tienen los pies muy cortos, aunque de ello sólo se dan cuenta los que pueden saber más. Es este ánimo el que mueve al equipo de guineanos que ha hecho este video para explicar el estado de aquel asunto en que millones de nuestro dinero se regala a los que más tienen, cuando no se tira directamente al mar.

 

 

 

Para que los que puedan difundan este vídeo. Aquí colgamos originalmente.

 

Barcelona, 30 de octubre de 2013

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorCracovia no es solo una ciudad, y aunque lo fuera
Artículo siguienteLa importancia de un vino y unas aceitunas
Juan Tomás Ávila Laurel. Es un joven y prolífico escritor, residente en Malabo, donde ejerce como técnico sanitario. Se ha convertido últimamente en un exitoso y asiduo conferenciante de numerosas universidades extranjeras. Ha representado a su país en importantes foros internacionales y ha sido conferenciante invitado en España, Reino Unido y Estados Unidos. Su obra se caracteriza por un compromiso crítico con la realidad social y politíca de su país y con las desigualdades económicas. Estas preocupaciones se traducen en una profunda conciencia histórica, sobre Guinea Ecuatorial en particular y sobe África en general. Tiene más de una docena de libros publicados y otros de inminente publicación, entre ellos las novelas y libros de relatos cortos La carga, El desmayo de Judas, Nadie tiene buena fama en este país y Cuentos crudos. Cuenta tambien con obras de tipo ensayístico, libros de poemas y obras de teatro.