Encuentro inesperado

0
717

El domingo pasado, en una visita fugaz a Madrid, me crucé con mi yo de hace años. No era consciente de la calle que estaba recorriendo, hasta que lo vi saliendo de la boca de metro, de camino a la facultad. Ni él ni yo teníamos prisa, así que charlamos un rato.

Se sorprendió cuando le conté lo que hacía allí y lo que había hecho durante los últimos años. No podía creérselo, no entendía cómo había podido llegar a la situación en la que estaba. Le dije que se tranquilizara, que no era para tanto. Sencillamente, iba a dejar de conseguir todo lo que se propusiera casi sin esfuerzo, y que incluso poniendo todo de su parte a veces tampoco iba a ser suficiente. Tamaña fortuna no podía estar de su lado eternamente.

Pero negó con la cabeza, decepcionado. Entonces le dije que cumplir años tiene esas cosas: uno deja de creerse Bob Dylan por saber marcar cuatro acordes con la guitarra. Y ya sonrió. El humor: eso no falla.

Le pregunté si tenía clase con el profesor que le llamaba Senequita cordobés, y me dijo que no, que era febrero, que llevaba meses sin ir a sus clases. Claro, se me había olvidado. «La memoria también irá a peor», le dije, y se rió del desastre que se le venía encima.

Apuramos el cigarro y nos dimos un abrazo. Después se quedó mirándome, pensativo. Y le dije que sí, que estaba más guapo. Eso le jodió, porque ya podíamos estar mejor o peor, pero coquetos íbamos a ser siempre. Di unos cuantos pasos y me giré para verlo irse, y justo estaba dándose un tirón del pantalón, que se le caía. Pensaba que estaba de maravilla hasta cuando peor estaba, qué cosas tiene la edad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí