Entrevista a Boticaria García. Mano de Santo, la crema todoterreno de las farmacéuticas Boticaria García y gh Gema Herrerías

0
412

No se trata de un producto milagroso, pero ¡casi podría serlo tras conocer sus propiedades! Desde hoy, este cosmético multifunción, de esos que funcionan de forma rápida y eficaz ante cualquier problema (común) de la piel, va a convertirse en un imprescindible de fondo de armario o, más bien, de fondo de botiquín, de los hogares españoles. Boticaria García y gh Gema Herrerías, farmacéuticas de formación y profesionales muy ligadas a la ciencia, acaban de presentar Mano de Santo, una crema reparadora cuya fórmula combina su experiencia como profesionales del sector farmacéutico. La historia de Mano de Santo se remonta hasta el año 2014, cuando Boticaria García empezó a recomendar en su blog y en redes sociales una crema a la que se refería coloquialmente como «mano de santo» para aquellas personas con la piel agredida por factores externos.  «¿Mano de santo? ¿Qué crema es esa?» -le preguntaban-. «¡Muy fácil!» -respondía ella- «Pide en tu farmacia una crema reparadora, calmante…» Sin embargo, según le comentaban sus seguidores, encontrar la crema «mano de santo» no siempre era tarea fácil…

Por este motivo, cuando Boticaria García y la farmacéutica Gema Herrerías – Gema Herrerías es Licenciada en Farmacia por la Universidad de Sevilla, Diplomada en Nutrición y Dietética, y Máster en Gestión de la Oficina de Farmacia. También es autora de numerosos libros, ponencias, comunicaciones y publicaciones en los cursos y medios de difusión de la Dermofarmacia. Su último libro La guía definitiva para el cuidado de la piel. Piel, cosméticos y Dermofarmacia ha alcanzado la 3ª edición en menos de un año-, empezaron a pensar qué producto podrían desarrollar, lo tuvieron claro: «Todo el mundo debería tener en el botiquín de casa una crema «mano de santo» … ¡Vamos a buscar una gran fórmula para hacerla realidad!». Y así, tras estudiar cuál podía ser la mejor combinación de ingredientes, en el departamento de I+D+i del laboratorio gh por fin vio la luz Mano de Santo, un cosmético de tratamiento intensivo, reparador, en textura crema gel fluida, destinado a pieles enrojecidas y agredidas por factores externos como el frío, la acción del viento, la sequedad, la contaminación, las picaduras de mosquitos, quemaduras solares… También se puede utilizar en combinación con peelings y retinoides. Formulada con pro-Vitamin B5 (panthenol), centella asiática, extractos de chirimoya y regaliz es antipruriginosa e hidratante.

Tras la concurrida presentación en el Alma Sensai madrileño, he charlado con Marián García sobre Mano de Santo además de cuidados de la piel y de limpieza facial. A Marián seguro que la conocéis porque está arrasando en las redes sociales además de colaborar en numerosos medios de comunicación. Marián es Doctora en Farmacia y nutricionista. Hace unos años las redes sociales le dieron la oportunidad de aunar su formación y su vocación divulgativa -en la actualidad Boticaria García acumula más de 441.000 seguidores en Instagram-, dando el salto desde la rebotica de la farmacia a los platós de televisión y estudios de radio. Podéis verla en televisión en programas como Zapeando o La Sexta Noche. Además, los domingos también puedes leerla en El Mundo. Forbes acaba de incluirla en su lista de las 100 personas más creativas de España.

Vamos a poner en antecedentes a nuestros lectores porque esta Crema de Santo tiene una historia bonita detrás que no surge de un año para otro…

Sí, así es. La historia surge en el año 2014, que fue cuando empecé con mi blog. Mucha gente me preguntaba por los típicos consejos para curar y aliviar de forma inmediata picores, rojeces… y yo siempre les decía que tuvieran en el botiquín de casa una crema no de fondo de armario, sino de fondo de botiquín. Una crema que sirviera para todo. Para una picadura de mosquito, para una rojez, para una irritación de cualquier tipo. El tema es que yo, cariñosamente, la llamaba «mano de santo» y la gente después de ir a la farmacia me decía «no existe la crema mano de santo» y, claro, tenía que recordarles «no, hombre no, que es una manera de llamarla cariñosamente».  Siempre me pareció una buena idea crear una crema como esta porque al final muchas veces utilizamos algunos productos que llevan antihistamínicos o corticoides que la mayoría de las veces no hacen falta porque algunas irritaciones son leves y simplemente con una crema calmante y reparadora es suficiente para aliviarlo. También te digo que en el mercado, con esas indicaciones, encontraba cremas que solían ser bastante densas, bastante pastosas, como que le faltaba un puntito, y verás que también hemos cuidado ese detalle, que sea más agradable. Durante el confinamiento Gema Herrerías y yo empezamos a hacer directos que funcionaron fenomenal y empezamos a darle vueltas a todo esto.

Sí, se nota muy buena sintonía entre vosotras y eso lo habéis transmitido en la presentación

Sí, porque Gema Herrerías es muy directa, muy amena y comunica fenomenal, va muy al grano. Ante el aluvión de comentarios dijimos ¿por qué no hacemos algo más? Gema y yo hemos hecho un montón de cosas juntas: hemos escrito libros, hemos participado en charlas, en mil historias, y no dudé en comentarle esta crema de santo que tenía en mente, que era como un sueño. A Gema desde el principio le pareció una idea estupenda, fue una cosa muy rápida. Me marché a su laboratorio a Sevilla porque yo quería estar también presente para ver las pruebas, ver la textura, el color, todo es muy importante. Yo quería estar en el proceso de principio a fin y ha sido muy bonito.

Y la respuesta creo que ya está siendo muy positiva…

Desde el otro día, cuando celebramos la presentación, en que los asistentes comenzaron a probar la crema, ha sido muy especial ver la respuesta de todos y la utilidad que le han ido encontrando. Desde los que me consultaban porque tenían una sequedad en las uñas o que su hijo tenía unas rojeces «¡en cuanto llegue se la pongo!», es decir, el feedback que tenemos es buenísimo y la acogida que está teniendo en las farmacias es estupenda.

Y qué importante es encontrar un nombre tan rotundo. Porque las cosas tienen un nombre natural, a veces no hace falta darle más vueltas porque los nombres de las cosas se encuentran dentro de ellas mismas

Sí, es cierto. Mano de santo engloba perfectamente el concepto. Insistimos mucho en que no es una crema milagrosa, que es un nombre que está puesto de manera cariñosa y la gente lo ha entendido muy bien. Pero sí, efectivamente, es esa idea de ese nombre cariñoso, genérico, que se recuerda fácil y que sólo con nombrarlo te da idea de las utilidades que tiene. Y, sobre todo, ahora que tenemos una sobredosis de información por todas partes ¡cómo se agradecen conceptos claros y sencillos!

¿Cuáles son las bases sobre las que se asienta Mano de Santo?

Como datos concretos es una crema que, principalmente, está indicada para el picor, las rojeces, es reparadora e hidratante. Digamos que esas son las cuatro bases. Y, por supuesto, que los activos que se han elegido no están ahí por casualidad. Hay una ciencia y una evidencia detrás. Tanto el panthenol, que sirve para la sequedad, para la rojez, repara la piel agredida, mejorando los síntomas de sequedad y prurito; el extracto de chirimoya, que ha sido un poco la novedad que hemos incorporado. Porque el panthenol y la centella asiática  -reestructurante e hidratante, refuerza la función barrera y mejora el aspecto y la suavidad de la piel-  son activos que ya conocemos para determinados casos, pero el extracto de chirimoya es algo más novedoso -disminuye la sensibilidad de la piel, reduciendo de forma perceptible el prurito. Actúa sobre dos sistemas biológicos como adaptógeno natural. Su principal acción es antiinflamatoria -. Cuando Gema me lo propuso y me hizo muchísima gracia y a la vez a todas las personas que lo están probando, que me apuntan cómo les ha llamado la atención este componente. Pero, al final, lo importante y por lo que aparece en el producto es su propiedad para disminuir la sensibilidad de la piel,  disminuir el picor y como antiinflamatorio. Nos ha gustado incorporar un activo diferente. Pero si te tuviera que decir algo realmente que refleja la ventaja competitiva frente a otras alternativas: la textura. Es otra de las características que más está valorando la gente, además de su eficacia.

Y no puedo evitar destacar la valentía a la hora de emprender en estos tiempos tan convulsos y dos mujeres compañeras y, sin embargo, amigas (risas)

Dos mujeres madres, emprendedoras, currantas y algo que me hace especial ilusión es que somos farmacéuticas compañeras y, sin embargo, amigas, como bien dices, en un mundo, el de las redes sociales, en el que cuando yo empecé Gema ya había ganado el premio farmacéutica del año. Para mí ella era un referente y yo aparecí en la escena. Gema, lejos de decir «pues yo a lo mío y ésta que se busque la vida», fue todo lo contrario, desde el principio me acogió, me ayudó, me abrió las puertas de su casa y me dijo «lo que necesites». Desde el principio nos hemos ayudado mucho la una a la otra, yo llegué después y para mí tiene mucho valor que alguien tan generosa como ella esté tan cerca de mí. Dos compañeras que se encuentran en un punto, se hacen amigas y ahora se dicen ¡vamos un paso más allá! Y compruebas lo importante que es sumar. Que a lo mejor solo llegas más rápido, pero juntos llegas más lejos. Más hoy que vivimos en un mundo tan individualista. Me gusta decirle al mundo «oye, que se pueden hacer cosas juntos. Te puedes ayudar. Te puede ir mucho mejor y además  te lo puedes pasar muy bien en el proceso».

Actualmente se habla mucho de dermocosmética, ¿podría decirse que hoy en día tratamos de cuidarnos mejor?

Lo que tenemos cada vez más, por suerte, son consumidores mejor preparados, mejor informados. Creo que gracias a las redes sociales, en parte. Hasta hace poco alguien que quería algo de cosmética iba a la farmacia o a la parafarmacia y preguntaba y se dejaba asesorar por los profesionales. Porque insisto en que esto sigue siendo muy necesario El consejo individual para la cosmética sigue siendo muy importante, pero ahora gracias a las redes sociales, gracias a gente como Gema Herrerías, por ejemplo, que lleva con su blog desde 2012, aproximadamente, compartiendo información así como otros muchos farmacéuticos y dermatólogos, la gente está mucho más informada y sabe que activos sí, qué activos, no, para qué están indicados… Se ha generado un perfil de consumidor que está más informado y que, además, no sólo sabe buscar la información, sino que sabe de quién quiere encontrarla. Buscan  ese consejo. Ya no es tanto «esto sale por la tele y voy y me lo compro», no, la gente ve un anuncio, pero además busca ese consejo individualizado. Asimismo, son muchas las farmacias que se están especializando en esto, que hasta hace unos años no existía, de hecho Gema se dedica en gran parte a hacer cursos de formación en su farmacia para farmacéuticos todos los meses. Y eso la gente lo percibe y hace que no ese trague cualquier cosa que le vendan por ahí. Hay muchos bulos ahora mismo con la cosmética, que si eco, vegana… parece que todo lo natural es muchísimo mejor y no necesariamente tiene que ser así. La gente lo que tiene que tener es información.

Con esta pandemia nuestra piel está sufriendo y el estado de la misma no es el más óptimo, ¿algún consejo? ¿Hay que cuidar de manera extra nuestra piel?

Hay unas claves básicas como son la importancia de la limpieza y de la fotoprotección. Cualquier farmacéutico y dermatólogo al que preguntes de lo primero que te va a hablar es de que te tienes que limpiar bien y tienes que protegerte, y luego ya vamos con el retinol, con los activos, con el resto de aplicaciones. Esas cuestiones básicas que tal vez se está pasado mucho de lado y tienen su gran importancia sobre la piel. Son imprescindibles. No hay milagros, si quieres milagros pues nos vamos al quirófano, pero hay una gran diferencia entre cuidarse y no cuidarse la piel y por suerte la gente lo tiene cada vez más claro. Hay que valorar cada caso individualmente. El  consejo farmacéutico es muy importante. No es lo mismo una persona que por el uso de geles hidroalcoholicos tenga las manos superirritadas o que el uso de mascarilla le tire la goma y tenga algún tipo de roce en la cara o en las orejas a la persona que, por el uso de la mascarilla, le ha salido acné. Para una persona con tendencia acnéica esta crema no sería la indicada, habría que utilizar otro tipo de crema. Hay que valorar cada caso individualmente.

¿Mano de santo está indicada para determinados casos o funcionaría en una rutina diaria?

En principio, Mano de santo está indicada para cuando hay irritación. La indicación principal es la irritación. Y para una piel sana, no una piel que tenga heridas abiertas, no se debe aplicar ahí. En el día a día estamos valorando más indicaciones, por ejemplo, para después del afeitado o para algo que Gema ha insistido mucho y que ha incluido en sus protocolos tras los tratamientos con retinol que son irritantes, ella propone una pauta en la que se pueda alternar retinol con Mano de Santo. ¿Qué más? Pues, por ejemplo, los sabañones, las manos secas y ásperas con el invierno o en ese momento que te quemas con el horno o con la plancha o te has puesto al sol y te has quemado las mejillas… Es una crema de auxilio, para tenerla en el botiquín. Una crema de rescate.

¿Encontrará el consumidor alguna fórmula prohibida en Mano de Santo que le indique que no pueda utilizarla?

En principio, se puede utilizar a partir de los tres años sin problema. Además, es no comedogénica, sin alérgenos, eso lo hemos tenido muy en cuenta. Está dermatológicamente testado para adultos con piel sensible, para quien tenga incompatibilidad. En principio es para todo tipo de pieles; eso sí, a partir de los tres años

¿Cuál sería la rutina beauty perfecta?

La limpieza cada noche, antes de ir a la cama, es fundamental porque toda la suciedad, aunque sea invisible, tapa el poro. Imprescindible la higiene por la mañana y por la noche. Por la mañana, la hidratación; una hidratación, aunque sea básica, es importante. Y, la fotoprotección. Los cosméticos básicos serían el limpiador, el desmaquillante y un fotoprotector. Y por supuesto la hidratación. A partir de ahí entramos en cada universo: vitamina C, ácidos, retinol… Cada persona debe seguir su rutina de manera individualizada en función de su tipo de piel y de sus circunstancias. No es lo mismo también una persona que vive en Sevilla que otra en La Coruña, su piel no está expuesta igual, por eso insisto en que el consejo farmacéutico es fundamental. Y Mano de Santo es importante que esté en las farmacias y que los farmacéuticos entiendan bien las indicaciones porque puede evitar también que la gente utilice fármacos que no sean necesarios

Es, definitivamente, el producto indispensable en cualquier neceser. ¿Tenéis en mente ampliar con nuevos productos?

Bueno, esto es como cuando tienes un hijo y te preguntan, “ya, ¿y el segundo para cuándo?” Vamos a disfrutar de nuestro bebé, que los hijos únicos también están fenomenal. Antes del confinamiento jamás pensé que iba a lanzar un producto con Gema Herrerías así que, como ahora no se pueden hacer planes de nada, de momento vamos a darle mucho cariño a este bebé nuevo y vamos a intentar que la gente lo conozca y pueda estar en muchos botiquines de muchos hogares. Y ya veremos el futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí