Entrevista a la fundadora del Proyecto Escuela Hoy, una apuesta por la alfabetización de los niños más pobres de Santo Domingo

0
195

  

Para María Carmen Álvarez de Ginebra, la educación es respetar opiniones, es ser tolerante con los demás, es saber leer y escribir, pero también cepillarse la boca y asearse, es ceder el paso a los mayores y muchas cosa más, pero ante todo, educación no es tener muchos títulos universitarios, que no son necesarios, para conocer el dolor del pobre, ni para poder ayudarlo a salir de su miseria.

 

¿Y quién es Álvarez de Ginebra? Es la persona que hace 7 años inicia el Proyecto Escuela Hoy en Santo Domingo (República Dominicana), desde hace 3 es una Fundación que pretende captar fondos y ayudas económicas con el fin de alfabetizar al máximo número de niños en las escuelas públicas en Santo Domingo. Se necesitan muchos recursos económicos y personas que trabajen en este proyecto para hacerlo realidad. Y cuando hablamos de alfabetizar, hablamos de lo más básico, de la enseñanza y del aprendizaje de leer y de escribir. La base para que todo niño, no sólo pueda adquirir y transmitir conocimientos, sino también defenderse y desarrollarse a lo largo de su vida, vislumbrando un camino alejado de la delincuencia y el tráfico de drogas.

 

 

En la imagen Álvarez de Ginebra en un aula con algunos de sus alumnos

 

Álvarez de Ginebra aporta su granito de arena porque verdaderamente le preocupa es la alfabetización de los niños que comienzan en la escuela, ante unos informes educativos como el del Foro Económico Mundial que lo sitúan en los últimos escalones del resto del mundo en calidad educativa. La República Dominicana es un país donde la corrupción, el desempleo juvenil, la pobreza, el consumo y el tráfico de drogas están a la orden del día, donde la vida humana cobra menos importancia que un teléfono móvil si eres asaltado en una calle.

 

–       Cuéntanos, ¿cómo nace Proyecto Fundación Escuela Hoy?

El proyecto comienza a funcionar con recursos propios hace 7 años, pero tenía que crear una Fundación sin ánimo de lucro para poder llegar a las empresas, pues necesitaba la documentación necesaria que me avalara a obtener fondos de entidades como bancos, empresas y organismos internacionales. El dinero que me donan lo utilizamos en pagar a chicas que van a dar clases.

 

–       ¿Qué funciones y qué finalidad tiene tu Fundación?

Contribuir con la alfabetización de los niños de escuelas públicas dominicanas entre edades de 5 (se inician en preescolar), 6 (primero de básica) y 7 años (segundo de básica), que se corresponden con los tres primeros niveles obligatorios del Sistema Educativo Dominicano. En esos tres años, un niño debe estar totalmente alfabetizado para poder luego entender otros conceptos más complicados. Alfabetizamos con clases personalizadas porque a través de los años hemos visto la dificultad que existe en el sistema educativo. Son aulas muy numerosas con profesores que tienen muchas limitaciones a causa de la cantidad de niños y al final no aprende ninguno. Contribuimos con la profesora en la hora de lecto-escritura. Si el aula tiene 40 o 50 niños, pues hay 5 chicas que trabajan en cada aula con 10 niños, y son un excelente casi imprescindible apoyo a la profesora. Se nos ha permitido utilizar nuestro propio método de lecto-escritura porque hay un vacío en ese espacio educativo y de alguna manera lo estamos llenando. Así que como parte de mi tesis doctoral, he desarrollado seis libros de alfabetización que son también cuadernillos de trabajo y resultan divertidos y permiten ir paso a paso en la lectoescritura. En Youtube, por ejemplo, tenemos vídeos que muestran nuestra metodología.

 

–       ¿Cuántos alumnos hay en la Fundación?

En nuestro proyecto ahora tenemos 180 alumnos, están todos en una escuela. No tenemos recursos para más. Tenemos 12 chicas a las que entrenamos, hemos tenido a chicas que son estudiantes de Bachillerato y también algunas que están en la universidad,  a quienes se les paga por sus dos horas y media en el aula con lo que se contribuye a su economía familiar.

 

–       ¿Cómo ha ayudado a la alfabetización de niños en la República Dominicana?

Eso es mucho decir, yo diría, ¿cómo ha ayudado a los niños en la escuela donde estamos trabajando? Pues te cuento, es un proyecto piloto que desarrollamos en la escuela Madre Teresa de Calcuta. Es una escuela básica que está ubicada en una zona urbana marginal de la ciudad de Santo Domingo, deseamos llevarlo a las demás escuelas si el presupuesto nos lo permite. A nosotros nos ha funcionado medianamente por falta de recursos económicos. Los niños que pasan por nuestras manos, por nuestro proyecto, al recibir una formación personalizada son distintos; están motivados, se sienten queridos, se les llama siempre por su nombre, a ese niño ese buen recuerdo ya le queda para siempre. Estoy convencida de que serán mejores personas. Esa experiencia positiva es la base cultural y emocional que tendrán, porque conociendo las historias de vida de ellos entendemos su gran necesidad de afecto, de sentirse únicos, que es lo que tratamos en nuestro proyecto, además de alfabetizarlos. Estamos hablando de entornos muy diferentes que no puedes imaginarte aquí, en España. Es muy distinto.

 

 

En la imagen algunos niños aprendiendo en las aulas de la Fundación Proyecto Escuela Hoy

 

–       ¿Dispones de algún método de trabajo determinado?

Como te comentaba utilizamos el método Tapi, que es nuestro propio método y utiliza tapitas recicladas que tiene los alfabetos, el método permite construir las palabras con tapitas recicladas. Las tapitas son una herramienta manipulativa que ayuda a los niños a la concentración, a generar ideas, a desarrollar la inteligencia especial, mejora también la dislexia. Los manuales que hemos desarrollado, los tuvimos que ir adaptando ante la posibilidad de que, en otra escuela no pudiéramos disponer de las tapitas plásticas. Las tapitas plásticas recicladas son parte integral del método, pero sin ellas se logra un 80% de efectividad.

 

–       ¿Cuando los niños terminan adónde van?

Siguen en la escuela porque nosotros trabajamos en las aulas de las escuelas, van a tercero de básica, trabajamos para que el niño entre al aula de tercero de básica sabiendo leer y escribir. Los informes Pisa lo dicen claramente, la mayoría de los niños de escuelas públicas dominicanas no entienden lo que presentan los libros de texto, no te pueden leer ni un libro de geografía, ni de matemática, ni de historia porque llegan sin alfabetizar a esos niveles. Lo puedo confirmar por los años que llevamos en esos entornos. Es una pena porque los maestros se esfuerzan pero no cuentan con la ayuda necesaria se sienten impotentes muchas veces.

 

–       ¿De dónde recibes los recursos económicos?

Tengo grupo de amigos que nos depositan dinero en la cuenta bancaria también recibimos donaciones de empresas y bancos que confían en nosotros. Siempre les pedimos a los donantes que nos visiten, es algo que valoramos muchísimo y que los compromete a la vez que visualizan una realidad muy triste.

 

–       ¿Buscas más financiación?

Al retornar a Santo Domingo, buscaremos una financiación a través del Ministerio de Educación. Hace dos meses les presentamos un proyecto para que lo evalúen y que funcionaría en 15 o 17 escuelas públicas. La idea de este proyecto es desarrollar un modelo educativo de alfabetización que permita que salgamos de los últimos lugares donde estamos situados en los informes internacionales. En la República Dominicana ha habido un cambio de Gobierno recientemente, ahora tenemos como presidente al licenciado Danilo Medina Sánchez que prometió subir al 4% el presupuesto de Educación. Hasta ahora sólo era del 2%, uno de los más bajos a nivel mundial.

 

–       ¿Cuántas personas forma parte de la Escuela Proyecto Hoy?

12 o 13 personas es un proyecto que si crece, requiere muchas personas, porque te recuerdo que por cada 10 niños necesitamos 1 facilitadora para alfabetizar. Nosotros no cubrimos las otras áreas curriculares como hacíamos hace años. Aprendimos  que era mejor circunscribirnos a la lectoescritura, que a partir de ahí, todo es posible.

 

–       He visto que habéis publicado vídeos en Youtube, ¿no han tenido ninguna repercusión?

No, pero tenemos mucha esperanza de que esto puede cambiar si el proyecto lo apoya el Gobierno actual y vamos a tratar de que así sea, entonces esto va a convertirse en otra historia.

 

–       ¿Qué te gustaría añadir?

Aunque sea una experiencia muy dura porque trabajamos en entornos muy pobres donde recibe muy poco apoyo, nuestro sueño es que este proyecto vuele solo y funcione a nivel nacional. Podemos llegar a ser un modelo para otros países que se encuentran en semejante situación.

 

–       Nos podrías proporcionar alguna referencia para quienes quieran colaborar con tu Fundación.

Tenemos el mail proyectoescuelahoy@gmail.com y tenemos teléfono (809) 540-1093.

 

¿Qué es educación para María Carmen Álvarez de Ginebra?


Educación es respetar opiniones.

Educación es cepillarse los dientes

Educación es pagar nuestros impuestos

Educación es comer con la boca cerrada

Educación es tener tolerancia con los demás

Educación es lavarse las manos frecuentemente.

Educación es no tirar la basura donde nos apetece

Educación es no robarse la luz ni el agua ni el cable

Educación es sentimiento más que conceptualización

Educación es conceder el turno a quien le corresponde.

Educación es un acto de caridad más que de conocimiento.

Educación es convivir entre diferentes culturas, aceptándonos

Educación es limpiar nuestras aceras en residenciales y barrios.

Educación es conceder el paso al peatón y respetar los semáforos.

Educación es pagar salarios justos a quienes no están protegidos por la ley.

Educación es saber que no estamos por encima de la ley y que todo lo podemos.

Educación es dejar de hacer ostentación en un país que se cae de pena y se muere de hambre.

Educación es entender que ser supervisor en una empresa no es ser dueño de nadie, sino responsable de alguien.

Educación es respetar los géneros, las diferentes razas y creencias, entender que el rico y el pobre lo son casi siempre, por accidente de nacimiento.

Educación no es tener muchos títulos universitarios, es conocer desde adentro el dolor del pobre y ayudarlo a salir de su miseria.

Educación es no permitir que los obreros preparen la mezcla de cemento en la calle frente a nuestra bella casa y dañen el asfalto que es de todos.

Educación es saber escribir correctamente, también es expresarse con elegancia y amplio vocabularios…si la vida te dio esa oportunidad de privilegio.

La educación que necesitamos es la que pueden ofrecer nuestros locutores y presentadores de programas de radio y televisión que llegan a todos los lugares y personas, obviando los insultos y malas palabras, dejando de faltar el respeto a quienes llaman por teléfono para expresar sus ideas. Están haciendo un lamentable servicio al pueblo.

La educación que necesitamos es la de la honestidad en nuestra vida diaria, dejar de hacer todo lo contrario a lo que pregonamos, (sí, aquí nos conocemos todos), darle buen ejemplo a los hijos con nuestras correctas acciones ciudadanas y familiares.

La educación que más estamos necesitando es la de la colectividad.

Educación es hacer un compromiso ciudadano de forma que este tema tan de moda no desaparezca de nuestras acciones, aunque por un tiempo desaparezca de los medios, como ya ha sucedido con el desayuno escolar.

El problema de la educación en República Dominicana tiene raíces muy profundas, por lo que felicitamos a quienes dan opciones y alternativas. Nosotros, por nuestra parte, durante casi seis años de investigación de campo nos hemos sentido impotentes y vemos difícil plantear siquiera una iniciativa viable dentro del Sistema Educativo existente para salir de este atolladero, aún si se obtiene el tan imprescindible 4% que establece la ley.

 

Educación es una hermosa palabra que ha sido utilizada en exceso: dejemos de hablar y eduquémonos.

Fátima Margu nace en la antigua Emérita Augusta (Mérida, Extremadura) un caluroso verano de 1981. Ha trabajado como profesora de Universidad, periodista e investigadora. Aficionada a Internet y eterna alumna con una única vocación: cuestionarse qué está pasando para procurar llegar a la Verdad de las cosas. Alma viajera, siempre con la intención de hacer extraordinario aquello que para muchos pasaría desapercibido porque no se pararon a observar la belleza o el trasfondo que una instantánea puede condensar.