Entrevista con Ghaleb Jaber, La voz del otro desde Palestina

0
294

 

Mi viaje a Cisjordania (West Bank) me había hecho repensar los mitos y realidades del conflicto entre Irael y Palestina. Sin duda, la prensa europea tendía a buscar las historias más violentas y las imágenes más escalofriantes del conflicto, en lugar de documentar que tanto israelíes como palestinos eran personas, con hijos, madres, hermanos… y sentimientos. Es cierto que el muro es una injusticia, pero tampoco es fácil la vida de una madre israelí, despidiendo a sus hijos con 18 años para ir al Ejército, con el corazón encogido porque sabe que quizás no regresen nunca a casa. La prensa y los medios han perdido el componente humano vendiéndolo por el sensacionalista, el comercial. La idea del Disneyperiodismo de la que habla el gran periodista David Jimenez en su blog.

 

El conflicto entre víctima y verdugo, entre bueno y malo, no era tan fácil como se escribía en los periódicos, y cuando uno empieza a vivir en los dos lados, a comer con las dos familias, a caminar por ambos lados del muro, a entender la voz del otro, es cuando empieza a percibir la calidez de los dos hermanos y la tristeza de que dos hermanos se odien por desconocimiento mutuo. En mi blog había entrevistado a pensadores judíos. Eso no es imparcialidad. Decidí escribir un mensaje a Ghaleb Jaber, presidente de la fundación Araguaney, para conversar sobre su experiencia y sobre su pueblo. He transcrito la entrevista en este post. Entiendo las opiniones de Ghaleb y de Tahseen, y el sufrimiento de su gente, pero considero que todos debemos hacer un esfuerzo para conseguir que los dos hermanos, árabes y judíos, se reconcilien. En el fondo todas las personas a las que he entrevistado coinciden en que anhelan unsa sola cosa: la paz.

 

Es conveniente recordar el primer post de este blog, la entrevista con el profesor Gustavo D. Perednik, junto con las declaraciones de Ghaleb

 

Entrevista con Ghaleb Jaber: «Palestina no puede formar un Estado mientras viva bajo ocupación»

 


¿Podría contar detalladamente su historia de por qué tuvo que abandonar Palestina y cómo llegó a España?

 

Salí de Palestina el dia 19 de junio 1967, unos días después de que Israel ocupara militarmente la orilla occidental del Jordán (Cisjordania). Mi padre era militar en el Ejército jordano (vivía  en Ammán). Estábamos celebrando la inaguración de nuestra nueva casa en la aldea de Einabus cuando estalló la guerra y el Ejército de Israel hizo lo que todos los ejércitos de ocupación hacen: crímenes y propaganda, encargándose que los vecinos de mi pueblo se marchasen y dejasen sus hogares, especialmente las familias donde vivían los más jóvenes. Saqué a mi madre y a mis hermanos pequeños a través de las montañas con la única ayuda de un burro. Mi madre estaba embarazada y necesitaba asistencia por su estado. Fue un viaje muy duro. Apenas habia agua, cadáveres de civiles a los lados de los caminos, calor asfixiante, olor iinsoportable. Pero la meta era mas grande: sacar a mi familia de allí y ponerla a salvo en Jordania, junto a mi padre. Hicimos la travesía en tres días y tres noches a través del Jordán. Lo recuerdo como un auténtico infierno.

 

¿Cómo explica que haya refugiados palestinos por espacio de 60 años?

 

Refugiado es una persona que ha sido expulsada de su tierra, y para que se reinstale se debe volver a las condiciones sociales y políticas anteriores. Como no se ha vuelto [a ellas], siguen siendo refugiados en su propia tierra. Porque Israel se instaló en tierras palestinas.

 

¿Por qué en 60 años los palestinos no han sido capaces de organizarse entre ellos y de construir un Estado?

 

Israel ha destruido todo lo que se levantó en Palestina, como por ejemplo el aeropuerto de Gaza y sus alrededores. Israel, cuando reconquistó los territorios, acabó con la infraestructura del pueblo palestino. Hoy en día los palestinos no pueden tener una empresa telefónica, ni una empresa de comunicación, ni un ejército. Israel
controla las fronteras, las importaciones, controla hasta el aire que respiran. Los palestinos no es que no salgan porque no quieren, sino porque no pueden.

 

Tengo declaraciones on the record de empresarios israelíes que dicen que prefieren abrir negocios en Palestina porque así pagan menos impuestos. ¿Cuál es su opinión?

 

Los israelitas usan a Palestina porque sale más barato, no porque quieran desarrollar su economía, y el dinero que generen lo invertirán en Israel, nunca en mejorar la situación
palestina.

 

Si los palestinos crean una empresa el Cisjordania, una zona tranquila, ¿Israel la destruiría?

 

Depende de qué empresa. Es muy difícil, porque para crear una empresa necesitas un mercado y tener posibilidad de cruzar fronteras. Para Palestina sería imposible desarrollar cualquier empresa relacionada con la comunicación. Sería más factible una de carácter comercial relacionada con el sector agrícola, aunque con excepciones. A los palestinos se nos niega por ejemplo el derecho a nuestra propia agua. Es Israel la que comercia el agua palestina y nos obliga a comprársela. Los palestinos no podemos sacar nuestra agua de un pozo, pero ellos sí. Son ellos los que venden el agua a los propios palestinos.

 

 

Los israelíes se organizaron para formar un Estado de la nada. ¿Por qué los palestinos no pueden hacer lo mismo?

 

Los israelíes que llegaron a Israel contaban con la ayuda de fondos europeos que provenían del discurso de victimismo judío del Holocausto, de la banca alemana y americana . Alemania les dio dinero, armas, asesoramiento y un programa nuclear en el año 65.
 


Si Palestina no es un Estado, y no existe un 
visado para Palestina, ¿cuál es la función de la embajada palestina en Madrid?

 

La embajada no puede dar visados porque Israel controla todas las fronteras, pero la representación palestina (OLP) tiene relaciones diplomáticas con 143 países. Las embajadas no sirven sólo para dar visados, sino para celebrar eventos culturales.
 

¿Cómo define vivir bajo «ocupación»?

 

Vivir con falta de libertad, de movimiento. Supone toda anulación a los derechos del ser humano, cuando un pueblo niega a otro el ser libre. La ocupación no es solo el territorio, es la negación a las libertades. Afecta a toda tu vida.


Yo he estado en Palestina y he visto que tienen derecho a la educación. No todos los derechos humanos se incumplen bajo la ocupación.

 

Los palestinos tienen derecho a la educación porque la ONU y Europa sufragan los gastos. Al no tener estado son otras partes del mundo los que ayudan que Palestina. Pero
nunca porque Israel paga las universidades y escuelas palestinas. Israel retiene impuestos palestinos durante cinco y seis meses y sólo los devuelve tras presiones exteriores. Durante mucho tiempo no lo ha hecho.

 

Sin duda se puede afirmar que el conflicto  entre Israel y Palestina se trata de una lucha por la tierra. Pero yo vivo en un Kibbutz y tengo la documentación que prueba que sus primeros habitantes judíos compraron las tierras a sus dueños. ¿No cree que no se puede decir que se ocupa un territorio cuando se ha comprado de manera legítima?

 

Israel, como Estado, confiscó las tierras Palestina en el año 48. Es cierto que se compraron algunas tierras de manera legal, pero sólo representan el 6% de todas las tierras ocupadas. El resto fue confiscado y reconocido por los acuerdos de las Naciones Unidas.
 

¿Hamas es un grupo terrorista?

 

Hamas lleva 20 años en la política. Hamas lo creo Israel en el 88 para luchar contra Arafat y dividir a los palestinos. Ahora Hamas es el pretexto para no negociar con mi pueblo. Ha dejado de interesar porque
ganó las elecciones. Palestina ha demostrado que es civilizada, los  palestinos pueden celebrar elecciones, pero no por ello ha de ganar quien Israel quiere que gane.

En todas las entrevistas que he realizado todos dicen que quieren la paz. Si todos quieren la paz, ¿por qué no hay paz?

 

La paz para un palestino es ser libre y para los israelíes es que desaparezcan los palestinos. Nosotros pedimos nuestro Estado, que está reconocido desde el 47, y el único inconveniente es Israel. Israel quiere perpetuar la situación en la que Palestina no tiene derecho a ser estado porque saca ventaja económica. La guerra es un negocio para Israel, la paz no lo es.

 

¿Cuál es la estrategia que propone para llegar a un acuerdo de paz?

 

La estrategia se basa en los siguientes puntos:
Primero tiene que desaparecer la ocupación, porque si no es imposible organizarse.
Israel debe retirarse, respetar los límites de la frontera del 67 y hacer que desaparezcan los asentamientos. 

Los refugiados deben volver parcialmente a sus tierras.

Los prisioneros, 7.000 presos políticos palestinos, deben ser liberados.
Libertad para la creación de dos estados.
Derechos humanos y libertad de expresión.
La internacionalización de la gestión de Jerusalén. Por ejemplo, que haya observadores de la ONU para controlar la situación. Controladores entre la frontera de Israel y Palestina y con Jordania.
 


Del lado israelí se argumenta que en las cárceles israelíes se da un buen trato a los prisioneros, incluso pueden llegar a estudiar una carrera durante
el encarcelamiento, algo que no ocurre en el lado palestino ¿Qué opina?

 

No hay prisioneros israelíes en cárceles palestinas porque no hay cárceles en Palestina, y sí en Israel dónde hay 7.000 personas. Hamas solo tenía un prisionero y lo devolvió

 

¿Cómo cree que los españoles ven a los palestinos?

 

La gente debería escuchar las dos historias, vivir en los dos lados, y saber que los niños en Israel pueden estar en las discotecas con armas y que en Palestina no pueden salir de sus casas por el toque de queda ni cruzar a Jerusalem sin permiso. Sus padres saben que sus hijos no tienen los mismos derechos.


¿No piensa que los israelíes tampoco tienen una vida fácil? Para ninguna madre es fácil mandar a sus hijos con 18 años al Ejército sabiendo que pueden morir.

 

La situación israelí es incómoda, pero los palestinos no tienen comunicación. La paz no significa ausencia de conflicto, sino que mi pueblo quiere volver a su tierra.

 

En una entrevista el profesor Gustavo D. Perednik señala que los refugiados palestinos siguen sin obtener solución a su problema porque los países árabes, con 500 veces más territorio que Israel e inmensas riquezas petroleras de las que Israel carece, nunca quisieron absorber a sus hermanos, que hablan el mismo idioma, practican la misma religión y no tienen diferencias sustanciales que dificultarían su absorción. ¿Está de acuerdo?

 

No. Los palestinos fueron expulsados por judíos europeos de nuestra tierra y los que tenemos derecho de volver ahí somos nosotros, no los judíos que vienen de fuera. Los libaneses, los sirios, los jordanos nunca atacaron a Israel. Fue Israel quien conquisto ese país. Los polacos, argentinos, rusos judíos tienen derecho a vivir en Palestina y consiguen su nacionalidad y un fusil en 48 horas, pero los palestinos no. Es increíble. Mi caso por ejemplo: puedo entrar en Palestina con mi pasaporte español, pero tengo que vivir como emigrante en mi tierra.


¿Puede relatarnos alguna historia que le haya llamado la atención?

 

En un ocasión conocí a un músico que vivía en Nazaret con pasaporte israelí que se enamoró de una chica en Ramallah, Palestina. Se casaron,  pero a ella nunca le dieron el pasaporte israelí por ser palestina y tuvieron que ir a vivir a Francia, donde están ahora, porque el sistema no les dejaba vivir en Nazaret.  ¿Acaso no es triste? Mi madre sufrió un derrame cerebral y tuve que ir con pasaporte diplomático español para buscarla, ya que por si sola no podía cruzar el check point para ir a un hospital en Israel. Llegué a Nablus con una ambulancia y la llevé a Jordania. Cuando estuvimos fuera de la frontera un soldado de 18 años quemó el pasaporte. Ahora está viviendo en Ammán, en una casa que tuve que comprarle porque no la dejan volver a Palestina. Las decisiones del sistema israelí sobre los palestinos son caprichos, injustos, no tienen explicación.

 

¿Qué opina de los Kibbutz?

 

El kibbutz ha sido el mejor método de propaganda que ha inventado el Estado israelí. Voluntarios de todas partes del mundo llegaron pensando que era un sistema perfecto, socialista, cuando realmente era un sistema de propaganda perfecta. Fue un arma de propaganda en los 50 y 60. Los
Kibbutz están en decadencia y se han transformado en lo que se han transformado, han perdido su ideal romántico. Ahora los Kibbutz tienen un enemigo y es el gobierno de la extrema derecha.

 

¿Que le diría a la gente que le está leyendo?

 

Yo aprendí una cosa de pequeño. Los pueblos los forman individuos. La cultura siempre es la formación de opiniones y análisis individuales. Diría a la gente que se prepare, que intente vivir o leer acerca de lo que pasa en los dos lados. Entonces se darán cuenta de cuál es la verdad.

 

 

 

Biografía del entrevistado

 

Nació en 1950 en Einabús (Palestina). Licenciado en Medicina (especializado en cirugía) por la Universidad de Santiago de Compostela, máster en Dirección de Empresas y doctor en Periodismo. En 1985 creór la productora de programa de televisión y doblaje CTV y fundó el hotel Araguaney de Santiago. Puso en marcha hace nueve años el Festival Internacional de Cine Euroárabe Amal. Dirige la Fundación Araguaney-Puente de Culturas para la defensa de Palestina y la cultura árabe. Es autor de los libros Crónicas de una injusticia (2002), Génesis de Israel (2004) y Regalo de memoria (2011).