Entrevista despótica a Jesús Torres

0
270

Es muy temprano, sí. Bueno, eso, y que me he levantado tarde. De todos modos, un domingo por la mañana no son horas de hacer entrevistas despóticas. Luego los lectores dirán que soy un blando. Y con razón…

Estoy esperando a que se conecte con su ordenador al guasap (el método más despótico que hay, el que lleva a más malentendidos) Jesús Torres, empresario de éxito, que con su compañía El Aedo Teatro recorre el panorama teatral español…

Ya, me dice que ya está preparado… Venga, vamos a ello…

Ay, qué sueño… Bueno, me clavo las garras en el cuello para empezar con algo de ímpetu, porque si no…

nico.- Bueno, majete, entonces empezamos esta entrevista despótica… ¿Estás listo? ¿sabes a lo que te enfrentas?

JESÚS.- Acabo de subirme al ring. Dispuesto a todo. 🙂

Esta primera intervención suya se cierra con una dibujito de una carita sonriente… Muy bien, a ver si sigues sonriendo cuando lleguemos al final, Jesús…

nico.- Venga, pues adelante… ¿Qué es esto de El Aedo?

JESÚS.- Pues a ver… El aedo es ese señor que, en Astérix y Obelix, va encima de un escudo contando historias. Nosotros no teníamos escudo, pero sí muchas historias que contar, así que llamamos a la compañía EL AEDO, y tan panchos nos quedamos.

nico.- Ah, ¿y ese dibujo define a tu compañía? ¿Un repeinao con lira? Espero que contéis historias mejor que las habilidades de ese para cantar…

Hala, vuelve a por otra, Jesús…

JESÚS.- Pues la verdad es que nos asemejamos más al enano trovador de la Edad Media española…

Ni idea de quién me habla, pero disimulo…

nico.- Ah, ya decía yo… Y ya que os dedicáis a contar historias, ¿qué historia cuenta esta que estrenas esta semana?

JESÚS.- Puños de harina cuenta dos historias. Tal y como están las cosas, no es plan de desaprovechar la oportunidad de un teatro abierto.

nico.- ¿Es un 2×1, como en el súper? ¿Teatro de oferta de supermercado, entonces?

JESÚS.- Sí, estábamos pensando regalar un paquetito de harina a cada espectador, pero se nos adelantó Fariña. 🙂

¿Sigue sonriendo? Más dura será la caída.

nico.- ¿Qué dos historias son esas?

JESÚS.- Cuenta la historia de Rukeli, un boxeador alemán y gitano que desafió a Hitler, y la de Saúl, un muchacho andaluz que se enfrenta a su padre. Los dos personajes tienen una diferente relación con la violencia, con el boxeo y con el concepto de ser hombre, y en la obra voy haciéndome preguntas sobre esas relaciones.

Puños de harina – Foto de Moisés F. Acosta

nico.- Aaaaah, ¡boxeo! Por eso me decías antes lo de subirte al ring…

JESÚS.- Sí, no quería subirme a un anillo… Perdona si te pensaste otro final para esta cita…

Esto del anillo debe ser un chiste de empresario teatral… Porque cuando creo que lo he entendido, no tengo claro si es eso lo que ha querido decir… Será el sueño que tengo… Así que cambio de tema para que no se me note…

nico.- ¿Y llegaste a estas dos historias a partir del boxeo?

JESÚS.- Llegué a estas dos historias a partir de un artículo de El País, en 2003, de cuando El País contaba historias de no ficción.

nico.- ¿El boxeo es tu plan B por si acaso el teatro fuera mal?

JESÚS.- Mi plan B es la repostería, que por cierto, también era el plan B de Rukeli, el boxeador de la obra. Mi plan C es ser saco de boxeo, eso se me da mejor. 🙂

Otra sonrisa…

nico.- Aaaaah, pues mi plan B es catador de repostería, ahí te lo dejo.

JESÚS.- Pues lo tendré en cuenta, en cuanto pase el Fernán Gomez, sale nueva hornada. 🙂

Y otra sonrisa. ¿Será una estrategia para ablandarme?

nico.- ¿Estás solo en escena? ¿No te da miedo? ¿O ya estás curtido, tras tantas veces solo en escena, Lazarillo, La odisea, La vida es sueño y alguna que se me escapará?

JESÚS.- Bueno, es la mala imagen de los monólogos. Parece que por ser monólogo tiene que caber en un coche. O tiene que hacer reír. O es que no hay presupuesto para una obra de verdad. He montado un musical con ocho actores, y el equipo de Puños es más grande que el del musical. Hay mucha gente que ha trabajado para que yo esté solo en escena. En Puños somos tantos que ahora mismo no podemos comer en una mesa juntos, ahí lo dejo. 🙂

nico.- ¿Y en dos? Bueno, aunque el número de personas por mesa puede cambiar día tras día…

JESÚS.- Depende de cómo se levante Ayuso cada mañana.

nico.- Tienes una empresa de teatro… ¿Cómo se lleva eso de ser un empresario de éxito tan joven?

JESÚS.- Es una suerte y un coñazo. Ante soñaba con poder preocuparme solo de ser actor, pero la profesión me ha llevado por otro camino más amplio. Ahora entiendo el teatro como algo muy completo y que abarca muchas zonas de creación: gracias a poder / tener que hacer lo que quiera, puedo combinar mis aficiones y mis intereses con la escena.

nico.- ¿Te consideras un empresario de éxito?

JESÚS.- ¿Empresario de éxito? Para nada. Intento que se me dé bien, intento cuidar a la gente que me rodea, pagarles bien el trabajo y a tiempo, pero me falta mucho todavía.

nico.- ¿Te ves en un futuro comprándote un Teatro de La Latina como Lina Morgan, un Reina Victoria como Carlos Sobera, un Pavón como Pepe Maya? ¿O prefieres los teatros más pequeñitos y cercanos?

JESÚS.- ¡Jajajaja! Prefiero una nave como Cambaleo quizás. 🙂 No quiero caer en la tentación de TENER un teatro. Si encima tengo que programar… ¡No!

nico.- Bueno, no pasa nada, no todas las empresas de teatro tienen que tener un teatro; si ese fuera el caso, habría más teatros que espectadores. 🙂 🙂 🙂

Ahí aproveché yo para poner algunas sonrisitas, que él no se creyera el dueño de las sonrisas…

nico.- ¿Cuántas producciones tiene a sus espaldas El Aedo?

JESÚS.- El otro día las conté ordenando el vestuario en el local que tenemos en Usera: treinta y ocho. 🙂

nico.- ¿Y qué montajes del histórico de El Aedo son más importantes? Dime tres y dime por qué, con una frasecilla de cada uno de ellos…

JESÚS.- El Aedo tiene dos épocas, por el momento: del 2008 al 2015, que éramos asociación cultural y estábamos investigando mucho y probando mucho, y del 2015 hasta ahora, que ya pagamos nuestros impuestos para llamarnos “profesionales”. Pues, a ver… Tres montajes…

nico.- Ah, se siente… Solo tres… Tres es un número ideal… 🙂 🙂 🙂

JESÚS.- Animales nocturnos, de Juan Mayorga, que significó el cambio de estado en la compañía. Y te voy a decir una frase del texto: “Espera tanto del mundo… por eso es tan fácil decepcionarle”.

Pablo Gómez Pando y Jesús Torres en Animales nocturnos – Foto de Moisés F. Acosta

La vida es sueño, el bululú. Fue el tercer monólogo, pero, además, es la función que más he hecho. Ya nos acercamos a las trescientas cincuenta representaciones. Y la frase: “Sueña el rey que es rey”.

La vida es sueño, el bululú – Foto de Moisés F. Acosta
Jesús es tan versátil, que además de subirse a las tablas, se pone detrás de las tablas 

Contaminatio, una comedia musical a la romana. Significó hacer un montaje grande, con muchos actores que cantaban en directo… Y aquí, más que frase, fue muy significativa la factura y la deuda que me quedó. De eso también se aprende.

Presentación de Contaminatio en Itálica

nico.- ¿Y qué te ha dado con el musical? ¿Cuántas obras musicales has hecho?

JESÚS.- De preadolescente tuve una directora de teatro que me dijo que yo no podía hacer musicales porque era muy bajito y muy feo. Creo que fue por llevarle la contraria.

nico.- ¿Lo sabe ella? ojalá nos lea… Si quieres, mándale unas palabritas por aquí.

JESÚS.- Jajajaja… Nada… Agradecido siempre. Gracias a lo que me dijo, me empeñé en hacer teatro. Creó un monstruo. Pues musicales, he hecho Edgar, escritor de sombras, sobre Allan Poe, Contaminatio, con obras de Plauto, Anónimas, un musical para chicas jóvenes que estoy escribiendo ahora… Y luego, en todas mis obras, la música tiene un papel importante. Ahora en Puños he trabajado con Alberto Granados, que nos ha hecho un espacio sonoro muy chulo; también ha hecho la música del videojuego, y es genial.

nico.- ¿Videojuego? ¿Videojuego de Puños de harina?

JESÚS.- Sí, nico. ¿Te gustan los videojuegos?

nico.- No sé, no los he probado.

JESÚS.- Pues entra aquí y échale un ojo

nico.- Lo haré, aunque con tanto teatro tampoco me da tiempo.

JESÚS.- Este videojuego es sobre teatro.

nico.- Pero…

JESÚS.- ¿Te acuerdas los libros de Elige tu propia aventura? Pues esto es muy parecido. Puedes hablar por una conversación de móvil con los dos protagonistas y decidir con ellos qué deben hacer ante diferentes situaciones. También tienes que resolver puzzles y demás…

nico.- Esos libros se los habrá leído mi dueño, pero yo no… Soy un perro, y esos libros son de cuando aún no había aprendido a leer.

JESÚS.- Pero, nico… ¡esos libros lo conocen hasta los gatos!

A ver, ahora qué tienen que ver los gatos en todo esto…

nico.- Bah, si esos libros no son de teatro, no me interesan.

Traté de cambiar el rumbo de la conversación…

nico.- Si lo de repostero no funciona como plan B,  a lo mejor puedes ser creador de videojuegos.

JESÚS.- Bueno, Puños ha sido el primero. Ya estamos haciendo el segundo y terminaremos el tercero antes de verano. Pero siempre relacionados con el teatro.

nico.- Madre mía, ¡tu empresa de teatro es una tapadera para hacer videojuegos!

JESÚS.- Bueno, la verdad es que no hacemos videojuegos… Hacemos teatro de otras maneras que no son teatro. Nuestro objetivo es buscar diferentes maneras de CONTAR teatro sin hacer streaming.

nico.- El streaming va a morir en breve.

JESÚS.- Ojalá. Nosotros trabajamos mucho con institutos, que ahora no pueden ir al teatro… Quizá esto sea una buena manera de mantener a los jóvenes en relación con el teatro, pero sin sustituir al teatro.

nico.- En fin, me meteré en el videojuego… Tengo una cuestión más, ¿cómo estáis de proyección internacional?

JESÚS.- Pues estamos mirando para fuera, sí… El juego también está en inglés aquí.

nico.- Al menos una vez habéis trabajado en Londres, ¿no? ¿Con qué montaje fue?

JESÚS.- Hemos estado en Festelõn, el festival de teatro español en Londres, con La vida es sueño, el bululú y también estrenando Puños de harina. Festelõn es un festival que lleva con mucho esfuerzo un grupo de personas capitaneado por Mariví, y siempre es una experiencia maravillosa.

Puños de harina en Festelõn – Foto de Ángeles Rodenas

nico.- Ah, pues quiero yo conocer a esa Mariví. ¿Dos veces, entonces?

JESÚS.- Y espero que sean tres, que, como tú dices, es un número muy bonito.

nico.- Mariví, si nos lees, que sepas que el dos es un número horrible.

JESÚS.- ¡¡¡¡Mariviiiiiiiiiiiiiiiiiií, te llama Nico, ponte!!!!

nico.- Venga, una última cosa para terminar, porque te tienes que ir a boxear antes del aperitivo de los domingos. ¿Qué le aconsejas a los que quieran ser empresarios de teatro?

JESÚS.- Que crean y creen entramado profesional. Que hacen falta jefes de producción con vocación, regidores, distribuidores… Ser empresario de teatro no debería ser un “Juan Palomo”. Y, si puedo darles un consejo útil, que tengan en cuenta al público a la hora de elegir qué espectáculo crear. Vale usar el teatro para contar lo que los artistas queremos, pero si queremos que el teatro sea una empresa, hay que tener en cuenta al consumidor.

nico.- Vale, gracias, espero que te lean… Ya hemos acabado. ¿He sido lo suficientemente despótico? Supongo que no, porque es muy temprano… Muy temprano para lo tarde que me he levantado, y me has pillado con las defensas bajas…

JESÚS.- Esperaba que fueras más duro y despótico.

nico.- El día que vaya a ver Puños de harina al Fernán Gómez (que está del 10 al 14 de febrero) te vas a enterar.

JESÚS.- Dale caña, ¡sí! 🙂

Otra sonrisita… ¿Aún sigues sonriendo?

nico.- A la salida pienso esperarte en la puerta de artistas y toreros y ladrarte bastante.

JESÚS.- No podrás, hay toque de queda. ¡Jaja!

nico.- Soy un perro. ¡Jajaja! El toque de queda es para vosotros, los humanos. ¡Jajajaja! 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂

¡Toma sonrisitas!

JESÚS.- ¿Pero no habíamos acabado? 🙂

nico.- Como esto es una entrevista despótica y el despótico soy yo, voy a decir yo lo último:

JESÚS.- A ver…

nico.- 🙂 🙂 🙂

JESÚS.- Telón.

nico.- Bah…

@nico_guau

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorJuegos “políticos” en que participamos
Artículo siguienteLa singular finezza de la porcelana
El Gallinero
El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí