¿Era necesario enfrentar (de nuevo) a médicos y enfermeros?

0
217

Ayer se celebró el Día Mundial de la Enfermería, que conmemora el nacimiento en 1820 de Florence Nightingale, considerada la fundadora de la enfermería moderna. Numerosos colectivos eligieron esta fecha para dar a conocer estudios que demuestran la necesidad de impulsar el papel de estos profesionales en la atención sanitaria.

 

Ayer se celebró el Día Mundial de la Enfermería, que conmemora el nacimiento en 1820 de Florence Nightingale, considerada la fundadora de la enfermería moderna. Numerosos colectivos eligieron esta fecha para dar a conocer estudios que demuestran la necesidad de impulsar el papel de estos profesionales en la atención sanitaria.

 

El Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) ha analizado múltiples iniciativas de todo el mundo que respaldan que una mayor participación de los profesionales de enfermería en el desarrollo y financiación de políticas sanitarias redunda en un mayor ahorro de costes y un incremento de la eficiencia de los sistemas sanitarios.

 

El sindicato SATSE presentó una encuesta que señala que el 60 por ciento de los españoles considera que la sociedad desconoce las funciones de los enfermeros y lo que es más preocupante, casi la mitad de los encuestados no consultan a su enfermero sus dudas o problemas de salud. El informe también destaca como en los países con los mejores sistemas sanitarios disponen de 3 enfermeros por cada médico, mientras que en España esa proporción es de 1,77 enfermeros.

 

Por su parte el Consejo General de Enfermería denunció que desde que comenzó la crisis se han despedido en España 9 enfermeros por cada médico que ha perdido su empleo. Su presidente, Máximo González Jurado, llegó a afirmar que «todos los datos y estudios científicos avalan que en nuestro país sobran médicos y faltan enfermeras». En concreto cifró en 141.783 los enfermeros que necesita España para alcanzar la media europea.  De acuerdo con sus datos, bajar de 8 a 4 el número de pacientes que debe atender un enfermero supone “5 vidas salvadas por cada mil pacientes sometidos a cirugía”, mientras que la presión asistencial puede aumentar un 14 por ciento el riesgo de fallecimiento de los enfermos.

 

Evidentemente, la escasez de recursos sanitarios es una realidad pero reclamar mejoras sólo en un sector (enfermería) en detrimento de otro (médicos) no tiene sentido y lo único que hace es contribuir a ahondar una herida ya abierta no hace mucho con el tema de la prescripción enfermera. No sirve de nada enfrentar profesionales que precisamente deben trabajar cada día codo con codo para ofrecer la mejor asistencia sanitaria a los ciudadanos. La labor de los dos colectivos es esencial y por ello es muy importante que los ciudadanos conozcan qué hacen unos y otros y cuándo deben acudir a cada uno de ellos.