Érase una vez en Charlie Manson, previo 3

0
152

 

EL SPAHN RANCH

Manson:

“¡Tío!: ¡Bounty Law es Wanted Dead or Alive y Rick Dalton es Steve McQueen!”.

 

Wanted Dead or Alive (1958-1961)

 

-media; gyroscope; picture-in-picture”

 

fD:

Le pongo a Charlie el arranque del capítulo 1 de la serie. Con Michael Landon, de pistolero malo. Michael Landon se haría, ya desde el año siguiente, famoso con Bonanza. Y luego con aquella cosa infumable de La casa de la pradera.

Manson:

“Una cosa infumable”.

fD:

“¿Qué, Charlie?”.

Manson:

La casa de la pradera. La hizo Michael Landon”.

fD:

¿Quién se acuerda? Aunque, por otro lado, ¿quién se acuerda de los asesinatos de Cielo Drive? ¿Quién se acuerda de la contracultura, de los hippies? ¿Quién se acuerda de la música de los sesenta? El presente no es país para viejos. Para quienes vieron, en su día, Wanted Dead or Alive, Bonanza, La casa de la pradera, para los que escucharon en su día a Frank Zappa, a Cream,Vanilla Fudge, a los Beatles, los Rolling. Para mí. Para Charlie.

“¡No lo pares!”, le digo: “¡no termina en el minuto 2! Luego vienen los créditos”.

Manson:

“¿Sabes? En el Rancho Spahn se rodaba también Bonanza”.

fD:

Entre el año 1959 y el año 1973. Con la Familia. La Familia Cartwright. El padre, Beny los tres hermanos: Little Joe, Michael Landon, Adam, el mayor; y el buenazo corpulento, gordito, Hoss, que en España nos recordaba al Rey Emérito, entonces en activo.

“Mira, Charlie: Bonanza”.

 

Bonanza(1959-1973)

 

(…)

Rawhide (1959-1965)

 

Manson:

“¿Lo ves, tío? ¡Rick Dalton se va a Italia! ¡al spagetti western! ¡Como Clint Eastwood, después de hacer Rawhide! ¡Como Ty Hardin, el de Bronco! A Italia y, luego, a España. Ty Hardin acabó en Torremolinos, llevando un bar. Dicen que tuvo líos con las drogas. Luego volvió a América y se hizo un integrista, un meapilas, lo mismo que Tex Watson, ¿has hablado con Tex?, no he vuelto a saber de él, me importa una mierda, lo mismo que Tex Watson, pero a tiros, el Ty Hardin, tío. Supremacía blanca y todas esas cosas. Que está bien. Pero América, tío, América pertenece a los indios”.

 

Bronco (1958-1962)

 

fD:

Morritos Hardin. Labio grueso. Mandíbula cuadrada. Alto. Viril. Y esa mirada que, aunque él no lo sepa, lo delata. La sonrisa, que se quiere ingenua y seductora.

“¿Qué te parece, Charlie?”

Charlie hace una traducción aproximada.

Ella –Señor Layne, nunca había conocido antes a un hombre entregado a la violencia (…) Ya sé que ha matado, pero, ¿por qué no le temo?

Él – Más vale que se vuelva con los otros. Aquí hace usted un blanco perfecto.

Ella –Bronco. Es un nombre muy raro para un cristiano.

Él –Cuando era joven tuve unos amigos indios que me enseñaron a domar caballos y me pusieron el nombre.

Ella –¿De ellos aprendió la violencia?

Él –De ellos aprendí muchas cosas. Especialmente cómo protegerme.

Ya están aquí los indios. Y la filosofía:

Él ––Cuando una serpiente de cascabel se te acerca, la matas.

El mundo está lleno de ofidios.

“Charlie: ¿has oído hablar de MKUltra?”

No: MKUltra no ha asomado la cabeza todavía.

 

(…)

 

Manson:

“¿Sabes? Yo creo que en España sí que van a pasar cosas. Me interesa mucho España.  Los justicieros y toda esa morralla. No es como los Vigilantes: un tío solo, con la cara tapada, que va corrigiendo los abusos. ¿Has oído hablar de El Coyote? El Coyote se llamaba el restaurante al que la Tate y el Sebring y los otros fueron esa noche. ¡La última cena, tío!”

fD:

“¿No dices que eso no tiene nada que ver contigo?”.

Manson:

“¡Y no lo tiene! ¿Quién ha dicho que lo tenga? ¡Pero yo leo, tío! ¡No me interesa un pijo, pero leo! Y, además, lo he visto en la película, cómo se llama el restaurante”.

 

El Coyote. Portada de Jano.

 

Manson:

“Se fueron a cenar y, luego… ¿ves? Es una coincidencia, tío. La cosa esa de los justicieros. Igual se hizo justicia”.

fD:

¡Qué barbaridad, Charlie! Pero es verdad: se dijo.

Manson:

“¿Te das cuenta?: El Coyote, El Zorro, ellos no los sitúan en España, nos los ponen en América, ¡en California, tío! ¡César de Echagüe! ¡Un nota estirado con bigotito fino y con revólver! ¡Y el Antonio Banderas, igual que Douglas Fairbanks! ¡Y, después, se marchaban a Málaga! ¡Tío: Torremolinos! ¿Sabes que en España se hacían unos spagetti western cojonudos? ¿Por qué te crees que habla Tarantino de Romero Marchent?”

fD:

“¿Sabes,Charlie? Ha muerto no hace nada”.

Manson:

“¡Esos tíos no mueren! ¡Esos tíos se quedan siempre con nosotros! ¡Tendrías que leer lo que dice de mí Squeaky!”

 

Romero Marchent, con algunas imágenes de El Zorro, El Coyote y otros westerns.

 

fD:

Érase una vez en Tarantino. Tarantino no es otro que El Coyote.

Manson:

“Ese rollo del justiciero. Incluso con cosas que no pasaron nunca. ¡La fantasía, tío! Pero la fantasía mueve el mundo”.

fD:

Tarantino cuida los detalles. Cuando Cliff Booth, en el Rancho Spahn, se dirige a recuperar su coche, entrevemos un cartel pegado a una de las paredes de tablas. El personaje que se muestra en él es Randy Starr. Leemos en el BLOG de la FAMILIA MANSON que era: «actor secundario y doble de acción. Cuando no trabajaba en algún proyecto del mundo del espectáculo, Starr se mantenía con su trabajo en el Rancho Spahn».  La mujer de Starr tuvo problemas con Manson, no quería seguir prestándole su furgoneta porque la utilizaba para robos.

El BLOG recoge un incidente relatado por Terry Melcher: «se produjo un extraño encuentro con un doble de acción de Hollywood, Randy Starr, que vivía en el rancho. El tipo llevaba un revólver de seis tiros a la cintura (…) Daba un poco de miedo. Era como Dodge City y el comisario Dillon. Randy iba a ‘sacar’ cuando Charlieintervino. Creo que le dio un puñetazo en el estómago y le quitó la pistola. Me alegro de que lo hiciera»

Manson:

“¿Melcher dijo eso? ¡Qué fuerte, tío! Es verdad que a Randy le puse yo las pilas. El fulano, el comisario Dillon, era James Arness, ¿no? Yo no me hubiera vuelto a acordar de Gunsmoke. ¡Ese sí que hubiera estado perfecto para hacer el Samuel Jones de La última galopada, tal como lo pintan en la novela! ¡Arness y no Tommy Lee Jones! ¿Has leído el libro? ¿Has visto la película? ¡James Arness, pero mayor, con las greñas! ¡Arness es Samuel, no Tommy Lee Jones!”

 

Gunsmoke (1955-1975)

 

fD:

Starr testificó durante el juicio que vio a Manson en el rancho con una espada y que éste le dijo “le corté una oreja a un tipo con esto” (obviamente, Hinman).

The Missing, de Ron Howard en 2003, sobre La última galopada. Me gustó más el libro.

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí