Esclavos en el Siglo XXI

16
480

Hace unos días leí un artículo sobre la esclavitud en Sudán, publicado en esta misma revista (https://www.fronterad.com?q=node/1303)

Puede que a muchos les resultara sorprendente que todavía siga existiendo una lacra como esa, pero no a mí.

En África he empezado a conocer muchas cosas que en nuestra tranquilidad de primer mundo nos parecían erradicadas o producto de un mal sueño: la ablación, sacrificios rituales, violencia generalizada contra las mujeres (no me refiero a casos de salir en los periódicos, como en España, sino del día a día), violaciones… y las consecuencias de conflictos armados: asesinatos, violaciones otra vez, desplazamiento de poblaciones enteras, saqueos, hambrunas… y por supuesto, la esclavitud.

 

Un tuareg dirigiéndose al mercado de Gorom-Gorom

 

 

De cuestiones como la ablación, los malos tratos a mujeres, las violaciones nuestras de cada día o los sacrificios rituales me gustaría hablar más despacio, reuniendo un poco más de documentación, las fotos sobre estas cuestiones serán difíciles de conseguir para ilustrar estos artículos, pero a falta de ‘chicha’ veré de poneros bonitas fotos de paisajes (si encuentro alguno), porque bastante duro es oír lo que se puede escuchar por aquí con demasiada naturalidad. Y eso que estamos en el ‘país de los hombres íntegros’ y uno de los más tranquilos del continente.

 

En Burkina Faso existía la esclavitud legal o coutumière hasta hace poco más de 20 años en que Thomas Sankara, el anterior Presidente, la declaró fuera de la ley.

 

África son 50 países pero miles de etnias.

Algunas de ellas, nómadas, por más trazados que pinten en un mapa, siguen circulando como han hecho durante cientos o miles de años. Etnias y tribus ganaderas que no saben encontrar pintadas en el suelo las fronteras que con tanta facilidad imaginaron unos burócratas europeos hace decenios y que se resisten a dejar de hacer los caminos que sus ancestros anduvieron desde que su memoria les alcanza.

La ganadería en estas condiciones extremas necesita de esa libertad de tránsito para poder llevar a sus rebaños a encontrar el agua o los pastos que les permitan sobrevivir y, con sus ganados, sus familias.

 

En el Norte casi todos son de estas etnias, pero los funcionarios, militares, policías son casi todos moossi, etnia mayoritaria

 

 

No me conozco los nombres de todas las etnias, pero las más importantes entre las que hay aquí, sobre todo en el norte, en la zona del Sahel, están los Peulhs, Tuaregs y Bellas (casi todos las personas que aparecen retratadas en la ‘Galería’ de Javier Navas son de estas etnias)

Todas ellas son nómadas y ganaderas, es su característica común, y viven en el Sahel o el Sáhara, sin distinguir si se trata de Malí, Burkina, Níger, Argelia, Libia o qué otro país.

Pero tienen sus especificidades, por ejemplo, los Tuaregs se han dedicado tradicionalmente a las caravanas comerciales. Tanto en el sentido de organizarlas como en el sentido de atacarlas para robarlas. Tradiciones familiares.

Los Peulhs suelen llevar un bastón de madera acabado en bola para atacar o defenderse, mientras que los Tuaregs llevan espada al cinto. De los Bellas no sé. Todo esto lo he podido ver personalmente en los mercados del norte de Burkina.

Los Bellas tienen, o tenían, una peculiaridad: eran esclavos de los Tuaregs.

Toda una etnia esclava de otra, desde siempre. No esclavos capturados en una guerra o una razzia, no, esclavos de nacimiento.

Esto ha sido así durante cientos de años, pero ha cambiado.

El primero que puso las condiciones para ello fue Sankara, pero se le escapaba el control efectivo sobre la situación, con la infinidad de problemas que atacaron su gobierno hasta su asesinato. Controlar bastas zonas de territorio semidesértico puede ser muy difícil en determinados momentos de un nuevo régimen acosado desde dentro y desde fuera.

 

Las mujeres con tocados y cuentas más coloristas suelen ser Bellas (aunque a mí me parecen todas muy hermosas)

 


¿Cómo ha cambiado la situación?

Los procesos de independencia diseñados en despachos europeos llevaron a los Tuaregs a enfrentamientos sucesivos contra los gobiernos de Malí, sobre todo.

Levantamientos en 1963, 1973 y más intensamente la guerra de 1990-1996 (¿a alguien le suena?) entre los gobiernos de Malí y Níger y los Tuaregs, con miles de muertos, llevó a modificar la situación de éstos y de los Bellas, sus esclavos.

Pasados unos primeros momentos en que los Tuaregs parecía que podían enfrentar las bien pertrechadas fuerzas gubernamentales, se produjo su derrota y atisbos de exterminio lo que llevó a los Tuaregs a diseminarse aún más buscando refugio en los desiertos de Argelia, Níger o Burkina Faso. Diáspora que llevó a muchos jóvenes a los campamentos de entrenamiento militar de Libia, interesada en alimentar esa situación.

Así que los Tuaregs huyeron y dejaron tras de sí casi todas sus pertenencias, incluyendo a sus esclavos.

No hay mal que por bien no venga.

 

 

Hay una novela romántica que tiene como telón de fondo la guerra contra los tuaregs (Harmattan, María J. Rivera, Alianza Editorial, Madrid, 2009), por si alguien se anima. Es mejor que lo mío.

 

NOTICIAS

 

No es un balón para cada niño, no, es uno para todos y todos para uno. Lo mismo es que el regalo lleva mensaje literario, en francés se dice casi igual mosquito que mosquetero


 

Como esta entrada, oportunista por lo del artículo de marras sobre la esclavitud, me ha quedado muy sosa os ‘calzo’ un artículo a doble página central color de un diario local (ya escribiré sobre la prensa, que es sabrosa).

En él puede verse a la esposa del ex embajador de los EEUU de visita en una escuela local llevando, generosa, un balón de fútbol (1).

Están que lo tiran con esto de la crisis.

Supongo que salvar a todos los Lehman Brothers y cia (no sé si publicaron algún disco, a mí me gustaban los Flying Burrito Brothers) les habrá dejado sin cash para los negritos. Además con eso de que hayan dejado sentarse a uno a la cabeza del mundo pensarán que es más que suficiente. En el artículo, a requerimientos del periodista dice que tiene que pensar despacio (no se compromete a un segundo balón) alguna posible contribución a la escuela.

Para mí que ha sido una apuesta en su club de bridge o de golf de New Hampshire o de donde coño sea, ‘¿qué os apostáis a que me sacan a todo color en la prensa si les llevo un balón de fútbol?’, ‘¡ok, una ronda de ginfizz para todas…!’

 

 

RECTIFICACIÓN

 

¡Perdón! lo mío es de mea culpa y no echar gota

 


 

Ya sé que rectificar es de sabios, pero lo mío es de tontos.

Hace unos posts (Obras son amores; https://www.fronterad.com?q=node/1097) os comenté irónico y mordaz que en mi pueblo estaban construyendo una estación de autobuses con un arco de entrada por el que no podían pasar los autobuses y que tendrían que acabar tirando…

Bueno, pues me colé.

Me las doy de tío listo y me temo que puedo andar a la caza del chascarrillo para lucirme en el blog más que de escribir con un poco de rigor, así que a partir de ahora andaré con más cuidado.

Ésa, la de la foto, es la entrada de público: a pie, en bici, moto, coche… y hay otras dos entradas (mejor dicho una entrada y una salida) para los autocares, sin arcos con los que chocarse.

Pido disculpas a todo el mundo, primero al tercero y luego al primero.

 

 

GALERÍA DE RETRATOS DE JAVIER NAVAS


16 COMENTARIOS

  1. Hola Felix, sólo quiero

    Hola Felix, sólo quiero felicitarte por cómo y lo que escribes. Y a Javier Navas por sus estupendos retratos.

    Saludos

    • Hola, Panini!
      Y yo quiero

      Hola, Panini!

      Y yo quiero felicitarte por tu buen gusto, ;-))

      Muchas gracias de parte de los dos.

      Un abrazo

       

  2. quien lo mira, y más si ni

    quien lo mira, y más si ni siquiera ve, no creo ni que te conozca.

     

  3. Hola Félix. Decirte que la

    Hola Félix. Decirte que la esclavitud legal la debió abolir Sankara, pero hoy en día hay otra más legal aún, con el beneplácito de los gobiernos (todos) y sobre todo de las multinacionales.
    Lo del balón del regalo es sólo el círculo que se cierra. Un balón fabricado quién sabe si en la India, en Bangladesh o en algún lugar parecido por niños acaba en manos de otro niños pobres como regalo de la señora embajadora del país más rico del mundo. ¿Para qué más balones? ¿Para agrandar el sufrimiento de los otros niños? Sería de risa, si no fuera un tema tan triste.
    POr otro lado, estoy escuchando toda la mañana a un músico burkinés, Victor Deme, me parece muy bueno, aunque igual en Burkina no lo conoce tanta gente, porque por lo visto se pasó sus 40 años anteriores versioneando a Marley y Salif Keita por los clubs de  Ouaga. También es verdad que aquí sólo nos llega la punta del iceberg y como decía Manolo Escobar «Lo que yo hago, en Andalucía lo hace cualquiera». Ya te lo pasaré para que lo escuches, si no lo conoces.

    Y nada más. Tan sólo animarte a que sigas escribiendo. Los vemos. Un abrazo

    • Preguntaré por aquí por

      Preguntaré por aquí por Víctor Deme, la verdad es que no me suena.

      Creo que parafrasearé a Manolo Escobar, lo que yo escribo lo hace cualquiera que venga aquí y conozca esto.

      Muchas gracias y otro abrazo para ti

  4. Con/sin animo de

    Con/sin animo de polemizar, la esclavitud se ejerce de modos diferentes dependiendo de la cultura, en algunas culturas y tiempos el amo del esclavo podía reivindicar la propiedad sobre su esclavo e incluso solicitar indemnización a quien se lo arrebatara. Actualmente en el mundo occidental, donde la esclavitud como sabes existe, el amo se desentiende de su esclavo, piensa Felix en los plásticos de El Ejido, los viñedos de Ciudad Real, los olivos de Jaen o los frutales de Lérida,  al esclavo se le abandona a su suerte por que ni siquiera pertenece a alguién. No existe el derecho a la posesión de esclavos pero sí a su explotación. El esclavo no es de nadie es de todos…………

    El otro Julai

     

    • No sabría decirte todas las

      No sabría decirte todas las diferencias entre ser esclavo o ser explotado, pero creo que las hay.

      En la antigüedad el derecho a la vida del esclavo lo marcaba todo. En los ejemplos recientes de Sudán o de los Bellas, no sé con seguridad si se tiene (o tenía) derecho sobre la vida del esclavo, aunque se podría acabar consiguiendo que se extinguiera.

      En todo caso, sí creo que hay diferencias. Por más explotados que puedan estar todos esos ejemplos que pones. Pero ellos, tienen la posibilidad de irse, de dejar de trabajar en el plástico y buscar una alternativa. El esclavo no la tiene.

      Es simplista, pero no deja de ser cierto.

      Besos

  5. Leo ahora una nota que puso

    Leo ahora una nota que puso usted el 31 de diciembre en mi artículo «Asimetrías y simetrías del 11-M» en que me llamaba (o llamaba a mi artículo) «patético, sin más». Celebro su finura intelectual, compañero: que Alá se la conserve. Un saludo.

    • Se lo he dicho montones de

      Se lo he dicho montones de veces a los de Sistemas de Fronterad: tienen que enviar un email o un aviso a los que escribimos o recibimos comentarios en los posts cuando éstos se produzcan. Para poder contestar en el momento y no 5 meses después. Puede que ni siquiera llegues a leer esta respuesta si no ‘pasas’ por aquí otra vez…

      Ya ni me acuerdo de lo que trataba, aunque recuerdo vagamente que era sobre la teoría de la conspiración o algo así, en la línea, creo, de las tesis de El Mundo…

      En todo caso me parecería patético el artículo, nunca la persona, menos si no la conozco.

      No tengo finura intelectual y poco tiempo para debates que me parecen penosos, pero recuerdo que me molestó cuando lo leí, quizás por eso hice ese comentario, pero no quiero polemizar. Por eso evito leer cosas que me producen ácidos flujos gástricos. Yo no convenzo, no tengo nivel para eso, y no creo que me convenzan, pero me pueden perjudicar la salud.

      No creo que Alá me conserve nada, yo, a diferencia de usted no creo en dioses ni en diablos, ni en magias, ni en potagias, pero gracias por sus buenos propósitos. Escribiré algo sobre Magias y dioses pronto. Gracias por la idea.

      Lamento haber escrito nada en su blog, no volverá a ocurrir. Espero.

      Un saludo

      • No, señor: no tenía nada que

        No, señor: no tenía nada que ver con las tesis de El Mundo; de hecho, una de las cosas que criticaba en mi artículo era la teoría, así llamada, conspiranoica. Si no quiere entrar en polémicas, no vaya por ahí insultando, señor Pérez. Yo tampoco quiero debatir con usted, al que intuyo, así desde fuera, como un espíritu perfectamente religioso y por lo tanto blindado ante cualquier tipo de razonamiento. Sus «flujos gástricos» se alteraron como se podrían alterar los de una monja ante una blasfemia. Y esto es lo último que le tengo que decir. Un saludo.

        • Lamento si piensa que le he

          Lamento si piensa que le he insultado o lo he hecho realmente.

          No tengo intención, nunca, de insultar a nadie salvo bajo demanda.

          Le pido disculpas por ello, si ha ocurrido.

          Mellieur santé

          • ¿»Patético, sin más? no le

            ¿»Patético, sin más? no le parece un insulto? No se nos presente ahora como santurrón, Sr. Pérez. Hay un cierto estamento desde el cual parece que se tiene carta libre para emitir juicios descalificadores, sin razonarlos y, como hace usted ahora, reculando en cuanto se les pica un poquito. Eso pretendía yo: picarle un poquito. Para que la próxima vez se piense mejor lo que dice. Ojo: no le digo que diga algo diferente, puede usted seguir diciendo lo mismo si así lo estima oportuno. Pero pensándoselo, razonándolo y, sobre todo, sin ninguna blanda impunidad.

            Por lo demás, le acepto sus disculpas y se las agradezco. Por mí, el asunto está zanjado. Un saludo.

  6. ignorante de que tuvieran

    ignorante de que tuvieran esclavizados a todos los miembros, nada menos que de una etnia, siempre me habían caido simpáticos los tuaregs. Tenía una imagen romántica del viejo poblador del desierto, quizá influido por haber leido Tuareg de Vázquez Figueroa. Luego, todas las publicaciones que se han hecho sobre los tuaregs pintándolos como gente justa y de principios, contribuía a idealizarlos.

    los Bella tendrán otra opinión, claro.

    P.S. por fin puedo entrar en tu blog con facilidad. Lo visitaré hasta que me eches.

     

    • Es lo que me ha pasado a mí

      Es lo que me ha pasado a mí con un montón de cosas, empiezo a conocerlas ahora.

      Y seguiré escribiendo sobre ellas. Lo más gracioso es que me echaron de algunos sitios porque no respetaba las costumbres locales o daba mala imagen. Me temo que esa gente no tiene ni la más remota idea de lo que es esto.

      Los Tuaregs, tienen su aquel, no muy bueno en algunos aspectos, pero con una imagen muy romántica.

      En todo caso ahora son como esas tribus amazónicas, está a punto de extinguirse una forma de vida.

      Un abrazo

  7. Hola compañero, como siempre
    Hola compañero, como siempre me gusta mucho tu trabajo, y no sólo las imágenes. ¿Andas ya por España?

    • Hola, Zar!
      Acabo de meter mi

      Hola, Zar!

      Acabo de meter mi post en menos de 1/2 hora, esto de Europa es la hostia, y eso que lo hago con una tarjetita de nada…

      Estoy en Ibiza, y vuelvo a Madrid el domingo noche.

      Un abrazo

Comments are closed.