Esquizofreire

0
369

 

Una esquizofreire, inspirada directamente en el Premio Planeta, o un trastorno tubular, deudor de Mike Oldfield, son dos de las expresiones que ha escuchado en alguna ocasión una amiga en su consulta. No es extraño. Siempre hay un señor que llega al hospital a que le hagan “un escaño”, otra con “una hernia fiscal”, mi mujer es “esméril”, mi hombre “omnipotente”, “la autopista dice que murió de un infarto” o aquello que avisaba un enfermo terminal en la cama: “Hasta el nabo todo es toro”. La otra noche supe de la psicóloga que incluye en el calendario de sus internos el taller de Habilidades Sociales y uno le contestó, cansado: “¿Y ahora que tenemos, habilidades sexuales contigo?”. Relacionado con la medicina pero en un paso superior (cuando la medicina pierde al paciente y lo gana Dios) dijo el alcalde de Negreira: “Cuando Don Manuel falte, unos iremos para el infierno y otros para el purguratorio”. Un amigo psiquiatra le recetó a una señora Seroxat, y después de unos días apareció la mujeriña en la consulta angustiada: “Mire, ¿no podría hacerlo mejor por la noche? Es que a mí por la mañana el sexo oral me da arcadas”.