Estacas

0
129

Este texto pertenece a la serie Retazos de Sergei 06, adaptados por el autor…en tiempos de crisis

Avanzaba la caravana en lucha con el amanecer que se adivinaba en el horizonte. Más de doscientos dromedarios y camellos forzaron el paso animados por los gritos de sus cuidadores, ansiosos también del merecido descanso.
Cabalgaban durante toda la noche para evitar el calor del sol y aliviar a las bestias de sus pesadas cargas. Bajaban hacia Tombuctú y el camino se hacía cada vez más duro y ardiente.
Con las primeras luces del alba montaban el campamento al socaire de una duna o de unas palmeras, si tenían la suerte de encontrarlas. Colocaban en círculo los animales para descargarlos. Con las monturas e impedimenta formaban un muro de protección dentro del que se acomodaban por grupos los camelleros, después de haber maniatado a las bestias para que no se extraviaran durante la fuerza del calor y del viento chergui del mediodía.
Estaba el jefe de la caravana, Omar ben Yussef, refrescándose con sus ayudantes, para disponerse a descansar con las primeras horas del día, cuando llegó corriendo Nabril, el camellero responsable de una de las bestias más intratables.
– ¡Omar, Omar! – gritaba -. ¡Ay qué desgracia! ¡Ay qué desgracia!
– ¿Qué sucede, Nabril, para que grites de ese modo?
– Durante el camino hemos perdido la estaca a la que ataba mi camello.
– ¿Y, entonces?
– Que no puedo amarrarlo, ¡Padre de todos nosotros! Y cuando apriete el sol y sople el chergui se escapará con toda la carga encima ya que no puedo descargarla. ¡Ay qué desgracia!
– Tranquilo, Nabril. Lleva en alto ese martillo que tienes en la mano derecha. Aprieta con fuerza el puño de la izquierda como si tuvieras una estaca y dirígete con el ceño fruncido ante tu camello.
– ¿…?
– Sí. Haz lo que te digo. Cuando llegues ante él, agáchate y comienza a cavar con fuerza y a hundir con brío el martillo en el suelo, ¡de espaldas al camello, claro! Verás cómo se arrodilla y podrás descargarlo y maniatarlo
– Pero…
– Haz lo que te digo, Nabril.
Asombrado e incapaz de responder a su amo, Nabril hizo lo que le había mandado. Su sorpresa fue mayúscula cuando todo sucedió como si hubiera clavado la estaca. Pasó el día sin dormir acercándose a vigilar a la bestia que rumiaba tranquila. No se lo podía creer. ¡Su amo era sabio!
Al atardecer del día siguiente, cuando todos se aprestaban para ponerse en camino y Omar ben Yussef bromeaba con sus compañeros, llegó Nasrudín gritando y gesticulando como el día anterior.
– ¿Qué sucede ahora, Nabril?
– ¡Que el camello no quiere levantarse!, ¡Padre de todos nosotros! Le he puesto la carga encima, lo he azuzado, y nada, allá sigue tumbado. ¡Qué desgracia! porque todos los demás ya se ponen en reatas.
– ¿Pero, tú los has desatado?, – preguntó el jefe de la caravana.
– ¿Cómo lo voy a desatar si no hay estaca?
– ¿Y el camello qué sabe? Nabril, ¡El camello qué sabe!
Y volviéndose a sus amigos, les dijo Omar ben Yussef, hijo del sabio Tarik ben Baraka
– Así hay muchos en el mundo que creen estar amarrados a estacas que no existen.

José Carlos Gª Fajardo. Pro. Emérito U.C.M.


Este texto pertenece a la serie ‘Retazos de Sergei’, una colección de cuentos adaptados en este tiempo de zozobra por nuestra insensata codicia

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anterior¡A ver! ¡A ver!
Artículo siguientePreguntas en el Día Mundial del Teatro 2020
José Carlos García Fajardo
Seis hijos y doce nietos. Doctor en Derecho. Licenciado en Filosofía y Teología. Premio Nacional Fin de Carrera de Periodismo. Filosofía y Literatura en la Universidad de París y Relaciones Públicas en Oxford. Autor de Comunicación de Masas y Pensamiento Político (1984), Encenderé un fuego para ti. Viaje al corazón de los pueblos de África (1999), Marrakech: una huida (2001), Manual del voluntariado (2004), entre otros. Fundador de la ONG "Solidarios para el Desarrollo".

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí